Menu
20/07/2017

Cuba, letanía de la reforma migratoria

  • Marta Menor
  • Visto: 2927


Todos estos mecanismos burocráticos y las desafortunadas declaraciones del diputado Morlote confirman el viejo sueño castrista de propiciar un individuo pacotillero que vuelva cada año a su antiguo Cedeerre cargado de regalos para los suyos, previo pago en Aduanas, y con moneda dura en los bolsillos y en sus tarjetas de débito y/o crédito que contribuyan a paliar el desastre cotidiano, con la única condición de que no se busque problemas, de que no se meta en líos, en resumen: un mudo político que suelte pasta.  Lamentablemente, el único responsable de esta injusticia no es el gobierno cubano ni sus diputados en gira europea, sino que muchos exiliados bajamos la cabeza, con auto justificaciones cobardes como “la política es muy cochina”; “los disidentes están pagados por Washington” o peor aún: “si vieras el fiestón que metimos en Guanabo…”

Cuba, letanía de la reforma migratoria

Por  Carlos Cabrera Pérez

image002image002

Interior del nuevo Aeropuerto José Martí

El diputado cubano Luis Morlote, presidente de la Asociación Hermanos Saíz, acaba de repetir en España una de las letanías predilectas de la dictadura: “La emigración cubana es económica, no política”. Y el tema tiene guasa porque, se coja por donde se coja, comporta una ecuación complicada para el Departamento Ideológico del Partido Comunista y sus terminales propagandísticas.

¿Qué datos maneja Morlote para asegurar que los miles de emigrantes cubanos buscan euros o dólares, pero apoyan el proyecto político del castrismo? ¿Si es como dice Morlote, que equipara a los cubanos con haitianos, mexicanos, nicaragüenses y hondureños, significa que su revolución es un fracaso económico?

¿Habría valido la pena un esfuerzo colectivo de 53 años para conseguir una nación más pobre, sin libertad y con emigrantes como cualquier otra nación subdesarrollada? Si la mayoría del exilio cubano obedece a causas económicas, ¿por qué penalizar la aventura con los costes de pasaporte, chequeo médico, carta de invitación, tarjeta blanca; o 40 euros mensuales o su equivalente en dólares en el consulado correspondiente, en el caso de los que se acogen al sistema de los “once meses”?

Un emigrante bipolar

 ¿Sería posible el emigrante bipolar que apoye la actualización del modelo económico, incluido el gravamen del 18 por ciento a la importación de alimentos, los nuevos impuestos para importación de artículos que entran en vigor el 3 de septiembre, la liberación de los cinco espías, la Alianza Bolivariana y desapruebe ratificación de los tratados internacionales sobre Derechos Humanos, pero que mande dólares y euros a su casa natal y sea apolítico en el conflicto cubano; o sea, lo que antes se estigmatizaba como “apático”?

Normalmente, tiene derechos en su país quien asume gastos e inyecta dinero en una economía, aunque sea por vía indirecta mediante remesas familiares, envío de artículos y alimentos y compras en la red de tiendas de internet …

[ Texto completo ]