Menu
13/12/2019
A+ A A-

Hay que dar más apoyo al trabajo por cuenta propia en la economía cubana

Ahora que el régimen castrista ha puesto coto a la actividad de las mal llamadas “mulas” en Cuba, que son trabajadores independientes dedicados a la compra de todo tipo de artículos inexistentes en las tiendas cubanas para su venta a clientes previos, y con ello obtener unos ingresos que cubran el coste del viaje y un beneficio por la dedicación, convendría que el régimen detuviera su acción contra las distintas opciones de libertad económica que existen en la isla y que escuche lo que dicen los organismos internacionales.

Precisamente, la OIT, Organización Internacional del Trabajo de Naciones Unidas, afirma que los trabajadores independientes y las microempresas, así como las pequeñas y medianas empresas, tienen un papel muy importante como proveedores de trabajo, mucho más de lo que se pensaba, y por ello merecen la máxima atención por parte de los gobiernos. Estas unidades económicas son fuentes principales de creación de empleo para todo tipo de trabajadores, como se indica en el estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) titulado “Lo pequeño importa. Datos mundiales sobre las contribuciones al empleo de los trabajadores independientes, las microempresas y las pymes”.

El estudio señala que estas "pequeñas unidades económicas" representan el 70% del empleo total a nivel mundial, es decir, que generan más empleo que las empresas grandes en todos los países analizados, que han sido un total de 99, entre ellos España. No deja de ser curioso que en Cuba los trabajadores por cuenta propia apenas alcancen un 13% del empleo total, si bien es cierto que han aumentado las cifras en los últimos años, pero situándose lejos de los resultados de otros países. El régimen castrista mantiene una apuesta absoluta por el sector presupuestado y niega a los cubanos el derecho a la libre empresa.

Además, otro aspecto importante es que la OIT destaca que la contribución al empleo de las conocidas como pequeñas unidades económicas es mayor en los países de nivel de renta bajo y medio, comparado con los países más avanzados, convirtiéndose en una estrategia muy adecuada para generar empleo en países como Cuba, que forma parte de ese colectivo de países de bajos ingresos, y que podría ver muy reforzada su estructura económica y empresarial si siguiera estas recomendaciones de Naciones Unidas.

A diferencia de lo que ocurre en otros países, la persecución y represión que desata continuamente el régimen comunista cubano contra las pequeñas empresas y trabajadores por cuenta propia lastra sus opciones de crecimiento. No existen previsiones sobre la capacidad de creación de empleo de estas empresas en el futuro, y por ello muchos cubanos desconfían de sus oportunidades. Detrás de ello, la opción ideológica del régimen impide aprovechar esas ventajas.

Por ello, urgen políticas más eficaces para promover el desarrollo del trabajo por cuenta propia en Cuba. Informaciones procedentes de la isla indican que las decisiones recientes del gobierno, como la subida de salarios en el sector presupuestado combinada con los precios topados, han generado una explosión de la economía informal, donde las condiciones de trabajo en general suelen ser inferiores: falta de seguridad social, salarios más bajos, y deficiencias, tanto en materia de seguridad y salud en el trabajo, como de relaciones laborales. No deja de ser curioso que el régimen comunista, que dice defender estos derechos, estimule el desarrollo de actividades en el sector informal donde no están protegidos.

La OIT pide a los gobiernos a instaurar políticas y estrategias de apoyo a estas "pequeñas unidades económicas" en materia de desarrollo económico y social, y eso ¿cómo se logra? Pues de forma muy sencilla y justo en la dirección contraria en que actúan los dirigentes castristas. La fórmula es "crear un entorno propicio para este tipo de empresas, para que tengan representación efectiva, y que los modelos de diálogo social también les sirvan”. Otras recomendaciones de la OIT incluyen, entre otras, una mejor comprensión de la forma en que el "ecosistema" más general determina la productividad de las empresas, facilitar el acceso a la financiación y los mercados, promover el espíritu empresarial de la mujer, y fomentar la transición a la economía formal y la sostenibilidad medioambiental.

El estudio también hace hincapié en que los gobiernos y las propias pymes aseguren que el empleo generado por estas sea decente, es decir, con derechos, sin discriminación, en condiciones de salud y seguridad y con unos ingresos que permitan a las personas vivir de manera digna y con protección social.

Evolución del empleo en la economía castrista

Datos en miles

2013

2018

Variación 

Ocupados total

4.918

4.483

-435

…….Estatal

3.628

3.067

-561

…….No estatal

1.291

1.416

+125

……….Cooperativas

227

469

+242

…………...Agropecuarias

225

452

+227

……………No agropecuarias

2

18,1

+16,1

……….Privado

1.064,2

945,8

-118,4

…………….Por cuenta propia

424,3

580,8

+156,5

Fuente: ONEI