Menu
20/08/2017

El Estudio de CEPAL (2017) sobre la economía cubana

  • Elías Amor Bravo
  • Visto: 83

Principales rasgos de la economía cubana según el Estudio de CEPAL

 

Acaba de ser publicado el Estudio Económico de América Latina y el Caribe elaborado por CEPAL con datos relativos al desempeño de los países de la región en 2016 y previsiones para 2017. Por su interés, resumo las principales referencias a la economía cubana, añadiendo algunos aspectos que considero necesario destacar.

 

1.- CEPAL presenta un mal resultado de la economía cubana en 2016, con -0,9% del PIB, primer dato negativo en más de dos décadas. La debilidad del crecimiento continúa en 2017, un 1%. La economía está estancada.

 

2.- En términos comparativos, de un total de 32 países de América Latina y el Caribe, Cuba se sitúa en el séptimo lugar, empezando por abajo, respecto su crecimiento económico. Una posición similar a la esperada para Haití, y desde luego, condicionada por la evolución de Venezuela (-7,2%) o Ecuador (0,7%) que se sitúan más abajo en la clasificación.

 

2.- Los problemas principales de la economía son el incumplimiento de la planificación estatal y de las importaciones destinadas a dar apoyo al procesos productivo. Según CEPAL, han venido motivados por la restricción de envíos de petróleo de Venezuela desde comienzos de 2016, y las limitaciones financieras por incumplimiento de ingresos por exportaciones de algunos socios comerciales.

 

3.- El déficit fiscal se ha descontrolado y aumenta al 12% en 2017 (desde el 5,8% en 2015 y el 7% en 2016), cifra que no se registraba desde 1994, justificado por el aumento previsto de las inversiones públicas y la sustitución de importaciones que difícilmente se alcanzarán otra vez, como consecuencia del mantenimiento de la escasez de divisas.

 

4.- La deuda pública asciende a 14.193 millones de CUP (equivalente al 18% del PIB) y engloba el déficit de 2017, las amortizaciones de deudas anteriores y las garantías recuperables. La deuda se financia con bonos soberanos emitidos por el Banco central, con un plazo de 1 a 20 años y tipo de interés medio del 2,5% anual.

 

4.- Pese a las restricciones financieras, en 2016 se ejecutaron pagos planificados de la deuda exterior por importe de 5.299 millones de dólares (el 7% del PIB), pero Cuba sigue sin tener acceso a los mercados financieros internacionales por la falta de credibilidad de sus políticas, su negativa a cumplir con los estándares de los organismos especializados (FMI; Banco Mundial) y los atrasos en los pagos corrientes a proveedores.

 

5.- Se ha producido una expansión monetaria con un crecimiento del 12,1% del agregado M2A debido al aumento del turismo internacional y su impacto sobre el sector no estatal. El ahorro de la población creció solo un 10%. Los tipos de interés se mantienen estables desde 2012 sin ajustarse a los cambios en las condiciones financieras. Ello provoca un aumento del crédito del 27,7% en 2016 destinado a la compra de materiales de construcción. Además, la financiación a los trabajadores por cuenta propia aumentó un 77,5%. El tipo de cambio continúa fijo 24 CUP por CUC en las CADECAS, a pesar de los cambios producidos en la cotización de las divisas internacionales.

 

6.- Los principales productos de la exportación de Cuba son actualmente el níquel, los derivados de petróleo y en menor medida, el azúcar. Se estima un descenso del 16% de las exportaciones en 2016, tanto en precios como cantidades.

 

7.- La exportación de servicios médicos, que representa el 70% del total, registró una marcada caída en 2016 que no se pudo compensar con el aumento del turismo, un 7% de incremento en ingresos. La exportación de servicios se contrajo un 11,8% según estimaciones.

 

8.- Las importaciones se redujeron más de lo previsto, como consecuencia de la profundidad de la crisis y la escasez de divisas para afrontar los pagos. Las importaciones de alimentos disminuyeron un 14% respecto 2015. Como consecuencia de las tendencias a la baja de exportaciones e importaciones, el saldo de la balanza corriente se ajustó al 3,1% del PIB.

 

9.- Durante 2016 el ritmo de aprobación de proyectos de inversión extranjera ha sido muy lento, acelerándose con criterios y decisiones políticas en los primeros meses de 2017. Desde la entrada en vigor de la nueva Ley en 2014, las inversiones recibidas alcanzan solo 1.300 millones de dólares y su peso en la economía, un 4,6% es muy bajo. Las autoridades reconocen el fracaso.

 

10.- El crecimiento de la actividad económica en 2016 se concentró en hoteles y restaurantes, y en menor medida, comercio y telecomunicaciones. Sectores que dependen de la actividad de los trabajadores por cuenta propia, la demanda externa o de las remesas de las familias en el exterior que son los motores de la economía. Los sectores más afectados por el descenso de producción fueron minas y canteras y la industria manufacturera. La producción azucarera volvió a disminuir.

 

11.- El control de precios se estableció para 70 productos agropecuarios que se regularon por directivas orientadas a conseguir rebajas medias de un 20%. Esta decisión provocó desabastecimiento y racionamiento en algunos mercados, que hizo pensar a la población en los peores momentos del llamado período especial. Con todo, la inflación se calcula en un 3% para 2017. Esto significa que el poder adquisitivo se sigue manteniendo bajo para aquellos que solo obtienen rentas internas.

 

12.- El salario promedio en el sector estatal presupuestado registró un aumento de 216 CUP respecto a 2013. Las diferencias con el salario en el sector empresarial aumentan situándose el salario medio en 800 CUP. La tasa de desempleo es muy baja como consecuencia de la sobreocupación existente en muchas actividades.

 

Los Estudios de CEPAL son muy importantes porque permiten contrastar el desempeño macroeconómico entre los distintos países y esta información se suele utilizar por los analistas de inversiones y quienes proyectan impulsar proyectos en otros países. A modo de resumen, la economía cubana está estancada, mantiene problemas de insolvencia e incumplimiento que reducen su credibilidad internacional, sin que las reformas en curso, los llamados Lineamientos, estén dando los resultados necesarios.

 

La productividad como reto de la economía cubana

  • Elías Amor Bravo
  • Visto: 98

Hace unos días, el ministro Cabrisas dijo en la asamblea nacional que la economía cubana crece en este primer semestre de 2017 a un ritmo del 1,1% tras superar la caída del -0,9% en el PIB durante el último semestre del pasado año. Sin embargo, al mismo tiempo añadió que “la crisis financiera en la que Cuba ha estado envuelta en los últimos dos años empeoró durante el primer semestre de 2017 debido a que el país tiene dificultades para obtener créditos comerciales por pagos atrasados a los proveedores”.

Crisis recurrentes que tienen su origen en la insuficiencia de los ingresos por exportaciones, mientras que las importaciones pese a su reducción lo que es poco beneficioso para el crecimiento interno de la economía, continúan abriendo la brecha de la balanza comercial, mientras que aumentan las dificultades para “obtener créditos, limitación en la asignación de liquidez y deudas por cartas de créditos vencidas y no pagadas".

Intentar achacar este problema a los menores suministros de petróleo procedentes de Venezuela no es del todo cierto. Los datos permiten constatar que incluso en años de fuerte entrada de petróleo la economía castrista mantenía su déficit comercial con el exterior, obligando al gobierno a reducir las importaciones y con ello, el crecimiento de la economía que se ha mostrado débil en los últimos años.

Como no estamos acostumbrados a disponer en la economía cubana de indicadores de coyuntura, como ocurre en otros países, la credibilidad del ministro y sus datos vuelven de nuevo a plantear algunas dudas sobre la realidad. En todo caso, toca hacer una revisión médica de la economía y tratar de comprender qué es lo que está ocurriendo realmente en la actualidad.

Leer más...

El crédito a la exportación de España a Cuba: una aproximación

  • Elías Amor Bravo
  • Visto: 139

En España, la gestión del seguro de crédito a la exportación está encomendada a la compañía CESCE que, desde su creación hace casi 50 años, gestiona en exclusiva la cobertura de riesgos por cuenta del Estado. Durante este tiempo, la naturaleza de las operaciones comerciales y de las estructuras de financiación ha evolucionado de forma muy destacada para atender las necesidades del sector. En 2016, CESCE alcanzó una facturación por primas de 93.000 millones de euros. La plantilla de la empresa ascendió a 1.462 empleados con 24 oficinas comerciales y 100 agentes. Con ello se convierte en la segunda empresa en España y la cuarta a nivel mundial en este negocio. El Estado la participa en un 50,25% correspondiendo el resto al Grupo Santander, al Grupo BBVA, a otros bancos y otras compañías de seguros.

Sus operaciones se estructuran en torno a tres modalidades: Seguro y soluciones de crédito, consultoría y caución, consistentes en servicios integrales para ayudar a las empresas a crecer en todas las fases del ciclo del negocio; Agencia de Crédito a la Exportación Española (ECA), encargada de la gestión de la cobertura por cuenta del Estado español de los riesgos comerciales, políticos y extraordinarios asociados a la internacionalización de las empresas españolas y servicios; Información y servicios,consistente en información comercial, financiera y de marketing de empresas y empresarios, así como servicios de gestión integral del crédito, soluciones tecnológicas y externalización de procesos de negocio.

Con respecto a Cuba, quizás el dato más significativo fue que, aun cuando la cobertura había sido reanudada en 2014 para operaciones con plazo de pago máximo de un año, tuvo que ser suspendida a mediados de 2016, como consecuencia del registro de impagos una vez que empezaron a vencer los créditos asegurados. Además, y respecto a la situación de la isla, se destaca la persistencia de los impagos que CESCE ha tenido que indemnizar, de tal modo que no se vislumbra la reanudación de la cobertura en un futuro próximo.

Leer más...

La economía mundial a mediados de 2017

  • Elías Amor Bravo
  • Visto: 219

Nos encontramos en un momento especial para la economía mundial. Todos los informes publicados recientemente por organismos especializados, OCDE, FMI, Banco Mundial, insisten que el escenario ha cambiado y lo ha hecho para mucho mejor. Tras años de crisis, los indicadores de crecimiento del PIB, desempleo, nivel de precios apuntan a una tendencia positiva, estable que parece haber llegado para quedarse entre nosotros, al menos cierto tiempo.

Casi todos los análisis coinciden que la estabilidad del precio del petróleo alrededor de los 50 dólares o una eventual moderación en el aumento de los tipos de interés actúan como viento de cola empujando al conjunto de las economías. En tales condiciones, las previsiones del Banco Mundial anuncian que la economía mundial crecerá a una tasa próxima al 3% en el próximo trienio. Ni siquiera los temores que suscita un rebrote del proteccionismo, tras la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca; o los riesgos inherentes a la economía de China inmersa en un cambio de los motores hacia el consumo interno, lo que puede aumentar el nivel de endeudamiento, o las dudas sobre la reacción de las economías a la retirada de estímulos monetarios, como en la Unión Europea, hacen prever un escenario de menor crecimiento. El motor está a pleno rendimiento, y parece más potente que antes de la crisis.

La Unión Europea continúa, sin embargo, con dudas sobre su crecimiento. Un asunto que la Comisión Europea trata de afrontar en el seno del Ecofin, donde se ha presentado recientemente un informe del Comité Económico y Financiero para promover el aumento de la inversión en los países de la Unión Europea. Años de crisis y débil crecimiento, indican que este problema de la insuficiente inversión es un obstáculo que la Unión debe afrontar para estimular el crecimiento y recuperar el dinamismo anterior a la crisis. El informe volvía a insistir en la necesidad de frenar las limitaciones que suponen las barreras a los flujos de capital establecidas por Bruselas, y en la necesidad de aprovechar los vientos de cola que favorecen la economía europea.

Leer más...

Régimen cubano aumenta presión fiscal sobre trabajadores de empresas extranjeras

  • Elías Amor Bravo
  • Visto: 163

Para un trabajador cubano no es fácil ganar 2.500 CUP (alrededor de 100 euros) mensuales en Cuba. Según las estadísticas de la ONEI, el sueldo medio de los trabajadores cubanos en 2015 se situó en 915 CUP (unos 38 euros al cambio actual). Por lo tanto, los trabajadores que perciben un sueldo de la magnitud del mencionado anteriormente, cobran un 173% más que la media, casi el doble. Un privilegio reservado a unos pocos. Básicamente a quienes trabajan en los puestos de trabajo, hasta ahora limitados, asociados a los proyectos de inversión extranjera. De momento, no existen estadísticas sobre el empleo generado en la isla por el capital foráneo. Se tiene alguna idea de lo que representan las inversiones, pero no de los puestos de trabajo vinculados. En tales condiciones, nos quedamos solo con la información relativa a los sueldos.

Unos sueldos elevados que lógicamente han despertado el interés recaudador del régimen castrista, últimamente obsesionado con obtener ingresos de las distintas bases imponibles que la economía de mercado va abriendo conforme se desarrolla. Es lo que ha hecho con la vivienda, de la que obtiene un 8% repartido entre vendedor y comprador sobre el valor de la transacción. Y si el valor es inferior se inventan uno que llaman valor referencial, lo aplican de forma unilateral y se acabó. Poco les importa cualquier otra consideración.  Ley Nº 122Ley Nº 122Ahora el foco recaudador se pone sobre los trabajadores del sector de la inversión extranjera, que deben abonar el Impuesto sobre los Ingresos Personales, basada en el artículo 78 de la Ley No. 122, del Presupuesto del Estado para el año 2017, aprobada por la Asamblea Nacional el pasado 27 de diciembre, que se fundamenta en lo dispuesto en la Ley No. 113, del Sistema Tributario, de julio de 2012, la cual establece, entre otros, el Impuesto sobre los Ingresos Personales. Este impuesto recae sobre el monto total de las remuneraciones que se obtengan a partir de los 2.500 CUP mensuales, incluyendo los pagos por rendimientos o por estímulo por la eficiencia económica aprobados.

Guerra avisada no mata soldados. Desde comienzos de año se empezó a difundir la intención de poner en marcha este instrumento recaudatorio, una vez ratificado por directivos del Ministerio de Finanzas y Precios, pero algunos pensaban que se trataba de uno más de los rumores que circulan día si, día no, sobre el entorno complejo de la economía castrista.

Leer más...