Menu
10/08/2020
A+ A A-

FEDERACIONES Y SINDICATOS AFILIADOS A LA CTV RECHAZAN EL RESPALDO INCONDICIONAL DE SINDICALISTAS INTERNACIONALES AL REGIMEN DE NICOLAS MADURO

FEDERACIONES Y SINDICATOS DE BASE AFILIADOS A LA CTV, Y GREMIOS PROFESIONALES RECHAZAN EL RESPALDO INCONDICIONAL DE SINDICALISTAS INTERNACIONALES AL REGIMEN DE NICOLAS MADURO EN EL CONTEXTO DE LA PANDEMIA DEL COVID 19, Y EXIGEN PARTICIPACIÓN DIRECTA EN LA ADMINISTRACION DE LA AYUDA HUMANITARIA SUMINISTRADA A VENEZUELA POR LA COMUNIDAD INTERNACIONAL

El pasado 24/03/2020 representantes de la CSI y la CSA emitieron un primer comunicado de apoyo incondicional al gobierno de Maduro en el contexto de la Pandemia universal, posición que ocasionó el rechazo inmediato el 27/03/2020de 3 secretarios ejecutivos de la CTV, manifestado públicamente por los medios de comunicación. Esta firme actitud del sindicalismo venezolano derivó en respuesta inmediata del Secretario General de la CSA Rafael Freire el pasado 05/04/2020, lo que ha motivado a sindicalistas de federaciones y sindicatos base de Venezuela conjuntamente con directivos de la CTV, a rechazar rotundamente las posiciones entreguistas de la CSA a un régimen calificado como dictadura por la comunidad internacional, e igualmente exigir que sindicatos y gremios del sector salud participen en la administración de los recursos que ingresen al país para atender los efectos de la pandemia del COVID 19 y la crisis humanitaria generada en la prestación de los servicios en el sector salud en Venezuela.

A continuación anexamos los dos comunicados, en primer lugar el del sindicalismo libre y democrático de Venezuela emitido el 19/04/2020 y el publicado por el representante de la CSA el pasado 05/04/2020 desde Montevideo, Uruguay.

Caracas, 19 de Abril de 2020

Compañero                                                                                            

Rafael Freire Neto

Secretario General Confederación Sindical de trabajadores y trabajadoras de las Américas

Presente:

Luego de conocida la comunicación que en fecha 24/03/2020, publicara la CSI y la CSA,  relacionada con la situación de Venezuela en el contexto de la  Emergencia del COVID- 19, tres miembros del Comité Ejecutivo de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), en fecha  27/03/2020,  remitieron a usted, comunicación donde argumentaban las razones que los motivaban a expresar su disentimiento con el contenido de la up-supra aludida comunicación,  porque en la misma, la CSA y la CSI, inconvenientemente nada expresaban sobre la  realidad que nos golpea.

Posteriormente, tuvimos conocimiento sobre una segunda comunicación de la CSA publicada en fecha 05/04/2020, suscrita únicamente por usted, donde por razones que desconocemos, insiste en omitir o dejar de mencionar uno sólo de los múltiples y trágicos problemas que padecen los trabajadores venezolanos y sus familias, los cuales en su real y crudo contexto, son del dominio público mundial, y en consecuencia, absolutamente conocidos por la Organización Regional, CSA que usted preside.

En esta oportunidad, y en virtud de la evidente indiferencia adoptada por la CSA, frente a la tragedia que enfrentamos los Trabajadores Venezolanos, a consecuencia de la política segregacionista y hambreadora, que estructuralmente conculcaFroilán Barrios, Secretario Ejecutivo CTV. nuestros derechos humanos, laborales y espacios ganados con nuestras conquistas históricas, al igual que los convenios suscritos y ratificados por Venezuela con la OIT que tienen rango constitucional, entre otros, el Convenio 98 relativo al Derecho de Sindicación y de Negociación Colectiva,  caso particular el Memorándum No 2792 de fecha 11 de Octubre de 2018, emitido por el Ministerio del Proceso Social de Trabajo, donde ilegalmente, se impone la regresión de las conquistas laborales, apelando a artilugios que violan flagrantemente la Constitución y la Ley, con el propósito de calcular hacia abajo los beneficios conquistados por los trabajadores,  limitar las libertades que garantizan la negociación de las convenciones colectivas, y  suspender todas las negociaciones colectivas que dependen del régimen hambreador y anti-obrero establecido en Venezuela, producto de unas elecciones irritas, sobre venidas y controladas, por órganos inconstitucionales  establecidos por el régimen, desconocidos y rechazados por la inmensa mayoría de los gobiernos del mundo democrático.

Por lo expuesto, la declaración que forzosamente nos vemos obligados a producir, y que pretendemos difundir a nivel Nacional e Internacional, cuenta irrestrictamente con el respaldo de miembros del  directorio de la CTV,  y de reconocidos y honorables Dirigentes Sindicales, Representantes de Organizaciones Sindicales de Base,  como Federaciones Regionales, Nacionales, Sindicatos no Confederados y Gremios Profesionales, que hacen vida activa a lo largo y ancho de la República de Venezuela.

Con desconcierto observamos  la  reiterada actitud  complaciente de usted  como representante de la CSA y centrales sindicales nacionales con el régimen que desaforadamente viola nuestras libertades, responsable de haber cometido el mayor descalabro económico en la historia de una nación petrolera que, en los últimos 20 años, llegó  a acumular  ingresos en divisas superiores a los 2 Billones de Us$, nación cuya economía en 2019, se contrajo en 35%, sólo comparable con economías en guerra, el régimen también es responsable de haber destruido todo el parque industrial  del sistema productivo de bienes esenciales, colapsado todos los servicios públicos, electricidad, agua, transporte, incluido el sistema de salud pública, y en consecuencia, es evidente que, el único interés que lo motiva, es utilizar la pandemia Covid- 19,  para intentar apoderarse de  recursos que pudieran provenir de organizaciones afines con la comunidad internacional,  para manejarlos unilateral y discrecionalmente, en provecho del poder  político e ideológico que ostentan, y no para atender urgentes necesidades que clama la sufrida población venezolana.

Por tanto, reafirmamos nuestra vertical disposición de impulsar acciones urgentes e inmediatas, para combatir este  nueva amenaza Covid-19, que a mala hora se ha sumado al rosario de vicisitudes que sistemáticamente ha venido sufriendo nuestro diezmado pueblo venezolano.

Resaltando que, dadas las precarias condiciones de vida que padecemos los venezolanos, no tenemos interés alguno en ocupar tiempo y espacio en polémicas inútiles, por el contrario, la gravedad de nuestra crisis es extrema y nos obliga a llamar la atención de todos los organismos en el mundo para que Venezuela sea favorecida con ayuda humanitaria urgente, cuyo fin es, contener el avance de la pandemia Covid-19, la cual refleja un saldo al día de hoy,  de 160.000 víctimas y  má de 2.000.000 contagiados a nivel mundial.

Amenaza que, en el contexto de América Latina,  la onda expansiva del COVID 19, ya toca nuestros territorios con fuerza,  registrándose en la actualidad, más de 3.000 víctimas y aproximadamente 90.000 contagiados. Cruenta realidad que no admite ante la emergencia y la precariedad existente, dilucidar debates sobre probables acciones militares o intervenciones, que por principios y valores, los sindicalistas democráticos rechazamos, al igual que condenamos la presencia en Venezuela de fuerzas y misiones militares extranjeras provenientes de Cuba, Rusia y Medio Oriente, a las que se suman,  fuerzas irregulares colombianas denominadas FARC y el ELN, al igual que la existencia de células terroristas como el Hezbollah y Hamas, hechos comprobados por reconocidos organismos de inteligencia internacional.

La tragedia que se cierne sobre nuestro país, es abordada por el secretismo ideológico, con mensajes a la población cargados de amenazas y violencia verbal, anunciando cifras sobre fallecidos y contagiados que generan dudas razonables en toda la población, en este caso,  anuncian  11 fallecidos y más de 200 contagiados, aún cuando los gremios nacionales de la salud informan que la situación presagia un desastre social de incalculables y funestas proporciones.

Adicionalmente, se restringe la movilidad de la población, literalmente se aplica el toque de queda a fin de contener la inminente protesta social que estimula la brutal caída de los servicios públicos y la hambruna generalizada, agravada adicionalmente por la escasez de la gasolina y la imparable hiperinflación, cuyos nocivos efectos han pulverizado nuestros ingresos mensuales a niveles de pobreza extrema, esto es, entre 1 y 4$ diarios. Y que en vez de ayudar a los venezolanos, aumentan los impuestos,  y sobre todo el impuesto al valor agregado (IVA) a los alimentos. Ocasionando en general un descalabro social desde 2014 que ha generado la diáspora de más de 6 millones buscando una vida laboral digna.

En conclusión, reafirmamos la propuesta presentada en la  comunicación de fecha 27/03/2020, en el sentido que los recursos provenientes de la ayuda humanitaria por la intermediación de la comunidad internacional, sean administrados conjuntamente por los gremios nacionales universitarios de la salud, por organismos internacionales especializados en el área de salud y por  actores políticos  que gocen de legitimidad y representación institucional en los poderes públicos de Venezuela.

Así mismo, reiteramos la exigencia de respetar el precepto constitucional a la libertad de información oportuna y veraz,  para que la realidad sobre la pandemia Covid-19 en Venezuela, se conozca en todo su contexto, ya que no es un secreto, la persecución y el hostigamiento sistemático contra  periodistas, reporteros, médicos y sindicalistas, por haber denunciado los numerosos casos de contagios  y el profundo deterioro que presenta la infraestructura física del sistema de salud pública en todo el territorio nacional.

Una reflexión final a Ud. como Secretario General de la CSA, ¿Cómo puede  explicar que la reconocida ONG Amnistía Internacional, haya iniciado una campaña internacional por la libertad de Rubén González, sindicalista venezolano, Secretario General del Sindicato de la Industria Ferrominera, defensor de los derechos laborales,  ilegalmente confinado en una cárcel venezolana, juzgado por Tribunales Militares, sin haber cometido delito alguno, caso que forma parte del Informe producido por la Alta Comisionada de DDHH de la ONU y adicionalmente incluido en el Informe final de la Comisión de Encuesta de la OIT, entre tanto, la CSA y Ud. como Secretario General,  haya hecho mutis a pesar de las gravísimas agresiones que el caso revela sobre el derecho al ejercicio de la Libertad Sindical.?

Finalmente, consideramos ante la amenaza que se cierne sobre la condición de vida de millones de seres humanos en el continente y en concreto en nuestro país, y siendo que,  la actitud amistosa de la  CSA ante gobiernos opresores, en lugar de denunciar las agresiones que éstos ejercen sobre las libertades de los trabajadores y sus dirigentes, esto determina la urgencia de conformar un frente, una trinchera de lucha para condenar las cómplices posiciones que han asumido las organizaciones sindicales continentales como la que Ud. preside y centrales sindicales nacionales, y de esta manera lograr los cambios y transformaciones que permitan ponerlas al servicio de los trabajadores.

Atentamente,

Secretarios Ejecutivos de la CTV

Froilán Barrios  

Rodrigo Penso

Dick Guanique.                   

POR LAS FEDERACIONES,

William Ratia Pte Fetrasalud

Pablo Zambrano Secretario Ejecutivo

Olvidé Herrera Pte Fetra Maquinarias Pesadas

Miguel Quiroz Secretario Ejecutivo

Gabriel Vallenilla Pte Sind Plástico

Cristina M Ortega Pte CTV Apure

Andrea Parra Pte CTV Guárico

Carlos Petit Secretario General CTV Zulia

Carlos Peña Pte CTV Cumaná

Felipe García  Pte CTV Carúpano

Yolanda Betancourt Pte CTV Cojedes

Raúl Maldonado Pte CTV Aragua

Rosa E Gelves Pte Comisión Electoral CTV

Hania Salazar Colegio de Enfermería del Estado Zulia

Evencio Chacón Secretario General del Sindicato Telefónicos del Estado Zulia y Comité Ejecutivo de Fetratel.

Siguen Firmas de sindicatos de base

 

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

COMUNICADO DE LA CENTRAL SINDICAL DE LAS AMERICAS CSA POR LA PAZ EN VENEZUELA, contra cualquier intento de intervención militar o violencia paramilitar (comunicado sindical)

Ab. 5/20.- Uruguay Montevideo

La Confederación Sindical de trabajadores/as de las Américas, CSA, que representa a 55 millones de trabajadoras/es en el continente, expresa nuevamente su firme condena frente a la cada vez más agresiva política del gobierno de los EE. UU, presidido por Donald Trump, contra Venezuela y su escalada de medidas económicas, diplomáticas y amenazas militares contra ese país. Desde la CSA ya hemos cuestionado por injustas y desmedidas las sanciones económicas impuestas a Venezuela desde 2016 por parte del gobierno de EUA, Unión Europea y otros gobiernos del mundo. La CSA siempre ha defendido el diálogo con todos los sectores venezolanos, para encontrar una salida de paz y respeto al Estado democrático de Derecho.

El mundo atraviesa por una pandemia donde la preservación de la vida, el combate al virus COVID 19 es una prioridad absoluta. Cualquier acción de recrudecimiento de sanciones económicas, estímulo a la violencia e intentos de intervención militar, sea cual sea el pretexto usado, es un acto criminal contra la población venezolana y una amenaza a la paz en América Latina y Caribe.

En este momento que vive el mundo, utilizar una política unilateral, arbitraria e ilegal de decisiones de los órganos de poder en los EE.UU., viene a profundizar una postura intervencionista y violatoria de la legalidad internacional. El día 26 de marzo, el Fiscal General de EE. UU anuncia la acusación al presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, de ser jefe del narcotráfico internacional, responsable de la cocaína que ingresa a territorio estadounidense y pone precio a su cabeza, así como a la de una parte de los altos mandos militares y políticos de ese país.

El 1ero. de abril, el Secretario de Estado Mike Pompeo, anuncia una iniciativa denominada Marco de transición democrática en Venezuela, que supuestamente deberá conducir a “elecciones presidenciales y parlamentarias libres”, previa a la renuncia del presidente Maduro y el supuesto presidente transitorio, diputado Juan Guaido.

El día 2 de abril, se anuncia la decisión del Departamento de Defensa de enviar la mayor flota naval y aérea, de que se tenga conocimiento en la historia reciente de la región, para bloquear el supuesto tráfico de estupefacientes de Venezuela hacia los EE.UU.

Son medidas que extrapolan la competencia de las instituciones estadounidenses frente a Venezuela que, además de ilegal, es absolutamente equivocada por aprovechar el momento de la pandemia para profundizar la crisis en ese país.

Rechazamos la actitud irresponsable del secretario general de la OEA y gobiernos de la región, que en medio de una emergencia sanitaria que sacrifica a centenares de ciudadanos de sus países, expresan su apoyo a un plan de agresión criminal que solo profundizará el sufrimiento del pueblo de Venezuela.
La escalada de agresión va en contravía del llamado del secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, de poner fin a los conflictos militares y levantar las sanciones a todos los países del mundo para poder hacer frente a la pandemia del COVID19.

Defendemos, además del fin de las sanciones económicas y una inmediata acción de la ONU, del FMI, del Banco Mundial y del BID, en coordinación con el estado venezolano, para apoyar al pueblo de Venezuela con todo aquello que le permita hacer frente a la pandemia y sobre todo atender las necesidades socio económicas en el corto, mediano y largo plazo para mitigar los efectos de la pandemia en el país.

La CSA reafirma su solidaridad con el pueblo de Venezuela y demanda de todos los gobiernos de la región y del mundo, así como también de los organismos internacionales, rechazar la agenda de violencia e intentos de posibles intervenciones militares.

Hacemos un llamado a todas las fuerzas políticas, económicas y sociales de Venezuela a la unidad nacional y poner en absoluta prioridad el combate a la pandemia para preservación de la vida de las venezolanas y venezolanos.

Rafael Freire Neto


Secretario General


Montevideo, 5 de abril de 2020


Confederación Sindical de trabajadores/as de las Américas – CSA
Calle Buenos Aires, 404/406 – Montevideo, 11000 – Uruguay
Teléfono: + (598) 2 914 75 88 – Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. – http://www.csa-csi.org