Menu
17/10/2018

UNA REALIDAD IMPOSIBLE DE NEGAR: LAS MISERABLES CONDICIONES DEL TRABAJO EN CUBA

Esto no es una opinión de los opositores, disidentes e inconformes con el régimen Marxista Cubano, es lo afirmado al terminar el XXI  Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba, por su secretario general, como se puede leer en el “Diario 5 de Septiembre”(1) de Cienfuegos, Cuba

“En declaraciones a la prensa, el miembro del Buró Político del Partido y secretario general de la CTC, Ulises Guilarte de Nascimento, quien añadió que, como parte del referido proceso orgánico del Congreso de la CTC, “ha salido a flote un número considerable de demandas, de preocupaciones obreras: la primera de estas, la insatisfacción con el salario y su consiguiente escasa capacidad adquisitiva, debido a los elevados precios que permanecen en el mercado interno. En segundo lugar, lo relacionado con la estimulación moral y material, y la política de empleo en curso en el país. Y además, figuró en la agenda del día de los análisis el combate de la masa obrera al delito, la corrupción e ilegalidades y la observancia de las normativas internas contra accidentes”

Durante los numerosos Congresos anteriores, la alta dirigencia de la CTC, se esmeraba en proclamar que los trabajadores cubanos organizados, tenían como primera preocupación el “éxito” de las consignas del Partido Comunista Cubano. Nunca una queja ni una observación sobre los maltratados derechos de los trabajadores que, según los enunciados del tristemente famoso Partido, eran la vanguardia de la revolución y la fuerza guía del país. Sus sufrimientos y dificultades para adquirir los bines básicos, y alcanzar el nivel de vida que se proclamaba en los documentos base del tal partido, han golpeado por 60 años al proletariado cubano.

Tras 60 años de una vida de exigencias sin gratificaciones, sin alcanzar las prometidas ventajas del Socialismo Isleño, hoy tiene que reconocer, la clase obrera cubana, que su vida es miserable y que sus derechos no son ni atendidos ni respetados.

Lo más triste es que tampoco este Congreso promete ni aspira siguiera a resolver sus míseros salarios, ni el acceso a bienes y servicios básicos, en medio de un deterioro más que señalado de la educación básica, carente de maestros, ni la alimentación cada vez más direccionada a la adquisición de alimentos básicos solo en los comercios de venta en divisas.

Hoy su Secretario General, además es un alto funcionario del Partido, tiene que reconocer, los reclamos que no se pueden acallar de la clase obrera cubana.

NO se dice en un documento opositor, de muy difícil difusión en la Cuba con su estricto control de los medios informativos y limitación al derecho a la libre expresión del pensamiento, aparece en una declaración pública del fulano Secretario General de la CTC.

Queda ahora en las manos y la voz de los trabajadores recomenzar la lucha básica por sus derechos elementales, en todos los frentes y por todos los medios, bajo las consignas de salario humano justo y decente, con un mercado de alimentos asequible a los trabajadores y regulaciones en los centros de trabajo que garanticen la salud y la protección contra accidentes.

(1)http://www.5septiembre.cu/trabajadores-cubanos-expresan-demandas-y-preocupaciones-en-la-antesala-de-su-congreso/

 Raúl Fernández Rivero