Menu
24/09/2018

La Economía Solidaria es posible

La Economía Solidaria alternativa en la generación de trabajo digno

La ley 454, promulgada en Colombia en 1998, define en su artículo segundo la ECONOMÍA SOLIDARIA, como el “sistema socioeconómico, cultural y ambiental conformado por el conjunto de fuerzas sociales organizadas en formas asociativas identificadas por prácticas autogestionarias solidarias, democráticas y humanistas, sin ánimo de lucro para el desarrollo integral del ser humano como sujeto, actor y fin de la economía.”

Para quienes consideramos que los modelos económicos actuales no son los apropiados y que es necesario implementar otra economía, la economía solidaria es la alternativa más viable. Este nuevo modelo económico implicaría salarios justos, productos saludables, un comercio justo, unas finanzas éticas, un consumo responsable, justicia tributaria, conservación del medio ambiente, bienestar de las comunidades y responsabilidad social y ambiental empresarial. Para lograr la implementación de un modelo económico solidario es necesario que las organizaciones solidarias fomenten la realización de actos económicos solidarios en los distintos eslabones de la Economía: en la producción, finanzas, distri-bución, consumo y propiedad.

Diversos estudios y experiencias demuestran que no hay una sola economía, que los actos económicos de las personas y organizaciones no tienen que estar motivados por el lucro, el interés individual o la “mano invisible" del mercado, existen otras economías fundamentadas en el bien común, el respeto por el ambiente. La economía social y solidaria va más allá de formas asociativas, es ante todo una práctica que transforma las relaciones sociales y económicas, proponiendo una distribución más justa de la riqueza el respeto a lo público a la pluralidad de la sociedad y al ambiente.

El impulso de este nuevo modelo requiere de la conformación y fortalecimiento de más organizaciones y empresas solidarias. En Colombia existe una gran diversidad de entidades que practican o conforman el sector de la economía social y solidaria, lo cual es una gran fortaleza que invita a los actores del sector a trabajar por la unidad; el lograr la integración del sector permitirá hacer una economía con principios de cooperación, solidaridad y ayuda mutua, para lograr un modelo económico al servicio del ser humano.

Debemos procurar la creación de los espacios sociales, económicos y político que permitan a las organizaciones del sector social y solidario ser verdaderos instrumentos que de una manera eficaz y eficiente luchen contra la pobreza, por ser empresas sostenibles que están creando las oportunidades que permiten generar empleo y trabajo decente. Gracias a que las entidades del sector solidario se caracterizan por unir a las personas de una manera democrática e igualitaria, lo cual permite que sus asociados y la comunidad del entorno tomen el control de su futuro económico.