Menu
20/11/2017

Entidad latinoamericana de adultos mayores respalda a la Dirección de Información y Defensa de los Afiliados a la Seguridad Social (DIDA)

  • CLATJUPAM-DIDA
  • Visto: 166

CLATJUPAM opina que la seguridad social no es un negocio o comercio de la salud, es algo más, donde prima el principios de solidaridad, donde los que más pueden deben ayudar a los que menos tienen, y los casos catastróficos en la salud, es algo que se produce principalmente entre los afiliados pobres, que los lleva, a ellos y sus familias, a un situación catastrófica

Santo Domingo. República Dominicana.- La Central Latinoamericana y del Caribe de Trabajadores Pensionados, Jubilados y Adultos Mayores (CLATJUPAM) manifestó este jueves su apoyo a las medidas de la Dirección de Información y Defensa de los Afiliados a la Seguridad Social (DIDA), ‘‘en el rol que desempeña dentro del sistema dominicano de seguridad social, de ser la instancia que orienta, defiende, e informa a los afiliados’’.

‘‘La acción de la Asociación Dominicana de Administradora de Riesgos de Salud (ADARS) de enviar un acto de aguacil, intimando [a la DIDA] a desistir en la gestión de cumplimiento de la resolución 375-02 emitida por el Consejo Nacional de la Seguridad Social (CNSS), que amplía la cobertura en cirugías y tratamientos de alto costo y máximo nivel de complejidad, es un acto que evidencia los intereses económicos que defiende esa entidad, frente a los graves problemas de salud que tienen los afiliados a la seguridad social dominicana’’, enuncia el comunicado de prensa.

CLATJUPAM opinó sobre las declaraciones del miércoles 19 de abril de la ADARS. ”Dicen que en los últimos cuatro años las Administradoras de Riesgos de Salud (ARS) asociadas a esa entidad han destinado $127 mil millones a servicios de salud de los cuales más de $14 mil millones han sido para cubrir casos de enfermedades catastróficas. Pero no dicen cuánto dinero han recibido, y la suma que han tenido de ganancias o beneficios a costa de las negaciones y limitaciones de sus servicios”.

‘‘La seguridad social no es un negocio o comercio de la salud, es algo más, donde prima el principios de solidaridad, donde los que más pueden deben ayudar a los que menos tienen, y los casos catastróficos en la salud, es algo que se produce principalmente entre los afiliados pobres, que los lleva, a ellos y sus familias, a una situación catastrófica”, señalaron.

Advierten que las enfermedades catastróficas como SIDA, malformaciones congénitas de corazón, valvulopatías cardiacas, todo tipo de cáncer, tumor cerebral, insuficiencia renal crónica, trasplante de órganos: riñón, hígado, médula ósea; secuelas de quemaduras graves; malformaciones arteriovenosas cerebrales, y aneurisma tóraco-abdominaI, son males que afectan no sólo la salud de los afiliados, sino también el bolsillo de ellos y sus familiares.

Consideraron que las enfermedades de alto costo, como cardiovasculares y las del sistema nervioso central que requieran cirugía, grandes quemaduras, prótesis de cadera y rodilla, los cuidados intensivos para cualquier patología, son gastos que los afiliados no pueden cubrir por sí solos, requieren de la asistencia de la seguridad social, que es obligatoria.

‘‘El sistema de seguridad social debe velar por el equilibrio económico, pero esto no significa que las ARS deben ganar el 30% en todas y cada una de las actividades de salud’’.

La negación constante y permanente de las ARS a brindar los servicios que requieren y necesitan los afiliados a la seguridad social, es lo que motiva que tantos afiliados deben acudir a la DIDA para empoderarse de sus derechos y poder defenderse, para lograr los servicios de salud que garantiza el sistema de salud de la seguridad social, y los acuerdos que toma el Consejo Nacional de Seguridad Social (CNSS), organismo rector del sistema, explicaron.

‘‘Diversos estudios demuestran que cada día más, los afiliados deben pagar de sus propios bolsillos para consultas, medicamentos, servicios de salud, y hasta la hotelería en las clínicas del sistema. La DIDA ha elaborado este tipo de estudios que demuestran, que además de pagar la seguridad social obligatoria deben sacar dinero de sus bolsillos para enfrentar los problemas propios de la salud’’, continuaron.

La CLATJUPAM denunció que tiene expertos en seguridad social en América Latina y ha comprobado que la negación de servicios de salud en la República Dominicana es permanente, que afecta directamente a los afiliados en la seguridad social dominicana.

Fuente: DIDA La Revista. No. 2-17 Extraordinario. Oct. 2017, pp. 41-43.