Menu
22/11/2017

Economía Solidaria: Es posible

  • Hernán Leopoldo Garavito//CETRAC
  • Visto: 243

Reflexiones sobre la economía solidaria y la economía

La solidaridad surge de la necesidad del ser humano de enfrentar de manera conjunta las adversidades de la naturaleza, en un comienzo y posteriormente las dificultades y los problemas surgidos como consecuencia del propio desarrollo del ser humano y la sociedad.

Las entidades de la economía solidaria, son las organizaciones que por su naturaleza son creadas por iniciativa propia de sus asociados, en la búsqueda permanente por satisfacer las necesidades básicas propias y de la comunidad donde desarrollan su actividad; necesidades estas que no son atendidas eficazmente por el Estado y generalmente ignorada por las empresas de la economía de capital.

Como la dice la CONFECOOP en su informe de desempeño 2016 “Colombia vive importantes transformaciones económicas y sociales derivadas de procesos como la apertura económica,la globalización, los cambios tecnológicos, los procesos de diálogo con grupos armados, la lucha contra el narcotráfico, la caída en los precios del petróleo, entre otros, todos ellos con desafíos para su población, la misma que se ha mantenido sumida en profundos problemas sociales asociados a la pobreza y la desigualdad”.

La desigualdad económica mundial se ve reflejada en el hecho que la distribución de la riqueza del mundo, estimada en US$255 billones, muestra como el 45.2% de ésta se encuentra en manos del 0.7% de la población mundial (34 millones de personas),mientras que el 3% de la riqueza está en manos del 71% de la población (3.386 millonesde personas), Fuente: informe de Oxfam, “Una economía para el 99%”, de enero de 2017.

Igualmente, durante la Cumbre Internacional de las Cooperativas, celebrada durante el mes de octubre de 2016, en la ciudad de Quebec (Canadá), el Premio Nobel de economía 2001, Joseph Stiglitz, expresó que las cooperativas jugarán un papel muy importante en la próxima década, “como la única alternativa al modelo económico fundado en el egoísmo que fomenta las desigualdades”.

En la actual economía globalizada predominan los modelos excluyentes que buscan que prevalezca el capital sobre el ser humano.

Ante este panorama, aparentemente desolador y sombrío, son las organizaciones del sector de la economía solidaria las llamadas a dar soluciones a estas problemáticas, impulsando y promoviendo un nuevo modelo alternativo basado en principios y valores, que sea incluyente, que permita la creación de mecanismos que permitan una redistribución de la riqueza más equitativa.

Tomado de: Boletín Misioneros del Trabajo. Pastoral Nacional de los Trabajadores. No. 067. Agosto 2017. Colombia.

Hernán Leopoldo Garavito

Secretario General de CETRAC