Menu
20/08/2017

OIT está al tanto de la persecución contra trabajadores por rechazo a la constituyente

  • María Ramírez Cabello//Correo del Caroní
  • Visto: 118

El acoso del Gobierno nacional a los trabajadores de cara a la elección de la Asamblea Nacional Constituyente, el próximo 30 de julio, ha sido advertida por las centrales sindicales del país a la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que, de forma diligente, ha respondido, lo que para el coordinador de la Unión Nacional de Trabajadores (Unete), Servando Carbone, es garantía de protección de los derechos laborales por parte del órgano internacional.

La última solicitud de protección a los trabajadores suscrita por Unete, la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), la Confederación de Sindicatos Autónomos (Codesa) y la Confederación General del Trabajo (CGT), fue enviada a la OIT el 10 de julio con las pruebas de amenazas incluidas.

La respuesta tiene fecha del 14 de julio, apenas cuatro días después, resaltó Carbone. “Casi nunca la OIT responde a los trabajadores, sino a los gobiernos y esa carta se convierte en un aval para que los trabajadores pierdan el miedo porque primera vez que la OIT responde en dos ocasiones rápidamente al movimiento sindical. Que nos haya respondido es porque el sistema internacional está al tanto de que este es un gobierno forajido capaz de todo. Es muy importante porque la mayoría de los dirigentes tenemos protección internacional y el gobierno estaría retando a este organismo”, dijo.

Carbone sostuvo que en la misiva enviada a la organización alegan que se trata de amenazas continuas a los trabajadores por parte del gobierno, luego de que el año pasado -incluso- durante el proceso de recolección de firmas a favor de un revocatorio contra la gestión de Nicolás Maduro se concretaran amenazas y despidos de empleados públicos, en el caso de Guayana en Sidor y en el Seniat. En esa ocasión, el 10 de junio de 2016, las centrales sindicales remitieron un informe como parte de una queja basada en el artículo 26 de la Constitución de la OIT, alegando incumplimiento.

La respuesta de la OIT, firmada por Corinne Vargha, directora del Departamento de Normas Internacionales del Trabajo, indica que la organización “ha intervenido ante el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela” y que mantendrán al tanto a las centrales de las respuestas que reciban. Además sugiere que las organizaciones remitan a la Comisión de Expertos las pruebas para examinarlas en la próxima reunión del Consejo de Administración, entre el 22 de noviembre y el 9 de diciembre.

“Estamos demostrando que hay un movimiento sindical responsable y serio que los va a seguir desenmascarando porque este es un gobierno antiobrero y antisidincal que ha despedido a más de 500 mil trabajadores del sector público (…) El gobierno debe estar bien preocupado”, expresó.

Previamente, el 12 de junio, las centrales sindicales habían notificado a la OIT sobre la posibilidad de declararse en huelga general. “Los poníamos al tanto de que los hacíamos responsables de cualquier atrocidad que sucediera”, dijo, debido a la similitud que observan entre el caso venezolano y el genocidio del movimiento sindical en Polonia en 1982. “Al 12 de junio habían 70 jóvenes muertos, aplicaba lo mismo que en Polonia”, agregó.

Las consecuentes denuncias y la mirada de la OIT al caso venezolano las consideran vitales. “Va a quedar en la historia que un gobierno de esta calaña no debe repetir en una sociedad democrática y plural, donde los sindicatos tienen libertad de elegir y luchar porque exista el trabajo”.

El jueves 20 de julio, durante el paro cívico convocado por la Mesa de la Unidad Democrática en rechazo a la Constituyente, Carbone precisó que 70% de los empleados de la administración pública se sumaron, especialmente de alcaldías, gobernaciones y órganos descentralizados. 

“Estamos en el momento decisorio de la historia de Venezuela, necesitamos la voluntad y la creencia de la clase trabajadora. Tener miedo significaría que Nicolás Maduro siga destruyendo nuestro salario y no lo podemos aceptar. Queremos seguridad, estabilidad y que el dinero alcance y eso lo debemos reclamar sin miedo. Estamos en la hora definitiva y necesitamos el apoyo de todos”, puntualizó.

Enlace al artículo completo: Correo del Caroní