Menu
20/09/2017

Junio, mes del campesinado colombiano

  • Mario de Jesús Cardona Marín// Acción Campesina Colombiana ACC
  • Visto: 223

Compartimos síntesis crítica de la Introducción a la Declaración Internacional de los derechos de las(os) campesinas(os) a nivel mundial.

Declaración de los Derechos de las (os) Campesinas(os)

 

I. Introducción

Gran parte de la población mundial está formada por campesinas(os). La gente come alimentos producidos en el campo. La agricultura campesina se constituye en sustento vital de la humanidad para su bienestar. Para proteger la vida humana es importante respetar, proteger y hacer cumplir los derechos del campesinado y trabajar por ellos.

II. Violaciones a los Derechos de las (os) Campesinas (os)

Millones de campesinas(os) han sido forzados a abandonar sus tierras por efecto de políticas nacionales o por fuerzas militares. Se quita la tierra al campesinado para el desarrollo de industrias, minas, grandes proyectos de infraestructura, centros turísticos, supermercados, plantaciones para cultivos comerciales. Resultado: concentración de la tierra en pocas manos.

El Estado se despreocupa del sector agrícola, el campesinado no recibe los ingresos necesarios para trabajar la tierra. Se promociona el monocultivo para la producción de agrocombustibles y fines industriales en favor de los agronegocios, del capital transnacional, impactando devastadoramente el planeta y la vida humana.

La militarización y los conflictos armados afectan el cumplimiento de los derechos civiles de las (os) campesinos(as), hay pérdida de identidad, de libre determinación y autonomía; la lucha es criminalizada y los alimentos destinados a fines comerciales y especulativos. El trabajo esclavo, forzado y trabajo infantil existen en las zonas rurales. Las mujeres y los niños son los más afectados. Las mujeres son víctimas de todo tipo de violencia y sufren discriminación.

La biodiversidad es destruida por el uso de fertilizantes químicos, las semillas híbridas y los organismos genéticamente modificados desarrollados por las multinacionales.

El acceso a los servicios educativos y de salud se reduce en las zonas rurales, se debilita el papel político del campesinado. Como resultado de estas violaciones a sus derechos, hoy en día millones de campesinas(os) viven en condiciones de hambre y sufren de mal nutrición y no es por falta de alimentos sino por el destino, control, comercial-especulativo que se da a estos por parte de las multinacionales. El campesino(a) es forzado(a) a producir con fines de exportación y no para alimentar la humanidad, provocando la migración hacia las grandes ciudades.

III Las políticas neoliberales violan los Derechos de los Campesinos.

La aplicación de estas políticas fomentadas por la Organización Mundial del Comercio (OMC), por los Acuerdos de Libre Comercio (ALC), por muchos gobiernos del norte y del sur obligan la apertura de mercados y evitan que los países protejan y apoyen su agricultura doméstica. Los países desarrollados y las multinacionales son responsables de la práctica del dumping; los alimentos baratos y subvencionados inundan el mercado y fuerzan a los agricultores a abandonar el campo.

La OMC y otras instituciones fuerzan la inserción de OGM (hormonas de crecimiento para producción de carne no segura). Prohíben los productos saludables de los campesinos. El FMI ha implantado programas de ajuste estructural, recortando las subvenciones a la agricultura y a los servicios sociales. Las políticas desarrolladas dan prioridad a las multinacionales para la producción de alimentos y el comercio. Estas multinacionales practican la biopiratería y destruyen los recursos genéticos y la biodiversidad.

IV. Luchas de las (os) campesinas (os).

Miles de campesinos son detenidos y llevados ante los tribunales injustamente, asesinados, arrestados arbitrariamente, perseguidos por defender sus derechos. La crisis global alimentaria del 2008, fue precipitada y exacerbada por los Estados y las transnacionales, afectando a todos los pueblos del mundo.

Mientras el campesino trabaja para asegurar la sostenibilidad de las semillas y alimentos, la violación a sus derechos afecta la capacidad de producir alimentos. Su lucha es aplicable al conjunto de instrumentos internacionales de derechos humanos como la alimentación, vivienda, acceso al agua, a salud, aplicables también a los indígenas; contra el racismo y discriminación racial. Las limitaciones del Pacto sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC) para proteger los derechos del campesinado, así como la Carta creada por la ONU en 1979.

Por ello se necesita un Convenio Internacional sobre los Derechos del Campesinado CIDC; instrumento  internacional que haga respetar, proteger, cumplir y defender los derechos del campesinado. Algo se avanzó en el año 2015 pero hay mucho camino por recorrer.

La Acción Campesina Colombiana -ACC-, en el marco de la Doctrina Social de la Iglesia, le apunta a esta lucha para superar los obstáculos y dar pasos reales en la etapa del posconflicto, si queremos una verdadera paz en Colombia.

Mario de Jesús Cardona Marín

Presidente

Acción Campesina Colombiana  ACC