Menu
09/12/2022
A+ A A-

Columnistas invitados/Guest columnists

Lecciones de Historia: sobre ética política

Sobre ÉTICA POLÍTICAPresidente Tomás Estrada Palma

EXORDIO

El primero de los deberes del cubano, en los días de esclavitud como en los de libertad, es pugnar y esforzarse sin descanso porque no coexistan en su patria, redimida por el sacrificio, las bellezas del mundo físico, los horrores del mundo moral.

ENRIQUE JOSÉ VARONA, “Desde mi belvedere” (Casa Editorial Maucci, Barcelona, 1917), citando versos de una estrofa del “Himno del Desterrado” (Dulce Cuba, en tu seno se miran/ en su grado más alto y profundo/ las bellezas del físico mundo/ las miserias del mundo moral), en su reflexión sobre José María Heredia, escrita originalmente en diciembre de 1903.

En una conferencia pronunciada en Buenos Aires en la sede de la revista Sur, el 6 de octubre de 1936, JACQUES MARITAIN dijo: “Cuando llegué…me enteré por ciertos periódicos, bien o mal intencionados, de tres cosas: primero, que en Francia yo me había adherido al Frente Popular; segundo, que había saludado una manifestación de ese Frente levantando el puño; y, por último, que el Arzobispo de París me había excomulgado.

“Ignoro el origen de esas informaciones. E informo que el Arzobispo de París no me ha excomulgado; al contrario: el órgano oficial del Arzobispado parisiense La Semaine religieuse de Paris ha recomendado recientemente -lo cual me produjo cierto placer- mi último libro titulado Humanismo Integral que es la continuación de mi Carta sobre la Independencia.

“El día de la Manifestación del Frente Popular me hallaba  trabajando en casa, y debo confesar que jamás he saludado levantando el puño, ni según otro rito; en materia de ritos exteriores me basta el signo de la cruz. Jamás me he adherido al Frente Popular, y hasta lo considero invención peligrosa. Añado que nunca tuve la menor relación con una revista comunista cristiana que se llama Terre Nouvelle, en cuya portada figura como emblema la cruz y, sobre la cruz, la hoz y el martillo.

"Es revista de algunos jóvenes un poco primarios y muy utopistas, que no tienen ninguna influencia en Francia; pero los partidos de derecha han explotado mucho la existencia de esta publicación cuyo peligro y error señalaron mis amigos desde el momento de su fundación. Hasta se dice que ciertos grupos derechistas se han suscrito en gran número a Terre Nouvelle y envían la revista a toda clase de lugares bien elegidos, a Roma por ejemplo, para hacer creer que todos los católicos franceses que no pertenecen a la derecha son comunistas.”

ESTRADA PALMA, EL PATRICIO AIRADO

“Están aquéllos que limitan los 56 años de la vida republicana a la chambelona, el tiempo muerto, el plan de machete, Machado y Batista. También los que idealizan un tiempo en que la comida valía centavos, todos vestían dril 100 y usaban zapatos de dos tonos y las victrolas tocaban boleros y guarachas en cada esquina. De ambas visiones hubo y mucho más. No todo fue tan malo ni tan bueno. Por el justo medio debió estar la República…”i

 

Read more ...

¿Qué hacen las NACIONES UNIDAS?

Muchos suelen responder a esta pregunta con la frase lapidaria:  “¡No hacen nada!”.  La conclusión, igualmente lapidaria, es que deberían desaparecer.

Quienes formulan estos argumentos no comprenden la función ni la dinámica de la Organización Mundial.  Por lo tanto, es oportuno aclarar algunas cosas en los momentos en que Ban Ki-moon ha sido reelecto Secretario General de la Organización Mundial.Ban ki-Moon

El actual Secretario General recibe así un segundo mandato de cinco años, propuesto por el Consejo de Seguridad sin haber tenido que enfrentar la interferencia del veto de los cinco miembros permanentes y ulteriormente confirmado sin oposición por el pleno de la Asamblea General.

Pero Ban Ki-moon no encabeza un poder ejecutivo con la capacidad de decisión que ostenta el Presidente en funciones de las democracias presidencialistas modernas.  Ban Ki-moon, como todos sus predecesores, es un administrador que debe cumplir los mandatos que emanan de las resoluciones de los diversos órganos de las Naciones Unidas.  Su capacidad de iniciativa se limita a la influencia notable que puede ejercer en los Estados Miembros de las Naciones Unidas gracias a su investidura, pero no alcanza más capacidad ejecutiva que la que le conceden las resoluciones aprobadas por esos Estados.

Muchos críticos de las Naciones Unidas cometen el error de asumir que la Organización mundial es una especie de Parlamento y que el Secretario General tiene funciones semejantes a un Primer Ministro.  En primer lugar, no hay en ninguno de sus órganos una estructura democrática sino un medio de representación que concede paridad a todos los Estados representados en cada uno de sus órganos.  Sólo en el Consejo de Seguridad algunos países gozan de un sistema de privilegio al conceder a cinco Estados la permanencia y el derecho al veto.  Es decir, la capacidad de paralizar una acción o resolución con el simple voto negativo.  Empero, también en el Consejo de Seguridad cada voto por el sí cuenta en igualdad de condiciones para todos los Estados representados.  Los miembros privilegiados del Consejo pueden vetar, pero no pueden aprobar sin el apoyo de por lo menos la mitad más uno de los países representados.

Esta estructura convierte a las Naciones Unidas en un foro internacional que permite a los adversarios sentarse frente a frente para solucionar sus diferencias con la anuencia y la colaboración del resto de los países.  Además, las decisiones que se toman por decisión mayoritaria responden al interés y las conveniencias de cada uno de los países participantes, independientemente de la racionalidad o la justicia de la decisión que se tome.  Por lo tanto, algunas decisiones que muchos podemos calificar de aborrecibles no son responsabilidad de las Naciones Unidas como institución, de su Secretario General como su máximo administrador o de su personal como vehículo y herramienta de su aplicación, sino de los intereses, muchas veces mezquinos y egoístas, de los países que han votado a favor de la resolución correspondiente.

Read more ...

Dreaming about Arab democracy

The very real threat of future socialist or theocratic dictatorships

Five months after the Arab uprisings began, it is now possible to glimpse the likely outcomes for the region. These are decidedly mixed and ominous.

A pressure group called the Muslim Brotherhood has had a growing lead in the Egyptian protest movement and their presence is highly influential in other regions of North Africa, including Libya. In addition, Hamas, a well-known extremist movement already in power in Palestine, is one of the more radical outgrowths of this group.

The probability of a pseudo democratic-Islamist tyranny –similar or worse than Iranian theocracy– emerging from the originally peaceful protests turned into armed rebellion is a real threat to stability in the Middle East, to the maintenance of peace in the region and the world and to the safety of millions of people in that region and beyond.

On the other hand, a more optimistic view sees in the popular overthrow of autocratic leaders in Tunisia and Egypt raised hopes of a widespread shift towards open and pluralistic regimes, ushering-in economic change and ending generations of relative stagnation in the Arab world. However, the cultural and political reality prevailing in the region shows that prospects for a comprehensive democratic breakthrough are unfavorable, despite the considerable and real enough advantages and economic gains possible, were them to take place.

ArabWorld

This week, the Economist Intelligence Unit "puts only a 20% probability on this outcome. Equally likely is a return to autocracy and repression. The most likely outcome of all, with a 60% probability, is a shift in most countries towards some form of hybrid regime, with political change failing to deliver genuine accountability or popular participation in government decision-making."

This is an appalling view, but realistic. Democracy is not to be expected.

Read more ...

La Democracia Cristiana y su aplicación en el escenario político

Discurso  en el Congreso Nacional Extraordinario del Partido Popular. Mayo 7 de 2011Congreso Nacional Extraordinario del Partido Popular en Panamá

Quiero aprovechar esta oportunidad para recordar al inicio de estas palabras a tres copartidarios esenciales en la vida de nuestro partido que no están hoy con nosotros: al incansable Iván Romero, mi amigo y compañero de lucha durante toda mi participación en política; al conciliador y generoso René Orillac que dejó en su vida pública y privada una estela luminosa de honradez , y al tenaz Roberto ‘Tito’ Méndez que tuvo la voluntad de tomar la responsabilidad de la secretaría general en uno de los momentos más difíciles de nuestra vida partidaria.  Para ellos mi permanente recuerdo.

Quiero ir a lo medular y no a lo adjetivo, que tantas veces nos traga el tiempo que dedicamos a la política y decir lo mucho que he aprendido de todas y todos los copartidarios y conciudadanos con los que he tenido la oportunidad de tratar a lo largo de los años.  Pero permítaseme primero subrayar algunos antecedentes.

Nací en una familia que por varias generaciones se ha dedicado a la política desde inicios de la República.  Mi bisabuelo, Ricardo Arias Feraud, y su hermano, Tomás Arias, fueron próceres de la independencia, miembros de la Junta Revolucionaria. Tomás, formó parte del Triunvirato de la Junta Provisional de Gobierno en 1903 y ambos hermanos fueron sucesivamente Secretarios de Relaciones Exteriores del primer gobierno constitucional.  Mi padrino de confirmación, el llamado ‘caballero de la política’, Francisco Arias Paredes, fue presidente de un partido de centro izquierda,  y un hombre de ideas progresistas, aclamado por las multitudes. Su hijo, mi tío, Ricardo Manuel Arias Espinosa, asumió la Presidencia de la República en momento traumáticos para el país, devolviéndole su confianza en sí mismo al punto que durante su mandato se realizó la exitosa convocatoria en Panamá de la primera reunión de jefes de Estado del continente americano; y el hermano de mi padre, Juan Bautista Arias, gracias al apoyo popular, fue durante veinte años diputado y en su cargo reconocido por su rectitud y convicciones.

Read more ...

¿Democracias?

altYulia V. Timoshenko fue Primera Ministra de Ucrania cuando Víktor Yúshchenko ocupaba la Presidencia y ambos fueron promotores de la “Revolución Naranja” que instauró la democracia en ese país.  Sin embargo, la rivalidad entre estos dos destacados líderes democráticos abrió las puertas del poder al actual Presidente, Víktor Yanukovich, que actualmente arrastra a Ucrania hacia un sistema cada vez más autoritario.

Desde la oposición, la Sra. Timoshenko es actualmente líder del partido Bat'kivshchyna (Батьківщина, Patria).  Su experiencia en la época opresiva del imperio Soviético le permite reconocer, en un magistral artículo publicado en días pasados en la prensa mundial, los peligros que enfrenta la democracia cuando “el régimen de derecho es pervertido sistemáticamente”. Esta realidad puede aplicarse a un proceso que se repite lastimosamente en otras partes, porque la división e incoherencia de las fuerzas democráticas suele tener consecuencias nefastas, como las que observamos en algunos países latinoamericanos.

Timoshenko pregunta: “¿Qué pasa si los enemigos de la libertad usan las elecciones para afianzar su agenda antidemocrática?” Y concluye que:  “El resto del mundo no debe hacer la vista gorda frente a la reincidencia autoritaria”.

Estos argumentos le sirven para dar la voz de alarma sobre lo que sucede y puede suceder en Egipto y otros países del Oriente Medio que enfrentan revueltas populares en estos momentos.

Aunque no menciona los casos de Venezuela, Bolivia y Nicaragua, su testimonio y análisis bien podría aplicarse a los procesos que atentan contra la democracia en esos países.  El caso de Cuba ya es historia pasada, pero nadie parece escarmentar en cabeza ajena.  No obstante, Yulia V. Timoshenko nos da su voz de alarma:

Read more ...

Subcategories