Menu
18/08/2022
A+ A A-

Columnistas invitados/Guest columnists

El Poder Comunal y los retos de la democracia participativa en Venezuela

Para comprender la actual coyuntura política venezolana hay que remontarse a la llamada IV República. A partir de 1958 en Venezuela se erigió un modelo de gobernabilidad basado en la alternancia entre los partidos dominantes (AD y COPEI) con acuerdos para redistribuir la renta petrolera y expandir la inversión social. Se construyó una democracia tutelada a través de un sistema de pactos partidistas y sociales —en un ambiente de modernización acelerada— bajo el rol redistributivo de un Estado con grandes recursos disponibles, que los canalizaba mediante un clientelismo corporativo dirigido por los partidos.

En ese contexto se expande, desde mediados de la década de los años 80 del pasado siglo, la organización social (popular y de clase media) como respuesta a la crisis del Estado rentista, la irrupción del neoliberalismo y el incremento de la pobreza, la desigualdad y la inseguridad. Junto al expandido imaginario policlasista y reformista, se incorporaron sectores populares a la política y se introdujo en buena parte de la población venezolana una noción de dignidad y de derechos, acompañada de un rechazo a las élites. Esos actores y demandas fueron las que llevaron a Hugo Chávez a la presidencia en 1998, comenzando —hasta 2006— la implementación de un proyecto democrático participativo, promotor de la justicia social, que buscaba superar los déficits de la IV República.

Pero esta iniciativa, impulsada por amplios sectores populares y medios, organizaciones de izquierda y gobiernos locales, coexistió con un componente militar autoritario que paulatinamente cobró fuerza dentro del campo bolivariano, abonado por la polarización política y las tradiciones del personalismo/populismo venezolano y latinoamericano. De 2007 a la actualidad, se presenta una sustitución del proyecto de “democracia participativa y protagónica” por el “Socialismo del Siglo XXI”, lo que conduce a un estrechamiento y homogeneización de los espacios de participación abiertos, acompañados por una expansión de la acción colectiva de toda la sociedad (oficialista y opositora) como reclamo de derechos al Estado y, como colofón, una agudización del conflicto y la polarización sociales.

 

Read more ...

Secretaria Ejecutiva de CEPAL elogia políticas de Cuba y de Venezuela

Cada quien puede tener su particular opinión sobre la CEPAL. Cada quien es cada cual.

La actual Secretaria Ejecutiva de tan importante organismo latinoamericano como es la CEPAL, Alicia Bárcena, en conferencia dada en Cuba, al parecer descubrió "el mar de la felicidad" que mencionara Hugo Chávez, el actual autócrata venezolano, en sus primeros tiempos de arrobamiento hacia la dictadura cubana. Alicia, la latinoamericana, descubrió su muy particular y caribeño País de las Maravillas.

En dicha conferencia, la señora Bárcena ha dicho, entre otras cosas, que "para hablar de igualdad hay que venir a Cuba." Además, ha afirmado sin despeinarse que el país de América Latina que más ha avanzado desde el año 2002 en la lucha contra la pobreza ha sido Venezuela. No parece preocuparle mucho que esos mismos pobres sufran la inflación más alta de América Latina y del mundo, o que sean las mayores víctimas de una violencia y una inseguridad que solo en el 2011 hizo que 19.336 ciudadanos murieran asesinados, o que el mismo gobierno reconozca que hay más de doce millones de armas de fuego ilegales, y más de doce mil bandas armadas. O que en el 2011 se realizaran 5338 protestas en todo el país, según el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social.

Pero volviendo a la isla caribeña cuyo gobierno tanto admira nuestra calificada cepalina, Bárcena ha afirmado asimismo que "América Latina tiene mucho que aprender de Cuba", y que las hasta ahora endebles medidas de cambio que está promoviendo el gobierno cubano son "una ruta clara que hace falta a muchos países."

 

Read more ...

Is this what we want for Cuba? Let’s hope not.

During a recent informal conference by a Cuban born entrepreneur with influence in the United States, he advocated outside private capital investment as a mean to bring economic changes within the communist regime that has enslaved Cubans for more than five decades.   He made a comparison between Haiti vs. Singapore and economic liberty vs. political liberty indicating that Haiti has “free elections” but a “third world” economy while Singapore has a thriving economy under a “totalitarian” regime.

Conclusion: there is no reason Cuba cannot become a “Singaporean” society under Castro’s totalitarian regime.

I do not question the good intentions behind the words but I believe this comparison is misleading.  To begin with, whether Haiti has ever had free and democratic elections is questionable and to compare Singapore’s government to the totalitarian regime of Cuba ignores the Cuban political reality and needs a trip or two to Singapore.

 A search of Wikepedia shows that Singapore is a parliamentary republic with a Westminster system of unicameral parliamentary government and elections have been conducted since the British granted internal self-government in 1959, albeit always won by the People’s Action Party.  Singapore’s legal system has its foundations in the English common law system and gained sovereignty as the Republic of Singapore in 1965, remaining within the Commonwealth.

Read more ...

Humanitarios con guillotina

(José Luis Leal espera la llegada de clientes a su recién abierta cafetería 'El Viejo y el Mar, situada en la planta baja de un edificio de apartamentos frente al Malecón de La Habana. JAVIER GALEANO / AP)

Al estudiar las transiciones gubernamentales, particularmente las que han tenido lugar en Europa central y oriental tras el colapso de la Unión Soviética, una polémica sobre la secuencia de las reformas se enfoca como un dilema de causalidad similar al que surge de la pregunta “¿qué fue primero, la gallina o el huevo?”: ¿Qué cambios deben realizarse primero, los políticos o los económicos? Dado que, en la mayoría de los países, la prosperidad económica va mano a mano con las libertades personales, algunos postulan que las reformas económicas dan lugar al advenimiento de las libertades políticas.

No obstante, el hecho de que dos acontecimientos se observen juntos con frecuencia no significa que uno sea causante del otro. Para ilustrar este error de razonamiento, filósofos suelen ofrecer un ejemplo cotidiano: apretamos el botón para llamar el ascensor, esperamos impacientemente, y luego lo volvemos a apretar. El ascensor llega y, equivocadamente, deducimos que lo que provocó la llegada del mismo fue haber apretado el botón por segunda vez. En la lógica, el precepto de que la correlación no implica causalidad se conoce como la falacia cum hoc ergo propter hoc (con esto, por tanto, debido a esto).

El error puede demostrarse fácilmente al analizar las experiencias de China y Vietnam. China comenzó profundas reformas económicas basadas en el mercado en 1978, y Vietnam las inició poco después. Hoy, ambos países son considerablemente más ricos, pero al cabo de tres décadas de progreso económico, no han implementado reformas políticas de ningún tipo. China y Vietnam siguen siendo estados totalitarios clasificados como “no libres” en el informe anual que realiza la organización Freedom House.

 

Read more ...

Amartya Sen y la Democracia como Valor Universal

Amartya Sen, economista hindú destacado en los temas del desarrollo en libertad se ha referido con lucidez a los temas de la democracia.  En este artículo nos permitimos adjuntar sus puntos de vista sobre la democracia como sistema legítimo y de valor universal en nuestro tiempo.

Recientemente le preguntaron a Amartya Sen por el acontecimiento más importante que ha tenido lugar en los últimos cien años.  Y empezó a contestar de la siguiente forma:

Los imperios europeos, en concreto el británico y el francés, que tuvieron tanto peso en el siglo XIX, han desaparecido.  Hemos sido testigos de dos guerras mundiales.  Hemos presenciado el ascenso y la caída del fascismo y el nazismo.  El siglo ha visto el nacimiento del comunismo y su caída –en el antiguo bloque soviético– o su transformación radical –en China–.

También hemos visto el desplazamiento de la preponderancia económica de Occidente hacia un nuevo equilibrio económico en el que Japón, el este y el sudeste asiáticos juegan un papel mucho más destacado.  Y pese a que dicha región tiene actualmente algunos problemas económicos y financieros, ello no invalida el cambio en el equilibrio de la economía mundial que se ha desarrollado durante las últimas décadas y, en el caso de Japón, durante prácticamente todo el siglo.  Estos últimos cien años no han estado precisamente faltos de acontecimientos importantes.

 

Read more ...

Subcategories