Menu
04/12/2021
A+ A A-

Columnistas invitados/Guest columnists

15 de noviembre, reto al totalitarismo

Creo que nunca antes en estos 62 años de lucha por la democracia en Cuba se había dado una circunstancia tan esperanzadora como la fijada para el próximo 15 de noviembre, y es que se aprecia que un importante sector de la ciudadana residente en la Isla, se apresta a sumarse a las manifestaciones populares contra la dictadura a las que jóvenes cubanos han convocado.

El ambiente es propicio, porque el régimen tiene un padecimiento crónico irreversible. Enfrenta una pérdida de confianza de la población, paralela a una crisis económica estructural que lo conduce irremediablemente al deterioro total con una sola conclusión.

El castrismo, siempre se ha sostenido en las bayonetas, pero en esta ocasión está sentado sobre ellas, porque ya nadie cree en lo justo del proceso y menos en que quienes se le oponen, estén al servicio de un país extranjero.

La mayoría de la población está consciente de que no hay esperanzas de una vida mejor. Están hartos de promesas empolvadas con represión, por eso un joven que tiene una veintena de años y que incursiona en la oposición por primera vez, escribió, “a esto le queda poco, hay que seguir en la lucha porque es lo justo”.

El discurso espurio sobre el cual se sostenía la represión en Cuba ha sido desvelado. Ni los castristas más fervientes, salvo que sean estúpidos, pueden creer las peroratas de nación agredida cuando ellos también son esquilmados en sus derechos y padecen las crecientes y eternas necesidades de la sistemática ineficiencia y negligencia interna, que no tiene nada que ver con embargos u otras medidas.

Read more ...

Un canciller antidiplomático y un dramaturgo ante la Historia

Diversos sucesos del pasado día 10 resultan de gran interés para el devenir de Cuba

Este miércoles, el canciller del régimen castrista, Bruno Rodríguez Parrilla, hizo una presentación ante los diplomáticos extranjeros acreditados en nuestra capital. El titular del Granma alusivo a ese acto refleja con claridad por dónde van los tiros: “Denuncian agresiva campaña desde EE.UU. para perturbar la paz y la estabilidad ciudadana en Cuba”.

De cara a las manifestaciones convocadas por varias organizaciones contestarias radicadas en la Isla para el venidero lunes 15, el señor Rodríguez precisó: “No vamos a permitir que la agresión organizada desde el exterior vaya a echar a perder el momento alegre de nuestro pueblo.Con estricto apego a nuestra Constitución, se defenderá el orden que refrendamos de manera masiva”.

Hasta ahí, básicamente, solo observamos “más de lo mismo”, como reza la frase popular. Pero hacia el final de su presentación, quizás si mareado por sus propias palabras, el ministro comunista se desbocó. Afirmó que “nuestra economía ha demostrado ser resistente y viable”; habló de “alegría”, y concluyó: “Los invito a que se sumen al júbilo de nuestro pueblo”.

El público escogido para escuchar la peroración era harto selecto. Se trataba —insisto— de diplomáticos extranjeros acreditados ante el Gobierno cubano. Por consiguiente, eran personas inteligentes, cultas y bien informadas. Pues si no tuvieran esas características, no hubieran sido seleccionadas para desempeñar sus importantes funciones.

Read more ...

Soberanía en Cuba: ni siquiera alimentaria

Otra vez, con la construcción y puesta en marcha de varias plantas de granos, el Gobierno cubano ha quedado a la zaga.

El maíz, ahuyentado por la Tarea Ordenamiento, no llega a la nueva planta de secado de granos, construida en Bayamo en el marco del Proyecto de Desarrollo Rural Cooperativo en la Región Oriental (PRODECOR).

Los bajos precios de compra a los campesinos, los altos costos de los insumos y los servicios, la escasa entrega del paquete tecnológico (fertilizantes y plaguicidas) y la falta de combustible neutralizaron los beneficios de la planta, que había eliminado el secado de los granos al borde de las carreteras y en los techos de las casas. Ante los incumplimientos de los contratos, los campesinos han aprovechado la posibilidad de vender a precios de mercado. La realidad se impone a la economía centralizada socialista.

La agricultura, declarada como sector estratégico, es la mayor evidencia del fracaso de las 63 medidas de la agroindustria y las decenas de medidas para las empresas estatales socialistas, adoptadas por el Gobierno en el marco de su Nueva Política Económica. El objetivo de eliminar las trabas no se está logrando, precisamente por la nueva red tejida por esas medidas, las autolimitaciones de los directivos y la desconfianza de los productores.

Una muestra fehaciente de ello es la planta de secado de granos de la provincia Granma (60 toneladas/día), que desde enero a octubre de 2021 solo había recibido 820 toneladas de maíz entregadas por 80 cooperativas. Con una capacidad anual de 18 000 toneladas, luego de su puesta en marcha en julio de 2020, la planta procesó 5 000 toneladas de maíz para consumo animal, según informó el periódico Granma.

La construcción de la planta fue motivo de reportajes de la televisión y la prensa escrita que resaltaron los esfuerzos gubernamentales y soslayaron la envergadura de la cooperación internacional que propició la inversión y fomentó el desarrollo agrícola de las zonas más pobres y atrasadas de Cuba.

Read more ...

El engaño del legalismo socialista en Cuba

Al régimen castrista se le están acabando los trucos
en su intento de mantenerse en el poder.

Julio ShilingJulio ShilingEl socialismo en todas sus variantes (comunismo, fascismo, etc.) ha disfrazado siempre, de manera innata y consistente, su orden dictatorial detrás de una estructura formal “legal”. El hecho de que tenga una cobertura jurisprudencial y que se racionalice con una moral sesgada, no lo hace moral, justo, o de alguna manera conectado con la noción republicana del Estado de derecho. El comunismo cubano se encuentra bajo la amenaza sistémica de las inminentes y masivas protestas populares convocadas para mediados de noviembre y de una huelga general que detonará sin fecha definida. Entre su armamento estratégico para la supervivencia del régimen está la argucia del legalismo socialista.

La Asamblea Nacional de Cuba comunista aprobó el jueves 28 de octubre un supuesto conjunto de “reformas” a los códigos penal y judicial del régimen castrista. Estas alteraciones, que entrarán en vigor el 1 de enero, según sus proponentes, están diseñadas para ampliar los derechos legales del pueblo cubano. Los jueces y legisladores de la dictadura marxista-leninista argumentan que estos “cambios” se derivan de la constitución socialista enmendada en 2019 y que mejorarán los defectos inherentes al sistema castrocomunista. Hay cuatro aspectos de estos supuestos ajustes judiciales y penales que han recibido especial atención.

Read more ...

Lo que es bueno y se reprime, SE DESBORDA

Dagoberto ValdésTodo lo que se reprime sin cauce, se derrama y desordena. La frase que da título a esta columna y que es una paráfrasis atribuida a José Martí, nos lo confirma. La autocensura tiene un límite tras el cual sobreviene la erupción de emociones, iras y desenlaces incontrolados.

La represión en la familia, en las escuelas, en los centros laborales y en todos los ámbitos de la vida no puede durar toda la vida. Una sociedad no puede vivir en represión para siempre. Nada se puede sostener a base de represión. La represión empeora las cosas dentro de Cuba. La represión agrava las relaciones de Cuba con la comunidad internacional. La represión es la señal de la etapa final antes del cambio.

Llegados al punto en que el único recurso que parece quedar es reprimir, entonces toca parar, pensar, cambiar y dar cauce libre, seguro e institucional a las demandas que se reprimen. Lo contrario conduce al caos y a la violencia. Todo ciudadano debe evitar por todos los medios el uso de la violencia verbal, mediática, institucional, física, psicológica. Toda autoridad civil y militar debe evitar el uso de la violencia en todas sus formas.

Es responsabilidad de cada ciudadano buscar cauces pacíficos y cívicos a sus necesidades y exigencias legítimas. Es responsabilidad gravísima de las autoridades del Estado cuidar de no llamar al enfrentamiento, no incitar enconos, no permitir que los medios de comunicación instiguen la división entre cubanos, ni el recurso amenazante, ni la siembra del odio, ni la maquinaria del terror entre cubanos.

Estamos a tiempo. Cese el enfrentar a los cubanos por su manera de pensar, por su manera de creer, por sus opciones políticas, por sus diversas ideologías. He escuchado en la televisión cubana una frase espeluznante que, por repetida, no puede aceptarse acostumbrándonos a la inversión de los valores y prioridades. Esa frase es: “El derecho a la libertad de expresión limita con el derecho de la revolución de existir.”

Read more ...