Menu
28/03/2020
A+ A A-

Riesgos y oportunidades de las inversiones españolas en América Latina

El punto de vista del auditor

Información orientada a la juventud

De 1990 a 2000 las inversiones españolas en LA subieron de 50 a 25,000 millones de dólares (19,000 millones de euros).

Las inversiones se realizaron principalmente en los sectores de energía (exploración en petróleo y gas, electricidad), telecomunicaciones, sector financiero, servicios de alta tecnología y otros.

¿Cuál es el origen de los fondos invertidos?

El reino de España no se caracteriza por su espíritu ahorrador por lo que los empresarios tuvieron que acudir a préstamos bancarios internacionales y otros productos de la ingeniería financiera para llevar a cabo dichas inversiones, lo que era abundante y barata en esa época.

Las inversiones en el extranjero aumentaron los beneficios a corto plazo de las empresas llegando en algunos casos a ser estos mayores que los beneficios nacionales.

Si las empresas efectuaron sus inversiones cuando el cambio euro –vs- dólar alcanzó cifras cercanas a los 1,60 sus benéficos “no realizados” en los balances aumentaron.  Los beneficios y dividendos anuales también se veían beneficiados por ese cambio favorable cuando se ajustó a los 1,30 actuales.

¿Qué ha sucedió a partir de la crisis financiera internacional?

 

A partir de 2008 los bancos internacionales redujeron sus préstamos a las empresas españolas, por lo que estas tuvieron que acudir a sus propios recursos para mantener las inversiones.

Muchas de estas empresas tuvieron que reducir sus inversiones en España para cumplir sus compromisos internacionales con el consiguiente deterioro de los servicios que están obligadas a prestar en nuestro territorio.

Actualmente las empresas con fuertes inversiones en el extranjero intentan subir los precios de los servicios en España para compensar la falta de capital.  Es de todos conocido como las empresas nombran en sus consejos de administración ex presidentes (González, Aznar) y ministros (Solves) de todos los partidos políticos para crear un “lobbying” que les ayude en esta nueva presunta estafa a los contribuyentes y consumidores locales.  Estas subidas en las tarifas sirven para cubrir sus propios errores de gestión.

Los bancos españoles han reducido el crédito a las empresas locales, lo que amenaza con paralizar muchas actividades y un aumento del desempleo hasta un 30% (un 40% si se incluye el desempleo encubierto en las empresas públicas).

Los ayuntamientos y comunidades autónomas no pagan a sus proveedores lo que contribuye al desempleo.

La deuda española nacional, de los organismos autonómicos, municipales y privada continúa aumentando afectada por las altas tasas de interés impuestas por el diferencial que continúa superando el 4%.  Ya supera los 850,000 millones de euros y aumenta a un ritmo de 10,000 millones de euros mensuales.

¿Cuánto tiempo nos permitirán los bancos y la Unión Europea continuar con este juego? y ¿Como afectará esta situación a las inversiones actuales y pendientes de nuestras empresas en el extranjero y principalmente en LA?

Si las tasas de interés continúan subiendo y al mismo tiempo incrementando la deuda por la imposibilidad de reducirla con los decrecientes ingresos del estado, no queda más remedio que desinvertir, tanto en el estado como en las inversiones extranjeras de las empresas españolas.

 

Las filiales y “joint ventures” de las empresas españolas en LA verán reducidas sus inversiones y la imposibilidad de emprender nuevos proyectos.

¿Cuál será la reacción de los gobiernos latinoamericanos y sus empresas?

Las primeras reacciones ya se han visto en Argentina y Bolivia. Repsol intentó aumentar los dividendos de sus filiales en la región y la reacción fue inmediata.

Expropiar reduciendo antes el valor bursátil de las empresas, pues ya no veían ninguna ventaja en contar con ese socio que no podía aumentar sus inversiones netas. Nuevos socios es la solución que esperan obtener.

Riesgos y oportunidades

A partir de ahora aumentarán los riesgos, que no solo vendrán del peligro de expropiaciones.  Muchas de las empresas españolas dejaran de ser atractivas para sus socios locales por la reducción de inversiones y la necesidad de estas empresas de repatriar los capitales ya invertidos para cubrir sus necesidades.

Sección Humoristica

¿Cómo se puede solucionar la crisis del sistema financiero español?

Muy sencillo. Nombrar un ex ministro de presidente y otros diez consejeros sindicales y ex políticos de todos los partidos sin experiencia bancaria.