Menu
10/12/2019
A+ A A-

El maravilloso mundo de los Wikis

Nos referimos a ese realismo mágico que son las comunicaciones cibernéticas contemporáneas. Hoy es el medio más expresivo y utilizado en el mundo. Producto de su popularidad se forman comunidades virtuales, cuyos vínculos, interacciones y relaciones tienen lugar no en un espacio físico sino en un espacio virtual como Internet. Tal espacio, por ser virtual, trasciende las limitaciones de tiempo y espacio que por falta de tecnología, sufríamos antes. En el Internet el tiempo es simultáneamente época, fuerza, movimiento, momento y eternidad de vida. Todo ello disfrutado en forma concurrente, casi instantánea. Mientras que el lugar en el Internet se aprecia como un espacio de la realidad, como una propiedad de las cosas y como una relación u orden de las cosas. Todo ello dejándonos sentimientos de ser y no ser, de realidad incorpórea, de límite y extensión indiferenciada, como continente universal e infinito.

El Wiki mas famoso en el Internet es Wikipedia, un proyecto de la Fundación Wikimedia (una organización sin ánimo de lucro) para construir una enciclopedia sin papel, libre, de contenido gratuito y políglota, por lo menos en 200 lenguajes. Representa una auténtica revolución. Puede ser redactada y editada por cualquiera, sin registros ni condiciones. Entendida como soporte, permite la recopilación, el almacenamiento y la transmisión de la información en forma estructurada.

Todos los wikis comparten elementos comunes. Según Wikipedia, un wiki o una wiki (del hawaiano wiki, «rápido») es un sitio web cuyas páginas pueden ser editadas por múltiples voluntarios a través del navegador web. Sus usuarios pueden crear, modificar o borrar el texto que comparten. 

Sin embargo, desde fines de noviembre pasado el Wiki más mencionado a nivel mundial es Wikileaks, que en “cristiano” quiere decir “Filtraciones fugaces” o “Fugas rápidas”. Operativamente, es un sitio de Internet que publica informes anónimos y documentos filtrados con contenido sensible en materia religiosa, corporativa o gubernamental, preservando el anonimato de sus contribuidores.

Se hizo popular en estos tiempos porque Wikileaks dio a conocer el mes paso documentos secretos del gobierno estadounidense de los últimos dos años, nada menos que 250.000 mensajes del Departamento de Estado de Estados Unidos, los cuales dejaron al descubierto el lado oscuro de las relaciones diplomáticas, en particular, las internacionales gringas. Y en consecuencia, Wikileaks en estos tiempos viene figurando en todas las portadas de los diarios del mundo, en especial, en la prensa occidental de mayor renombre, incluyendo El País, de España, The Guardian, de Reino Unido; The New York Times, de Estados Unidos; Le Monde, de Francia, y Der Spiegel, de Alemania.

 

El director de Wikileaks es el australiano Julian Assange y desde septiembre de 2010, su portavoz es Kristinn Hrafnsson. Assange se encuentra en estos momentos en Londres. Salió en libertad bajo fianza del Tribunal Supremo de Londres, al ser reclamado por la justicia sueca por cargos de abuso sexual. Sus partidarios del todo el mundo, mediante innumerables contribuciones, pudieron llegar a pagar la fianza (315 mil dólares) solicitada por el tribunal inglés. Al verse libre de nuevo, declaró que continuaría con su trabajo. Por la simpatía que ha generado con estas labores y por los reconocimientos recibidos, es muy probable que Julian Assange fue considerado para “el personaje del año”, por Times, la mundialmente reconocida revista semanal norteamericana.

 

Los documentos filtrados por Wikileaks contienen comentarios e informes creados por funcionarios estadounidenses, en un lenguaje muy claro, acerca de personalidades de todo el mundo. Por ejemplo, revelan que Silvio Berlusconi, el primer ministro italiano, protagonizó “fiestas salvajes”. Que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha querido obstaculizar la política exterior de EE.UU. Que Putin, el presidente ruso, es autoritario y machista.

Con respecto a Estados Unidos como potencia mundial, lo desvelado representa un “destape” sospechado pero aún no evidenciado sobre los hábitos de los diplomáticos norteamericanos, que de aquí en adelante, tanto en ese país – como quizás en otros muchos, grandes o no-- deberá replantearse su forma de operar.

De Wikileaks no se ha escapado prácticamente ninguna figura mundial, desde el Papa, hasta Hugo Chávez (Venezuela) y la Presidenta Cristina Fernandez de Kirchner (Argentina). La reacción de Chávez refleja su personalidad cambiante. Inicialmente, ensalzó a Wikileaks por dejar al “desnudo al imperio yanqui” y alabó y les tiró flores diciendo "que tienen coraje y valentía para publicar esa información". Pero cambio de tono y simpatías cuando Wikileaks reveló que uno de los aliados de Hugo Chávez, el gobierno de Lula Da Silva en Brasil, confirmaba que Chávez tiene alianzas con grupos terroristas en Venezuela. También Wikileaks menciona a Fidel Castro y su alianza con Chávez, evidenciada por la penetración y control que ejercen los agentes cubanos en los aparatos de seguridad e inteligencia venezolanos.

Sobre la Presidente de Argentina, Hillary Clinton la llamó y se excusó personalmente, después de haberle solicitado a su Embajador en Buenos Aires, una apreciación sobre el estado mental de la Presidenta argentina. En otras informaciones reveladas por WikiLeaks, diplomáticos estadounidenses consideraron a la Presidenta Fernández "extremadamente susceptible e intolerante" a las críticas y acusaron a los Kirchner de ser “ineptos en política exterior”.

Honduras tambien esta afectada por Wikileaks. Documentos firmados respectivamente por Hugo LLorens y por Charles Ford, -- el actual y anterior Embajador de Estados Unidos en Honduras—ya los conocemos públicamente. Demuestran claramente la política esquizofrénica de Estados Unidos hacia Honduras en los últimos 3 años: llena de incongruencias, contradicciones e incompatibilidades. La cual combina la arrogancia de la indiscutible potencia regional --que tenemos como aliada y que al mismo tiempo la percibimos como el mejor ejemplo democrático de nuestro continente—y ni siquiera por eso nos respeta. Todo ello, combinado con aciertos, subjetividades, errores y mentiras que forman parte del desempeño demostrado por el Embajador de turno. Ello esta claramente manifestado cuando se comparan los cambios bruscos --muchos de ellos de corto plazo-- que sufre la política de Estados Unidos hacia Honduras y que estan evidenciados por hechos y situaciones concretas: cuando cambió el huésped de la Casa Blanca en Washington –de Bush a Obama; cuando fue electo con fraude, y después legalmente sustituido e ilegalmente expulsado del país el ex – Presidente Mel Zelaya; cuando Pepe Lobo, ganó la Presidencia de Honduras en una contienda indiscutible, singular barrida en la historia republicana hondureña; cuando la crisis económica dual que aún golpea a nuestro país, con causas y efectos externos e internos concurrentes: y lo que pronto nos viene encima por el reciente triunfo republicano en las ultimas elecciones intermedias de Estados Unidos.

Otro día comentaré los Wikileaks sobre Honduras, pues a pesar su incesante “likeo” (goteo), aún no percibo una masa crítica de insumos para producir un artículo de fondo. Pero desde ahora sí puedo afirmar que el Embajador LLorens ya esta “en cuenta regresiva”. Pronto dejará vacante su honorable puesto de Embajador de Estados Unidos en Honduras, desde hace tiempo a un ansiado sucesor. Por tal motivo, LLorens también se encuentra, aún más cerca, de entrar en un ”creciente proceso de infeliz memoria” en la opinión pública hondureña, sobre todo reconociendo desde ahora los cambios políticos que a partir del próximo enero se anticipan en Washington, debido al control republicano seguro de la Cámara de Representantes, y el control ocasional del Senado de ese país, que se sentirá más cuando salgan a revisión pública ciertos temas de la política exterior norteamericana, Honduras entre ellos.