Menu
05/02/2023
A+ A A-

IRAN (primera parte)

 

“Cuando se estudia un poco o se presta algo de atención a las reglas que rigen el gobierno, la política, la sociedad y la economía islámicas se darán cuenta que el Islam es una religión esencialmente política. Todo aquel que dice que la religión está separada de la política es un idiota, que no conoce ni el Islam ni la política”.

- Ayatollahá Ruhollah Khomeini fundador de la República Islámica de Irán - ___________________________________

INTRODUCCIÓN

Para comprender lo que hoy acontece en la República Islámica de Irán basta referirnos a las bases fundacionales del estado islamista (1) establecido por el Ayatollahá Ruhollah Khomeini tras el triunfo de la revolución que derrocó al último shah, Mohammad Reza Pahlevi, en febrero de 1979. A partir de entonces, en Irán se implementaron los principios religiosos shiitas (2) como doctrina de Estado que, como bien lo estableció el Iman Ruhollah Khomeini, fusionan la religión y el estado, instituciones que según la tradición e historia islámica shiitas, resultan inseparables.

La pretensión islamo-shiita de fusionar lo religioso y lo político incide directamente en el contexto de la umma oMahsa Amini, joven irani, muerta en Septiembre 2022 mientras se encontraba bajo custodia de la Policia Religiosa.Mahsa Amini, joven irani, muerta en Septiembre 2022 mientras se encontraba bajo custodia de la Policia Religiosa. comunidad islámica pues tal pretensión busca islamizar las sociedades musulmanas, imponiendo la sharía (3) como medio de organización y control de la vida social. Hay que referir que los objetivos políticos y la metodología aplicada para lograr tales propósitos dependerán de la interpretación que en cada uno de los estados islamistas se haga de la relación de la religión con los actores políticos y sociales. En el caso específico de Irán y tras el triunfo de la Revolución de 1979, la islamización fue impuesta desde el absolutismo estatal, razón por la cual se vienen produciendo protestas desde el año 2017, las que se han exacerbado en su extensión y violencia desde el asesinato de la joven Masha Amini el pasado mes de septiembre a manos de la Gasht-e Ershad o Policía Religiosa iraní, detenida por no cubrir su cabello con el hiyab o velo de uso obligatorio.

Para facilitar una mejor comprensión de lo que hoy acontece en Irán y poder prever lo que pueda suceder en el futro en esa milenaria tierra, revisemos someramente su historia, transitando desde la Persia Imperial gobernada por los Aqueménidas, pasando por la Autocracia de los Pahlavis, hasta la actual República Islámica fundada por el Ayatollahá Ruhollah Khomeini.

IMPERIO PERSA - LA DINASTIA PAHLAVI

550 a.C. - 1979 d.C.

En el 550 a.C., los Aqueménidas (4) fundan el Primer Imperio Persa dirigido por Ciro II “El Grande”, convirtiéndose en el imperio mas extenso de entonces tras conquistar Asiria, Gran parte de Mesopotamia, Anatolia, Egipto, Asía Menor y el Cáucaso, extendiéndose su dominio hasta la India. Su capital fue la ciudad de Persépolis, en cuyas ruinas el shah Mohammad Reza Pahlevi celebró en octubre de 1971, los 2500 años de la fundación del Imperio Persa y el cumpleaños de la emperatriz Farah Diva, en una extravagante celebración que reunió a la realeza mundial y ameritó el calificativo de “Festival del Diablo” proferido por el Imán Ruhollah Khomeini.(5) El Primer Imperio Persa llegaría a su fin como consecuencia de la conquista de Persia por el macedonio Alejandro Magno en el año 330 a.C. El control macedonio sobre Persia duraría hasta la muerte de Alejandro en el 323 a.C., a los 32 años de edad, causada por el llamado “Virus del Nilo”, lo que llevó al desmoronamiento del Imperio y al surgimiento de la Dinastía Seleúcidas de origen griego que ejerció el poder sobre los territorios imperiales hasta el siglo I a.C., cuando estos fueron ocupados y absorbidos por Roma en el año 64.a.C

Zoroastrismo: Una vieja tumba de esta religión en la provincia de Sulaimaniya. Imagen de Dominio Público.Zoroastrismo: Una vieja tumba de esta religión en la provincia de Sulaimaniya. Imagen de Dominio Público.El llamado Segundo Imperio Persa fue creado en el año 226 bajo la dinastía de los Sasánidas y su religión dominante fue el zoroastrismo (6). Durante los siguientes 400 años el imperio floreció enfrentando principalmente a los romanos, llegando a capturar al emperador Valeriano en el año 260 tras su derrota en la batalla de Edesa en Mesopotamia. Valeriano sería el único emperador romano hecho prisionero por fuerzas enemigas. Los Sasánidas fomentaron el intercambio comercial y el desarrollo en el área del Golfo Pérsico, recuperaron los territorios perdidos en el Levante, Anatolia, Egipto, Mesopotamia y Armenia, pero su constante enfrentamiento con el Imperio Bizantino entre los años 600 y 628, los debilitó al punto que no pudieron resistir el ataque por los árabes musulmanes que se inició en el año 633.

EL ISLAM Y PERSIA

Tras la muerte de Mahoma en el año 632, su anciano suegro Abu Bakr se convirtió en su sucesor, asumiendo el control de la umma como el primer Califa. En el 633 Abu Bakr se consideró lo suficientemente fuerte para continuar con la política de Mahoma de incorporar al Islam los territorios mas allá de las fronteras de la Península Arábiga. Con tal propósito, en el año 633 Abu Bakr inicio su ataque contra el Imperio Persa en Mesopotamia y 4 años más tarde, en el 637, los árabes musulmanes iniciaron la invasión de Persia lo que llevó al control total del Imperio para el 651. Con la muerte del emperador persa Yazdegered III en el año 651, llegó a su fin la dinastía de los Sasánidas y se impuso el Islam sobre el zoroastrismo como religión oficial del Imperio.

Si bien los árabes musulmanes conquistaron Persia, lo cierto es que Irán fue islamizado pero no arabizado, pues los persas siguieron siendo persas. Y despues de un intervalo de silencio, Irán resurgió como un elemento separado, diferente y distinto dentro del Islam, acogiendo el shiismo islámico como religión y enfrentando a la mayoritaria corriente sunnita hasta nuestro días. Aunque las diferencias entre estas corrientes islámicas originalmente se centraron en cuestiones relacionadas con la sucesión de Mahoma, con el tiempo se convirtieron en dogmáticas, especialmente en relación con la historia sagrada del Islam. Para los chiitas, el líder religioso o imán, es también un conductor en el terreno político, tal y como lo manifestó y lo promovió el Ayatollahá Ruhollah Jomeini, quien sería el paradigma de esta concepción que asimila la religión y la política. Los sunitas, en cambio, han tenido como norma la separación entre el poder temporal y el espiritual, lo que se evidencia en el Reino Saudita, que profesa el sunismo wahabita como religión.

A partir del 661 Persia fue gobernada desde Damasco por los Omeyas, una tribu originaria de la Meca y vinculadaMohammed receiving his first revelation from the angel Gabriel. Illustration from the book  Jami' al-Tawarikh or "Compendium of Chronicles" by Rashid al-Din, published in Tabriz, Persia, 1307 CE. Work in the Public Domain.Mohammed receiving his first revelation from the angel Gabriel. Illustration from the book Jami' al-Tawarikh or "Compendium of Chronicles" by Rashid al-Din, published in Tabriz, Persia, 1307 CE. Work in the Public Domain. familiarmente con Mahoma. Pero en el 750, tras una revuelta en Damasco que asesinó a todos los miembros del clan Omeya (7), la Dinastía Abasí - fundada por un descendiente a Abbas quien era tío de Mahoma - asumió el poder, gobernando desde Bagdad. Durante el reinado de los Abasí, Bagdad se convirtió en uno de los principales centros de la civilización y cultura mundial destacando la regencia del quinto califa de la dinastía, Harún al-Rashid (786-809), quien fue uno de los personajes de la famosa recopilación de fabulas del oriente “Las Mil y Una Noches”. Durante el siglo IX, el poder de los Abasí se desmoronó y uno tras otros los gobernadores de las dinastías regionales del Imperio establecieron sus centros de poder, desconociendo a Bagdad.

Entre las dinastías regionales que repudiaron al califa Abasí en Bagdad estaban los Búyidas, quienes a partir del año 934 y hasta su caída en el 1055 controlaron la mayor parte de lo que hoy es Irak e Irán. Los más de 100 años de gobierno de los Búyidas, re- presenta un período en la historia de Irán a veces llamado el "Intermedio Iraní", pues fue un interludio entre el gobierno de los árabes Abasíes y los turcos Selyúcidas. El legado para la historia de Irán dejado por los Búyidas fue la introducción de la rama shiita del Islam en Irán. Al igual que las anteriores dinastías gobernantes, los Búyidas perdieron poder y dieron paso a los turcos Selyúcidas, quienes gobernaron Irán, Irak y Asia Menor hasta el año 1192, cuando nuevamente el imperio se fragmentó.

El Imperio Mongol en época de su máxima extensión. Imagen bajo licencia CCA-SA.El Imperio Mongol en época de su máxima extensión. Imagen bajo licencia CCA-SA.Para comienzo del siglo XIII, los mongoles de Gengis Khan invadieron el imperio de los Selyúcidas dejando un rastro de sangre y devastación a su paso. Los mongoles se apoderaron de toda Persia, creando un imperio que abarcaba 24 millones de kms2 y se extendía desde Pequín en el este, hasta Estambul en el oeste, con su capital imperial en la ciudad persa de Tabriz, en el noroeste de Irán. El control mongol en Persia comenzó su declive a partir del comienzo del siglo XV cuando se produjo la muerte de Tamberlán Khan en el 1405, pues el territorio que gobernó ese descendiente de Gengis Khan que abarcaba desde el Cáucaso hasta el Golfo de Omán y desde el Éufrates hasta el Rio Indo, fue repartido entre sus hijos que pronto iniciaron guerras fratricidas entre ellos.

IMPERIO SAFÁVIDA

Tras nueve siglos de dominación por extranjeros - árabes, turcomanos y mongoles - surgió el llamado “Tercer Imperio Persa” de la Dinastía Safawí o Safávida (1501-1736), originaria del norte de Irán. La dinastía Safávida llevó al renacer político, económico, y cultural del Imperio Persa.

El primer monarca Safávida fue Ismail I (1501-1524) quien se proclamó ShahanShah o “Rey de Reyes”, titulo milenario utilizado por los emperadores persas ante que el imperio cayera en manos de los árabes en el Siglo VII. El título implicaba que tras 900 años de división y usurpación extranjera, Persia nuevamente era un imperio unido y de poder centralizado. Los Safávidas dieron paso a una burocracia imperial que respondía directamente al shah o rey, en quien se habían centralizado muchos de los poderes que habían sido ejercidos por los gobernadores provinciales o sátrapas. Así mismo, el shah ejerció un control sobre las tres instituciones fundamentales del imperio - la administración, el poder militar y el clero - cuyos cuadros respondían directamente ante el monarca. Se desarrolló una cultura y acción social que integraba a las distintas etnias que conformaban el imperio con el fin de generar una identidad nacional. Uno de los elementos fundamentales de esa acción integrista fue la inclusión del Islam chiita como religión obligatoria de estado.

El Comercio como fuente histórica de riquezas en el imperio fue estimulado mediante grandes proyectos urbanos y de The Kaabah (Kaaba) is located in the Masjid Al-Haram in Makkah (Mecca, Saudi Arabia). This photo was taken during the 2018 Hajj Season. Performing hajj is one of the pillars of Islam and required once for those who can afford to do it. Here the hajj pilgrims are performing the 'tawaf' around the Kaabah. This file is licensed under CCA-SA 4.0 International. Attribution: Adli Wahid. The Kaabah (Kaaba) is located in the Masjid Al-Haram in Makkah (Mecca, Saudi Arabia). This photo was taken during the 2018 Hajj Season. Performing hajj is one of the pillars of Islam and required once for those who can afford to do it. Here the hajj pilgrims are performing the 'tawaf' around the Kaabah. This file is licensed under CCA-SA 4.0 International. Attribution: Adli Wahid. infraestructura vial y sistemas de seguridad que prote- gian las rutas comerciales y los grandes bazares que albergaban a comerciantes y artesanos. Una manifestación del desarrollo artesanal durante el reino Safávida que llevó al mundo el arte y la cultura persas fueron las alfombras, cuyo diseño, manufactura y exportación hacia el Imperio Otomano, la India y Europa contó con el entusiasta apoyo de los soberanos Safávidas.

A pesar de su prosperidad, el Tercer Imperio Persa enfrentó poderosos desafíos del exterior, especialmente por parte del Imperio Otomano que disputó el control de las zonas fronterizas en el noroeste de Persia; por los afganos, quienes en 1722 ocuparon la capital imperial Isfahán; por la Rusia zarista que durante el zarato de Pedro El Grande se anexó territorios persas en el norte y, por último, de las compañías comerciales europeas de las Indias Orientales que cortaron el acceso a las rutas marítimas del Océano Indico. A lo interno, tambien surgían problemas con nuevas dinastías regionales que desafiaban al poder imperial. En 1736 murió Abbas III, el último emperador Safávidas, lo que llevó al fin del Tercer Imperio que quedó dividido entre otomanos, rusos y una nueva dinastía, los Zand de origen kurdo, que gobernó Irán hasta 1794. Los gobernantes Zand fueron sustituidos por la dinastía Kayar de origen turco y en 1796 fue coronado el primer shah Kayar, Aga Muhammad Kan, quien inicio la reunificación de Irán por la vía de la fuerza y el terror.

Durante el siglo XIX, la presencia europea en Persia se incrementó, especialmente por parte de Inglaterra y de Rusia, imperio este último que despojó a Persia de sus territorios en Daguestán, Georgia, Azerbaiyán, Armenia y en el Cáucaso. Por su parte, Inglaterra acentuaría su presencia en Persia a partir del descubrimiento de petróleo en 1908 en el oeste de Persia, en la frontera con Iraq.

En lo político, surgieron movimientos que se oponían al absolutismo del shah. Entre 1897 y 1907 se produjo la llamada Revolución Constitucional que llevó a la instauración de un régimen de monarquía constitucional, tras la aprobación e instalación en octubre de 1906 de la primera constitución moderna del país y de un parlamento. Durante la Primera Guerra Mundial (1914 -1918), Persia, que se declaró neutral, fue ocupada por ingleses, rusos y otomanos. Ante la corrupción, la dominación extranjera y la oposición a la monarquía por sectores de comerciantes y religiosos shiitas, la dinastía Kayar colapsó en 1925 al producirse el derrocamiento del shah Ahmad Kayar, dando paso a un nuevo linaje imperial: la Dinastía Pahlavi.

DINASTIA PAHLAVI 1925-1979

En 1925, el último shah de la dinastía Kayar fue derrocado por su Primer Ministro Reza Jan, quien sería designado por una asamblea constituyente como Su Majestad Imperial de Persia. Reza Jan se autonombró Reza Shah Pahlavi, creando una nueva dinastía que gobernaría a Irán desde diciembre de 1925 hasta febrero de 1979, cuando su hijo y heredero Mohammad Reza Pahlavi, fue derrocado por la Revolución liderada por el Ayatollahá Ruhollah Jomeini.

Reza Shah fue un militar nacionalista que desarrolló una política de modernización basada en el modelo aplicado por Mustafá Kemal Ataturk en Turquía, incluyendo una parcial emancipación de la mujer, lo que le creó enfrentamientos con los clérigos chiítas. En 1935, Reza Shah, con el manifiesto propósito de incorporar a todas las etnias que formaban la población del imperio, cambió el excluyente nombre de “Persia” (tierra de los persas), por el de “Irán”, apelativo que englobaba la riqueza etnográfica, cultural e histórica de la nación. (8) Con la intención de controlar la creciente influencia británica en su país, en 1936 Reza Shah buscó el apoyo técnico y financiero de la Alemania Nazi para la modernización industrial de Irán y en apenas 3 años Alemania se convertiría en el primer socio comercial de Irán, desplazando a la Gran Bretaña. Al estallar la Segunda Guerra Mundial en septiembre de 1939, Irán se declaró neutral ante el temor que su territorio se convirtiese en un frente de guerra. No obstante, al producirse la invasión alemana a la Union Soviética en junio de 1941, Inglaterra y la URSS exigieron la expulsión de los técnicos alemanes destacados en Irán. Ante la negativa de Reza Shah de cumplir con esa pretensión y una vez formalizada la alianza Londres-Moscú, entre el 27 de agosto y el 17 de septiembre de 1941 se produjo la invasión anglosoviética a Irán bajo el nombre clave “Operación Countenance”.

El propósito estratégico de esa invasión fue garantizar la seguridad de las líneas de suministro aliado a la URSS a través del llamado “Corredor Persa” (9); asegurar los campos petrolíferos iraníes operados por Inglaterra; limitar la influencia alemana en Irán y prevenir un posible avance del Eje desde Turquía a través de Irán hacia los campos petrolíferos de Bakú o a la India británica. El 16 de septiembre de 1941, ante su negativa de aceptar la imposición de Londres y Moscú, Reza Shah abdicó y fue forzado por los británicos a exiliarse en Johannesburgo, Sur Africa, donde falleció el 26 de julio de 1944.

Mohammad Reza Pahlavi , el último Shah de Irán. Retrato official, 1973. Imagen de Dominio Público.Mohammad Reza Pahlavi , el último Shah de Irán. Retrato official, 1973. Imagen de Dominio Público.Tras la abdicación de su padre, Mohammad Reza Pahlavi asumió el trono iraní del Pavo Real. Tras la Segunda Guerra Mundial y la retirada de las tropas de ocupación de Inglaterra y la Unión Soviética, el nuevo shah se acercó a Occidente. Contrario a lo que sucedió con los soviéticos y su pretensión a disponer de concesiones petroleras en el norte de Irán, Inglaterra mantuvo sus derechos petroleros que eran explotados por la Anglo-Iranian Oil Company. Comenzando la década de los 50’s, Mohammad Reza Shah confrontó problemas políticos con su Primer Ministro, el ultranacionalista Mohammad Mosaddegh, quien lograría, con el apoyo de comerciantes y del clero shiita, el pase de una ley por el parlamento iraní para la nacionalización de los intereses petroleros ingleses. En agosto de 1953, tras fracasar en su intento de destituir a Mosaddegh y ante el estallido de protestas violentas en su contra, el Shah abandono Irán. Sin embargo Mohammad Reza Pahlavi fue restituido en el trono a los pocos días de su huida con el apoyo de Inglaterra y la CIA norteamericana. Mohammad Mosaddegh sería arrestado y enjuiciado por traición y condenado a prisión domiciliaria hasta su muerte en 1967. Aunque la nacionalización petrolera fue respetada por el shah Reza Pahlavi tras su restitución en el trono, en 1954 se firmó un acuerdo con un consorcio internacional que controlaba la explotación y la comercialización del petróleo iraní y recibía a cambio el 50% de los ingresos petroleros.

Consolidado en el poder y con el apoyo de Estados Unidos, el Shah Reza Pahlavi lanzó en el año 1963 un programa nacional de desarrollo industrial, de construcción de infraestructura y una reforma agraria que fue conocido como la “Revolución Blanca”. Aunque la Revolución Blanca trajo muchos beneficios para Irán, los detractores políticos del Shah se quejaban que las reformas no eran suficientes y los clérigos chiitas criticaban que la “occidentalización” de Irán era contraria a los principios del Islam, especialmente en cuanto a los derechos de las mujeres. Tambien el shah Mohammad Reza Pahlavi recibió el rechazo de las clases bajas, de los estudiante, mercaderes y del clérigo shiita por su excesiva autocracia, la corrupción de su gobierno y la injusta distribución de los ingresos petroleros que a partir del embargo petrolero decretado por la OPEP en 1973 se habían disparado. Tambien, la represión contra la disidencia ejercida por su policía secreta SAVAK influyó en el estallido de protestas a partir de 1978 en las principales ciudades iranies. El apoyo hacia el exiliado clérigo chiita Ayatollahá Ruhollah Jomeini, acérrimo crítico del Shah y de la influencia sobe Irán de Occidente - especialmente de los Estados Unidos - fue creciendo, haciéndose evidente que los días de la dinastía Pahlavi estaban contados.

El 16 de enero de 1979 el shah Mohammad Reza Pahlavi y su familia abandonaron Irán con destino al Cairo, Egipto, donde fue recibido por el presidente Anwar el-Sadat y moriría en julio de 1980 de cáncer linfático.

Fin primera parte