Menu
09/12/2022
A+ A A-

Estados Unidos, de enemigo a colaborador

El gobernante Miguel Díaz-Canel, su séquito y los medios oficiales repiten todos los días las inculpaciones a Estados Unidos para desvirtuar los reclamos del pueblo cubano, pero aceptan la ayuda del "enemigo"

El logotipo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo (USAID, por sus siglas en inglés) probablemente será acogido con euforia por miles de damnificados del huracán Ian en Pinar del Río y posiblemente en toda Cuba. La aceptación de solo dos millones de dólares en ayuda humanitaria demuestra la inmensa desesperación de las autoridades cubanas.

Este miércoles el canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, esquivó responder la incómoda pregunta sobre el doble discurso de su gobierno acerca de la USAID, durante una conferencia de prensa en la que presentó el proyecto de resolución de condena al embargo que presentará Cuba ante la Asamblea General de la ONU. El ministro de Relaciones Exteriores difirió la explicación a los trajes protectores de bomberos enviados por el organismo estadounidense tras el incendio de la Base de Supertanqueros de Matanzas, cuya distribución en el país ha sido cuestionada por las organizaciones de derechos humanos.

El ofrecimiento de colaboración por la administración Biden tras el siniestro en Matanzas abrió el nuevo capítulo público en las relaciones de ambos países. Anunció la solicitud de ayuda y la aceptación de lo ofrecido por Estados Unidos para enfrentar la hecatombe por el huracán Ian. No le vale machacar la inteligencia ajena repitiendo que “es una medida oportuna, pero insuficiente”. Evidentemente, las autoridades cubanas ansían más.

El gobernante Miguel Díaz-Canel, su séquito y los medios oficiales repiten todos los días las inculpaciones a Estados Unidos para desvirtuar los reclamos del pueblo cubano y las crecientes manifestaciones de descontento debido a la escasez, los apagones y la falta de derechos humanos y libertad.

Según la enciclopedia oficial cubana Ecured, la USAID ha elaborado proyectos “sediciosos e injerencistas” contra Cuba y se encarga de financiar a llamada “contrarrevolución”. El Gobierno cubano atribuye las protestas del 11 de julio de 2021 y las que acontecen en los meses recientes a operaciones dirigidas por los servicios de inteligencia de Estados Unidos con presupuestos millonarios de la USAID y la NED y la complicidad de la derecha cubanoamericana.

Tomado de: Cubanet

Sin embargo, el logo de USAID ya ha sido visto por los cubanos junto al personal médico de la Isla en escenarios de desastre en Haití y África, por ejemplo. Y pronto lo verán en esta Isla también.