Menu
03/10/2022
A+ A A-

TAIWAN. Primera parte.

 

 

 

"Una sola chispa puede incendiar toda la pradera".

- Mao Zedong -

__________________________________

I INTRODUCCIÓN

La República de China Taiwán nuevamente acapara la atención mundial como consecuencia de la visita realizada los días 2 y 3 de agosto de 2022 por la Presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, como parte de su gira por Asia, que incluyó Singapur, Malasia, Corea del Sur y Japón. La anticipada - más no anunciada - escala en Taipéi de la Sra. Pelosi constituyó la primera visita por un funcionario norteamericano electo de alto rango desde que el entonces Presidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich visitó a Taipéi en la primavera de 1997.

Según declaró Nancy Pelosi, la razón para su viaje a Taiwán era su conexión con China desde su infancia pues “…cuando niña en la playa, se me dijo que si cavaba en la arena un hoyo grande, llegaría a China…”, lo que sugiere una aceptación por la segunda persona en el orden de suceder a la Presidencia de Estados Unidos del principio de “Una Sola China” vociferado por XI Jinping con relación a Taiwán. La inoportuna visita de su compañera de Partido a Taiwán, llevó a que el Presidente Joseph Biden inicialmente marcara su distancia, manifestando en respuesta a la pregunta de un periodista, que “…el ejercito piensa que no es una buena idea”. (1)

Por su parte, la dirigencia china, encabezada por el Presidente y Secretario General del Partido Comunista, Xi Jinping, reaccionó con vehemencia ante la presencia en Taipéi de la funcionaria norteamericana, que fue calificada como una violación por parte de Estados Unidos a la soberanía de la República Popular China y un irrespeto al principio rector de su política nacional que establece que Taiwán forma parte inalienable de “Una Sola China”. Como una voz de advertencia a las consecuencia que tendría esa visita a Taiwán, el portavoz de la Cancillería china, Zhao Lijian, declaró en una rueda de prensa días antes del arribo de Nancy Pelosi que “…si Estados Unidos persiste en desafiar la línea roja de China (con esa visita) se enfrentará a fuertes medidas de respuesta y deberá asumir todas las consecuencias”. (2) Pero la advertencia de China no quedaría solo en boca de un mero portavoz ministerial pues el 28 de julio, durante una conversación de más de 2 horas de duración entre Joseph Biden y Xi Jinping, el Jefe de Estado chino advirtió a su contraparte norteamericana que “…el que juega con fuego se quema”. (3) La ira manifestada por Xi Jinping continúa siendo estimulada por la propia Nancy Pelosi quien magulló nuevamente el ego del presidente Chino al declarar en una entrevista en el programa “Today” de la Cadena NBC el pasado martes 9 de agosto que “Xi Jinping reaccionó ante mi visita a Taiwán como un asustado e inseguro bravucón”.

Hay que tener presente que tanto Biden como Xi Jinping enfrentarán durante el último trimestre del año eventos políticos que impactarán en sus respectivos mandatos. En el caso de Biden, el Partido Demócrata se presentará el próximo noviembre a unas elecciones de “mitad de término” en las que se decidirá si el partido del presidente sigue en control de ambas Cámaras del Congreso de Estados Unidos, o, por el contrario, ceden la mayoría parlamentaria a los candidatos del Partido Republicano, mucho de los cuales han recibido el apoyo del expresidente Donald Trump.

Aunque no existe duda que la negativa situación económica de Estados Unidos y un proceso inflacionario hoy fuera de control (9.1% para finales del mes de junio de 2022, la más alta en 40 años) incidirán negativamente en noviembre en contra de los candidatos Demócratas a nivel estadal y federal, en los últimos días el gobierno Biden ha logrado algunos tímidos avances que pueden influir a su favor en los resultados electorales de noviembre. Entre estos avances verificados para el comienzo del mes de agosto de 2022, se cuenta una baja en el precio promedio de la gasolina ($4.67/g), un aumento de 528.000 empleos y una reducción en el desempleo a 3.5%. A estas modestas pero positivas mejoras que inciden en el día a día de la vida del norteamericano promedio, se le suma el empuje que recibió la imagen del presidente Biden el domingo 31 de julio de 2022 con el anuncio de la eliminación del terrorista egipcio Ayman Al-Zauahiri, mano derecha de Ozama Bin Laden y el cerebro tras los atentados a Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001. Al-Zauahiri fue dado de baja en un ataque con drones a su residencia en Kabul, Afganistan, ejecutado por la Agencia Central de Inteligencia CIA. Hay que agregar que la Administración Biden se ha beneficiado por vía de consecuencia del viaje de Nancy Pelosi a Taiwán, pues hoy se presenta ante el mundo como un aliado incuestionable de la pequeña Taiwán en su lucha por mantener su soberanía contra las pretensiones anexionistas de Beijín.

Por su parte, el presidente Xi Jinping pretende que el XX Congreso del Partido Comunista a celebrase antes del final de 2022, lo ratifique para un tercer mandato como Presidente y Secretario General del Partido, lo que lo elevaría a niveles de Mao Zedong y Den Xiaoping. Esa pretensión continuista de Xi se está viendo afectada por la crisis económica y financiera que afecta a China, por su impopular y draconiana política de “0 COVID” y su fracaso en cumplir su promesa que para julio de 2021, coincidiendo con los 100 años de la fundación del Partido Comunista de China, Taiwán formaría parte nuevamente de China. A lo interno del Partido Comunista, el Primer Ministro Li Keqiang mantiene un enfrentamiento nada disimulado con Xi Jinping al oponerse a la política de “0 COVID” que ha paralizado el crecimiento económico de China y a la preeminencia dada a los consorcios estatales sobre las empresas privadas, las que son objeto de sanciones administrativas como fue el caso de Alibaba, grupo empresarial dedicado al comercio electrónico a nivel mundial al que se le impuso una multa de $2.800 millones por los reguladores chinos en abril de 2021 por supuestamente “abusar de su posición monopólica durante años”. (4) El expresidente Jiang Zemin, quien pese a sus 95 años aun ejerce influencia a lo interno del Partido Comunista, está abiertamente opuesto a la pretensión de su sucesor Xi Jinping de eternizarse en el poder y se espera que mueva sus piezas dentro de Partido para evitar se le otorgue a este un tercer periodo como presidente de China.

El tema Taiwán ha tomado un rumbo que bien pudiese llevar a un enfrentamiento entre Estados Unidos y la República Popular China que, sumado a la guerra en curso en Ucrania que está causando estragos en Europa por la suspensión del suministro de gas natural y petróleo por Rusia y, a la vez, promoviendo la hambruna que se está manifestando en África y Asia por causa de la irrupción de los envíos de trigo y granos desde Ucrania (5), podría llevar a un conflicto a escala mundial. Esta real posibilidad ya ha sido prevenida por el propio presidente de Estados Unidos quien les advirtió a sus colegas reunidos en la pasada IX Cumbre de las Américas celebrada en Los ángeles en junio de 2022, que "El riesgo de una Tercera Guerra Mundial es muy grande". Sobre esta alarmante posibilidad, el Teniente General (r) y ex Director de la Agencia Nacional de Inteligencia de Estados Unidos, James Clapper, declaró durante una entrevista en la Cadena CNN el 6 de agosto de 2022 que el Presidente Xi Jinping, en sintonía con su pretensión de ser reelecto para un tercer periodo por el próximo Congreso del Partido Comunista “… tiene que evidenciar una posición de fuerza. ¿Puede esto llevarnos a una guerra? Seguro. Hoy la probabilidad es mayor que hace una semana”.

Con el propósito de apreciar las razones que mueven a la República Popular China a incorporar la “provincia rebelde” de Taiwán a China y a fin de prever con base a lo acontecido en el pasado lo que puede suceder en el marco de la crisis que hoy se vive en el Estrecho de Taiwán, revisemos la historia de la isla que los navegantes portugueses identificaron en 1554 en sus bitácoras como Ilha Formosa o Isla Hermosa.

TAIWÁN

1640 - 1949

Taiwán es una isla en el Mar de China Meridional separada de China Continental por el estratégico Estrecho de Taiwán. EstáMapa de Taiwan. Crédito: Nations Online Project Mapa de Taiwan. Crédito: Nations Online Project localizada a tan solo 140 kilómetros de la Costa Este de la República Popular China y tiene un área total de 36.000 kms2, 1/3 del área total de la Isla de Cuba. Los primeros pobladores de Taiwán eran de origen malayopolinesios y poco se sabe de su cultura ancestral debido a que no desarrollaron la escritura. Durante el Siglo XVII, la Isla tuvo una convulsionada historia que vio a Holanda, Portugal y a España disputarse su control hasta que en 1683 la Dinastía Qing (1644 -1912) asumió el control y la soberanía total de la Isla. En 1895, tras su derrota en la Primera Guerra Chino – Japonesa, China cedería a perpetuidad Taiwán al Imperio Japonés.

Durante los siguientes 50 años, Japón transformó y modernizó Taiwán, construyendo su primer ferrocarril y convirtiendo la Isla en un importante productor agrícola, sobre todo de caña de azúcar. Con la derrota en 1945 del Imperio Japonés en la Segunda Guerra Mundial, Taiwán se convertiría en provincia de la República de China, entonces gobernada por el partido Kuomintang (6) dirigido por el generalísimo Chiang Kai-shek.

LA REPÚBLICA DE CHINA

1912 - 1949

El 12 de febrero de 1912 se fundó la República de China tras el derrocamiento del último emperador de la Dinastía Qing - el infante de 6 años Puyí (1906 -1967) - por la llamada Revolución Xinhai de Octubre 1911. El derrocado emperador Puyi sería impuesto en 1934 como emperador del estado títere de Manchuria o Manchukuo tras la invasión y la ocupación por Japón. Puyí fue capturado por las tropas Soviéticas que invadieron Manchuria en agosto de 1945 y entregado a las fuerzas comunistas de Mao Zedong, siendo juzgado y encarcelado por alta traición en 1949 en la ciudad china de Fushun. Después de su liberación en 1959, Puyí trabajó en el Jardín Botánico de Beijín hasta 1963 y luego, como archivero en la Biblioteca Nacional de Beijín hasta su muerte por cáncer renal en 1967.

En 1927 estalló la Guerra Civil entre las fuerzas nacionalistas del Kuomintang de Chiang Kai-shek y las fuerzas del Partido Comunista lideradas por Mao Zedong. En 1937 se produjo lo que los historiadores llamaron el congelamiento de la guerra civil entre ambos bandos en disputa para enfrentar la invasión por tropas del Imperio Japones que se produjo el 8 de julio de 1937, a raíz del llamado “Incidente en el Puente Marco Polo” ocurrido el día anterior entre tropas chinas y niponas en el pueblo de Wanping, ubicado a solo 16 kilómetros al suroeste de Beijín. En 1946, a los pocos meses de la rendición del Japón ocurrida en septiembre de 1945, se reiniciaría la guerra civil en China, la que los comunistas denominaron la “Guerra de Liberación” y que el resto del mundo conoce como la “Revolución Comunista China”

La guerra civil en China - que causaría 14 millones de bajas entre combatientes y civiles - continuaría con altibajos para ambos bandos hasta el 23 de abril de 1949 cuando las tropas comunista cruzaron el río Yangtsé y capturaron Nankín, la capital del Gobierno Nacionalista. Un mes después, las fuerzas comunistas ocuparon Shanghái y a las pocas semanas Cantón, lo que aseguró la victoria total de Mao Zedong, quien el 10 de octubre de 1949 proclamó la República Popular China en la plaza Tiananmen en Beijín . Las derrotadas fuerzas Nacionalistas - totalizando 2 millones de efectivos - huirían a Taiwán el 7 de diciembre de 1949, estableciendo la nueva capital de la República de China en la ciudad taiwanesa de Taipéi. A partir de entonces, la República de China se redujo tan solo a las islas de Taiwán, Penghu, Quemoy y Matsu y a dos islotes en el grupo de islas Dongsha y Nansha.

La República de China Taiwán fue firmante de la Carta de las Naciones Unidas en San Francisco, California, el 26 de junio de 1945, ingresando como miembro pleno de la Organización y Miembro Permanente del Consejo de Seguridad. El 25 de octubre de 1971, mediante el voto favorable de 2/3 de los miembros de las Naciones Unidas fue aprobada la Resolución 2758 mediante la cual la República Popular China ocupó el puesto correspondiente a China en la ONU, con derecho a veto en el Consejo de Seguridad. A partir del acercamiento de Estados Unidos con la República Popular China en 1972 promovido por el globalista Henry Kissinger - el entonces Secretario de Estado de la Administración de Richard M. Nixon - la mayoría de los países del mundo, incluyendo a Estados Unidos, desconocieron diplomáticamente a la República de China Taiwán, trasladando sus representaciones diplomáticas de Taipéi a Beijín. Hoy solamente 12 países reconocen a la República de China Taiwan, los cuales, con excepción de la Santa Sede, reciben ayuda directa de Taipéi para su desarrollo. (7) Por otro lado, Beijín se ha asegurado que la República de China Taiwán no sea admitida a ninguna organización internacional. El caso más emblemático que evidencia la negativa influencia de la República Popular China en el ámbito internacional se materializó en la Organización Mundial de la Salud. Pese a que la República de China Taiwán ha enfrentado con marcado éxito la Plandemia del Virus Chino, la directiva de la OMS presidida por el eritreo marxista Tedros Adhanom, no la reconoce como nación miembro o asociada, por presiones directas de Beijín.

LA REPUBLICA DE CHINA TAIWAN

1950 - 2000

Chiang Kai-shek gobernaría la República de China Taiwán bajo ley marcial hasta su muerte en abril de 1975. Su hijo Chiang Ching-kuo, quien gobernó Taiwán entre 1978 y 1988, inició el tránsito hacia la democratización de la Isla nación, dejando sin efecto en 1987 la Ley Marcial establecida por su padre en 1949. Las reformas democráticas continuaron tras la muerte de Chiang. Su sucesor, Lee Teng-hui, el primer presidente de la República de China nacido en Taiwán, gobernaría hasta mayo de 2000. Bajo el liderazgo del Presidente Lee, Taiwán inició un proceso de “localización” en el que se promovió la cultura e historia taiwanesas en contraste con las políticas anteriores del Kuomintang que habían promovido la identidad con China. Esto ha llevado a que la mayoría de los ciudadanos taiwaneses hoy apoyen la independencia de Taiwán de todo vínculo con China, como se evidencia de la elección y reelección en el 2020 de la presidenta pro-independencia Tsai Ing-wen.

LA GUERRA FRIA Y LA REPÚBLICA DE CHINA TAIWÁN

Si bien los Estados Unidos reconocían a Chiang Kai-shek y a su partido Kuomintang como los legítimos representantes de toda China, el 6 de enero de 1950 el presidente Harry Truman anunció que Estados Unidos no intervendría en ninguna disputa en el Estrecho de Taiwán y no respondería militarmente a un ataque por la República Popular China, lo que deChiang Kai-shek vistiendo uniforme militar. Imagen de Dominio Público Chiang Kai-shek vistiendo uniforme militar. Imagen de Dominio Público hecho significaba “carta blanca” para la ocupación de la isla por China. Esa posición “neutral” de Washington pronto cambiaría como consecuencia de la invasión a Corea de Sur por tropas comunistas de Corea del Norte el 25 de junio de 1950, ejecutada con el apoyo material y humano de Moscú y Beijín. A las pocas horas de producirse la invasión comunista a Corea del Sur, el presidente Truman declaró la neutralidad del Estrecho de Taiwán, enviando a la Séptima Flota norteamericana a esas estratégicas aguas, poniendo a la República de China Taiwán bajo la protección norteamericana. En su mensaje sobre Taiwán emitido el 27 de junio de 1950, Truman recurrió a un lenguaje de advertencia dirigido a Beijín que hoy nuevamente adquiere plena vigencia en virtud de las continuas amenazas proferidas por las más altas autoridades del Partido Comunista y del Ejército Popular de Liberación de la República Popular China tras la visita de la Sra. Pelosi. En aquella ocasión, el presidente Truman declaró: “… la ocupación de Taiwan por fuerzas comunistas representaría una amenaza directa contra la seguridad del área del Pacifico y contra las fuerzas de Estados Unidos que ejecutan actividades legales y muy necesarias en esa área. Conforme a ello, he ordenado a la 7ª Flota reprimir cualquier ataque a Formosa.” Reviviendo lo ocurrido hace 72 años, el Comando de la 7ª Flota de Estados anunció el 6 de agosto pasado que el portaviones nuclear USS Ronald Regan y su Fuerza de Tarea permanecerían en aguas cercanas a Taiwán para vigilar y controlar los ejercicios navales y aéreos de China con munición real que se realizan en el Estrecho de Taiwán. Como vemos, la historia nuevamente se repite dando razón al presidente Truman cuando dijo que “la única cosa nueva en el mundo es la historia que no sabes”.

La Guerra de Corea concluiría con el armisticio firmado en Panmunjom el 27 de julio de 1953, el cual no fue aceptado por el entonces presidente de Corea de Sur Syngman Rhee, por lo que hasta el día de hoy existe técnicamente un “estado de Kim Jong-un, North Korean leader. File under Licence CCA. Attribution: www.kremlin.ruKim Jong-un, North Korean leader. File under Licence CCA. Attribution: www.kremlin.ruguerra” entre las dos Coreas que están separadas por una Zona Desmilitarizada que atraviesa la Península coreana de Oeste a Este, más o menos a lo largo del Paralelo 38. Para complicar aún más el ambiente conflictivo que enfrentamos, el dictadorzuelo de Corea del Norte, Kim Jong-un, ofreció enviar 100.000 “voluntarios” para apoyar la invasión de Rusia a Ucrania. Así lo informó el periodista Igor Korotchenko de la Televisión Estatal rusa (Canal 1) el pasado 5 de agosto, complementando su información diciendo “…si Corea del Norte manifiesta su deseo de cumplir con su obligación internacional de luchar contra el fascismo ucraniano, debemos permitirlo”. (8) Esta reciente información pareciera confirmar lo dicho por el jefe del MI6 británico, Richard Moore, quien alertó el pasado 19 de julio durante el Foro de Seguridad celebrado en Aspen, Colorado, que el esfuerzo bélico ruso en Ucrania estaba perdiendo empuje. En tal sentido se manifestó Richard Moore “…nuestro análisis indica que para Rusia será difícil disponer de hombres y material en las próximas semanas para su guerra en Ucrania.” (9)

LAS CRISIS EN EL ESTRECHO DE TAIWÁN

El armisticio que puso fin al conflicto entre las dos Coreas no significó el cese de conflictos armados en el Asia pues pronto se producirían enfrentamientos entre la República Popular China y la República de China Taiwán, en el marco de la Guerra Fría. Estos enfrentamientos que acontecieron como consecuencia de agresiones armadas de China serian inscritos en la historia como “Las Tres Crisis del Estrecho de Taiwán”.

Después de vencer en la Guerra Civil a los Nacionalistas, las prioridades de Mao Zedong con respecto a Taiwán eran:

1.- derrotar a Chiang Kai-shek;

2.- incorporar a Taiwán a la República Popular China bajo el principio de “Una Sola China” y

3.- ocupar el puesto de China en las Naciones Unidas que estaba bajo control de la República de China Taiwán.

A la ejecución de esta política se oponía la protección que Estados Unidos dio a Taiwán desde el comienzo de la Guerra de Corea en junio de 1950, compromiso que sería ratificado por el siguiente presidente de Estados Unidos, Dwight D. Eisenhower.

Al finalizar la Guerra de Corea, Beijín retomó sus prioridades geopolíticas bajo la estrategia de no atacar a Taiwán directamente sino a las pequeñas islas ocupadas por las fuerzas Nacionalistas en el Estrecho de Taiwán, ubicadas a pocos kilómetros de la costa continental de China. Esta estrategia suponía que Estados Unidos no intervendría en el conflicto siempre y cuando no se atacara directamente a Taiwán.

La Primera Crisis del Estrecho de Taiwán vio su inicio en agosto de 1954, cuando las tropas comunistas bombardearon las islas costeras y en diciembre ocuparon las islas Dachen que fueron desalojadas por las fuerzas Nacionalistas a instancias del presidente Eisenhower. Sin embargo, Chiang Kai-shek se negó a abandonar las islas Quemoy y Matsu, enfrentando el asedio comunista. En diciembre de 1954, Washington y Taipéi firmaron un Tratado de Seguridad Mutua que preveía la protección norteamericana de Taiwán y las Islas Pescadores, Quemoy y Matzu y en marzo de 1955, el presidente Eisenhower amenazó públicamente a China con el uso de armas nucleares si no interrumpía el asedio a Quemoy y Matsu, lo que obligó a Mao Zedong a suspender los ataques sobre las dos islas y a negociar una tregua con los Estados Unidos, que aceptó reunirse en Ginebra con representantes chinos para tratar el tema Taiwán. La Primera Crisis del Estrecho de Taiwán había concluido.

Para agosto de 1958, un frustrado Mao Zedong, ante la falta de resultados positivos en las conversaciones en Ginebra, reinició el bombardeo a las islas Quemoy y Matzu provocando así la Segunda Crisis del Estrecho de Taiwán. Los enfrentamientos entre las tropas comunistas y Nacionalistas continuaron durante tres semanas hasta que las fuerzas comunistas cesaron sus ataques en septiembre de 1958. El bombardeo por la República Popular China a Quemoy y Matzu continuaría de forma esporádica hasta diciembre 1979 cuando el presidente James Carter reconoció diplomáticamente a la República Popular China, se desconoció el gobierno de la República de China Taiwán y se abrogó el Tratado de Seguridad Mutua celebrado en diciembre de 1954, entre Washington y Taipéi. Mao había logrado su cometido.

La Tercera Crisis del Estrecho de Taiwán se produjo entre los meses de julio de 1995 y marzo de 1996 con motivo de los viajes al exterior del presidente taiwanés Lee Teng-hui, quien había iniciado una visita privada a Estados Unidos por invitación de su antigua casa de estudios, la Universidad de Cornell en Nueva York. Este viaje del presidente de Taiwán fue visto por Beijín como un intento de Lee Teng-hui de buscar apoyo a la declaratoria de independencia de Taiwán. En aquella ocasión Beijín, ante lo que consideró como una traición de su “rebelde provincia” de Taiwán, ordenó disparar “salvas de practica” de misiles balísticos tierra - tierra del tipo M9 con capacidad nuclear hacia Taiwán. Los misiles disparados cayeron en las aguas cercanas a puertos taiwaneses y uno de ellos paso por encima de la capital Taipéi, hundiéndose en el mar a 30 kilómetros de la costa. En respuesta a la agresividad desplegada por China, el presidente Clinton ordenó el mayor desplazamiento a Asia de unidades navales y aéreas de Estados Unidos desde la Guerra de Vietnam. En marzo de 1996 el Grupo de Batalla 5 liderado por el portaviones USS Nimitz, junto al buque anfibio de asalto USS Belleau Wood navegó por el Estrecho de Taiwán, lo que convenció a las autoridades de Beijín que Estados Unidos acudiría en ayuda de la República de China en Taiwán en caso de ser agredida.

Esperemos que la avisada presencia del Grupo de Tarea de la 7ª Flota norteamericana encabezada por el USS Ronald Regan, advierta a Beijín que toda acción bélica contra Taiwán recibirá apropiada respuesta.

Final primera parte.

© Ernesto Estévez. Caracas, 14 de agosto de 2022