Menu
20/05/2022
A+ A A-

Una frase de Yeats y el oscuro futuro.

El continuo comentario sobre la supuesta (¿o cierta?) pasividad del pueblo cubano ante la barbarie del régimen cubano, por más de 60 años, requiere de un profundo estudio.

En principio, es falso que los cubanos llevan más de 60 años dóciles ante la dictadura. Durante los años 60, y buena parte de los 70 y 80 el presidio político cubano y el fatídico paredón de fusilamientos no tuvieron descanso. Por miles se contaron unos y otros, la rebeldía fue acosada con una represión violenta, que nada tiene que envidiar a la vertiginosa de Stalin.

Mas una nueva generación tomó la antorcha y nunca se dejó de enfrentar al régimen, las prisiones nunca estuvieron vacías y Cuba tiene más prisiones que México, aunque este país tiene 10 veces más habitantes que Cuba.

El desencanto con los tonos marciales de la eterna revolución y la imagen del caudillo, que dicen está vivo, aunque sus cenizas reposan -cosa algo rara- en una gran piedra, como si temieran que las volvieran a quemar, ha llevado a cientos de miles de cubanos a abandonar el país.

Rutas de difícil caminar, mares de amenaza mortal, ríos de fatal cruce, son las vías de escape de una realidad insoportable. El país mal camina, con una población joven e infantil cada más inferior en número y una legión de mayores de 60 años resignados a mal vivir.... ese es el resultado real de 63 años de eso que, erróneamente, llaman revolución.

El poeta irlandés William Butler Yeats, premio nobel de literatura de 1923 y hombre de sabia visión decía: "un sacrificio demasiado largo puede hacer del corazón una piedra"!!! ¿Será esa la razón del pueblo cubano, agotado de la mala vida, sin esperanza, sin futuro, sin objetivos, ni planes reales de desarrollar una vida normal, con sus malos ratos y sus muchas alegrías? ¿El tan largo sacrificio de 3 generaciones está convirtiendo en piedra los corazones y solo vemos esperanza en la loca carrera de huir de la patria?

¿Tenía Yeats la razón en la Irlanda combatiente y abatida, y hoy eso se repite en Cuba?

Raúl Fernández Rivero

Caracas. Venezuela