Menu
08/08/2022
A+ A A-

¿De dónde sale el crecimiento?

Terminada la más reciente sesión del Parlamento, el pueblo continúa con su heroicidad en las colas, principalmente convencido de que “esto va para largo”.

Sin el análisis ni la aprobación del informe sobre el cumplimiento del Plan de la Economía en 2021 para avalar el anunciado 2% de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), ni del Plan 2022 que pronostica un aumento del 4%, concluyó la reciente sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Los máximos dirigentes de Cuba sostuvieron reuniones presenciales en el III Pleno del Comité Central del Partido Comunista (16 y 17 de diciembre), en las comisiones (18-19-20) de la Asamblea Nacional del Poder Popular y en su Octavo Período de Sesiones (21 y 22), en cuya clausura participó Raúl Castro, después de dos años de videoconferencias por las restricciones a causa de la COVID-19.

Durante una semana, el gobernante Miguel Díaz-Canel y el vicepremier Alejandro Gil prodigaron loas a las supuestas victorias sobre los enemigos de la Revolución, exoneraron a la Tarea Ordenamiento de la inflación galopante y justificaron la imposibilidad de elevar los salarios.

Para minimizar los errores en la conducción económica, tanto Gil como Díaz-Canel argumentaron que la inflación estaba extendida por el mundo debido a los cierres impuestos por la COVID-19. Pero resulta imposible olvidar que la crisis económica de la Isla ha tenido un incremento sostenido durante decenios, debido al fallido sistema totalitario que mantiene atadas las fuerzas productivas de Cuba.

Usualmente, en diciembre el Gobierno presentaba un informe sobre el cumplimiento del Plan de la Economía del año. En esta ocasión solo constan alusiones a correcciones y propósitos, y la afirmación de un crecimiento del PIB de alrededor del 2% en 2021, distante del 6% previsto.

Para el 2022 se planifica un crecimiento del PIB del 4%, sin que se haya presentado el plan detallado, que hay que buscarlo en el sitio web del Ministerio de Economía y Planificación. El documento subraya que con el crecimiento pronosticado se lograría superar las caídas de 2019 y 2020, pero no se alcanzarían los niveles de actividad de 2018.

Los sectores claves para la captación de divisas se desglosan en servicios turísticos ascendentes a 1,15 mil millones de dólares (484 millones más que en 2021), por la proyección de 2,5 millones de visitantes; servicios de salud, o sea la exportación de personal sanitario; y servicios de telecomunicaciones, con un incremento del 2%.

Las exportaciones de bienes por 2 235 MMD se concentrarían en níquel, tabaco, productos farmacéuticos (fundamentalmente vacunas) y azúcar, entre otros. Las importaciones alcanzarían 10,5 MMD y los pagos líquidos totalizarían 8,7 MMD, de ellos 1,3 para alimentos y 1,4 para combustibles.

Sin embargo, durante las intervenciones de diputados y las entrevistas a dirigentes, agricultores y trabajadores publicadas en los medios oficiales, se evidencian las limitaciones por los incumplimientos en el suministro de combustibles. La drástica reducción de las importaciones de materia prima y equipos para reposición y reparaciones obstruye la producción de las empresas estatales y los emprendimientos privados, por lo cual no se lograría la sustitución autóctona ni las exportaciones.

En el 58% de las inversiones priorizadas resalta el turismo, con 27 443 mil millones de pesos, la cifra más alta sin desglosar. Le siguen fábricas de cemento y acero, alimentos, programa de la vivienda y fuentes renovables de energía. Continúa el programa de los tres trasvases, la reanimación de la actividad ferroviaria, la modernización de la infraestructura portuaria, la reparación de embarcaciones y la adquisición de equipos especializados, la telefonía móvil y fija, el aumento de internet y el fortalecimiento de la ciberseguridad y el desarrollo de la biotecnología.

Por otro lado, los dirigentes intentaron acallar las quejas contra la Tarea Ordenamiento. Ellas estuvieron en el sustrato de las protestas del 11 de julio, que el Gobierno reprimió violentamente, y luego han continuado nutriendo los sentimientos de quienes no poseen dinero para comprar alimentos.

Justo ahora, pasada la sesión del Parlamento, el pueblo continúa con su heroicidad en las colas, principalmente convencido de que “esto va para largo”.