Menu
27/11/2021
A+ A A-

Soberanía en Cuba: ni siquiera alimentaria

Otra vez, con la construcción y puesta en marcha de varias plantas de granos, el Gobierno cubano ha quedado a la zaga.

El maíz, ahuyentado por la Tarea Ordenamiento, no llega a la nueva planta de secado de granos, construida en Bayamo en el marco del Proyecto de Desarrollo Rural Cooperativo en la Región Oriental (PRODECOR).

Los bajos precios de compra a los campesinos, los altos costos de los insumos y los servicios, la escasa entrega del paquete tecnológico (fertilizantes y plaguicidas) y la falta de combustible neutralizaron los beneficios de la planta, que había eliminado el secado de los granos al borde de las carreteras y en los techos de las casas. Ante los incumplimientos de los contratos, los campesinos han aprovechado la posibilidad de vender a precios de mercado. La realidad se impone a la economía centralizada socialista.

La agricultura, declarada como sector estratégico, es la mayor evidencia del fracaso de las 63 medidas de la agroindustria y las decenas de medidas para las empresas estatales socialistas, adoptadas por el Gobierno en el marco de su Nueva Política Económica. El objetivo de eliminar las trabas no se está logrando, precisamente por la nueva red tejida por esas medidas, las autolimitaciones de los directivos y la desconfianza de los productores.

Una muestra fehaciente de ello es la planta de secado de granos de la provincia Granma (60 toneladas/día), que desde enero a octubre de 2021 solo había recibido 820 toneladas de maíz entregadas por 80 cooperativas. Con una capacidad anual de 18 000 toneladas, luego de su puesta en marcha en julio de 2020, la planta procesó 5 000 toneladas de maíz para consumo animal, según informó el periódico Granma.

La construcción de la planta fue motivo de reportajes de la televisión y la prensa escrita que resaltaron los esfuerzos gubernamentales y soslayaron la envergadura de la cooperación internacional que propició la inversión y fomentó el desarrollo agrícola de las zonas más pobres y atrasadas de Cuba.

El Proyecto de Desarrollo Rural Cooperativo en la Región Oriental se extendió de septiembre de 2013 a marzo de 2021. Con un costo total de 45,3 millones de dólares, PRODECOR ha beneficiado a 157 cooperativas (CCS, CPA y UBPC) dedicadas al cultivo de maíz y/o frijol.

A las cooperativas se entregaron equipos e insumos valiosos como sistemas de riego, tractores, arados, chapeadoras, neumáticos para tractores, camiones, baterías, implementos de tracción animal y carretas para bueyes.

En ese marco, cuatro plantas de secado y beneficio de granos se construyeron. En Holguín la planta deberá empezar a procesar la cosecha de frijol de la campaña de invierno; en Las Tunas se previó las pruebas en vacío el 10 de diciembre. Por su parte, la planta de Santiago de Cuba, la más grande de todas (120 ton/día), debería estar concluida hacia finales del mes de diciembre, según el Informe de la Misión Final de PRODECOR.

En el artículo “Granos sueltos en la cadena productiva del maíz”, de Granma, se critica a los campesinos beneficiados por PRODECOR debido a la baja entrega de maíz y que el 40% de las tierras se haya destinado a otros cultivos, para concluir que es preciso organizar mejor y con prontitud el proceso de siembra y cosecha del maíz, así como ajustar los eslabones sueltos de la cadena productiva y de comercialización.

Por su parte, el productor de maíz Manuel Garcés Rosales aseguró que aún hay mecanismos enrevesados y varios cabos sueltos. Jorge Suárez Arévalo, vicepresidente de la cooperativa Ulises Góngora Varela de Bayamo, opinó que es complejo exigirles a los productores las ventas a la industria, cuando los cálculos demuestran que las cuentas no siempre dan.

El delegado de la Agricultura, Alexander Rojas, explicó que este año se sembró mucho maíz en la provincia, pero no se contó con el respaldo de los paquetes tecnológicos, y eso influyó en que los rendimientos no alcanzaran la tonelada por hectárea y en que una parte de los granos no se cosechara.

Otra vez el Gobierno cubano ha quedado a la zaga, cuando la hambruna animal y humana acecha.

Tomado de: Cubanet