Menu
15/05/2021
A+ A A-

El congreso del Partido Comunista ante la COVID-19

Mientras la clase partidista cubana prepara su próximo congreso, los casos de coronavirus y la escasez de alimentos no dejan de aumentar en toda la Isla.

 

Solo unos días antes del VIII Congreso del Partido Comunista de Cuba, La Habana supera el 50% del total de casos de COVID-19 del país, con un auge sostenido que requiere nuevas medidas para procurar el control.

Después de un año de abnegada labor, el personal de Salud no ha tenido apreciables incrementos salariales ni recibe ya aplausos a las 9:00 de la noche. Tampoco se le facilita comprar alimentos para evitar las colas.

Actualmente en la Isla circulan cinco variantes y seis patrones mutacionales del virus, incluidas las cepas identificadas en Reino Unido, California y Sudáfrica. La entrada de viajeros a fines de 2020 ocasionó la reversión del sostenido descenso de casos diarios de coronavirus, logrado a pesar de las condiciones habitacionales e higiénico-sanitarias adversas y las inevitables colas para adquirir productos de primera necesidad.

Durante una reunión del Grupo Temporal para la Prevención y Control de la COVID-19, encabezada por el gobernante Miguel Díaz-Canel, el ministro de Salud Pública, José Ángel Portal, desglosó una propuesta de medidas para adoptar en La Habana, simulares a las establecidas durante el cierre de 2020.

La Dra. María Guadalupe Guzmán, directora de Investigación y Diagnóstico del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK), presentó los resultados de un estudio que constata el aumento paulatino de otras variantes del coronavirus SARS-CoV-2 en la Isla. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las cinco variantes y los seis patrones mutacionales identificados en Cuba se asocian con una mayor transmisibilidad y virulencia de la COVID-19.

Por su parte, el primer secretario del Partido Comunista en la capital cubana, junto al gobernador de La Habana, plantearon este 6 de abril la necesidad de un control más estricto de los ingresos domiciliarios y las indisciplinas epidemiológicas en los centros laborales, así como la falta de cuadros en la Atención Primaria de Salud y de idoneidad en algunos responsables, constatadas en una reunión del Consejo Municipal de Arroyo Naranjo, según Habana Noticiario.

En el casco histórico de la capital, maquillado para celebrar el 500 aniversario de su fundación, la COVID-19 se extendió por los 15 municipios, pero con mayor cantidad de casos en Arroyo Naranjo, Habana Vieja, Centro Habana, Diez de Octubre, Cerro, Marianao, Guanabacoa, Habana del Este y San Miguel del Padrón. Allí, en 62 años de “Revolución”, creció el hacinamiento en las barbacoas o entrepisos de añosos y superpoblados edificios que, sin mantenimiento constructivo, se derrumban por aguaceros y ciclones. Y allí también hay escasez de agua potable y deficientes conductos de desagüe, con los que vive un pueblo que hace colas para alimentar a sus hijos.