Menu
27/02/2021
A+ A A-

EL ESCAMBRAY

Llegaron a haber miles de alzados a través del país luchando por seis años. La mayoría se concentró en las montañas del Escambray” (“Cuba Mito y Realidad. Testimonio de un Pueblo” Juan Clark, pag. 103)

 

                                                             CAPITULO I

                                              - SURGE DE LA DISIDENCIA -

                                                             1959 - 1960

     Desde el triunfo mismo de la Revolución, al producirse la huida de Fulgencio Batista en las primeras horas del 10 de enero de 1959, comenzó a manifestarse la disidencia contra Fidel Castro y su proyecto autoritario. El primer alto cargo en apartarse del recién instalado Gobierno Revolucionario fue el Primer Ministro designado José Miró Cardona, un antiguo profesor de Fidel Castro en la escuela de Derecho de la Universidad de La Habana. Miro Cardona, quien renunciaría al gobierno el 13 de febrero de 1959, justificó su dimisión aludiendo no poder ejercer su cargo “…cuando otro lo hace por mí desde detrás de un micrófono”. Aunque Miró Cardona seria designado embajador de Cuba en España y Washington, este tomaría la vía del exilio en el invierno de 1960, siendo seleccionado por la Agencia Central de Inteligencia CIA como presidente del Consejo Revolucionario Cubano, una suerte de junta de gobierno en el exilio que se trasladaría a Cuba una vez que la Brigada de Asalto 2506 consolidara su posición en suelo cubano durante la invasión de Playa Giron en abril de 1961. A Miró Cardona le seguiría en junio el jefe de la Fuerza Área Revolucionaria y piloto personal de Fidel, Pedro Luis Diaz Lanz y, un mes después, el propio presidente designado por Fidel Castro, Manuel Urrútia Lleó, quien se asilaría en la embajada de Venezuela en La Habana. El presidente Urrutia sería sustituido por Oswaldo Dorticos Torrado quien ejercería la presidencia hasta 1976 cuando fue sustituido por Fidel Castro al este asumir como jefe de estado y de gobierno, al amparo de la Constitución promulgada ese año. Oswaldo Dorticos moriría por propia mano en 1983.

     En octubre de ese año de 1959, se produciría la renuncia del primer cuadro de importancia dentro del Ejército Rebelde cuando el comandante Huber Matos, jefe de la guarnición de la provincia de Camagüey, renunciara a su cargo - junto con todos sus oficiales - en protesta por la infiltración comunista en el gobierno cubano promovida por Raúl Castro y el argentino Ernesto Guevara. El comandante Matos pasaría 20 años de su vida en presidio acusado de sedición. Coincidiendo con el arresto de Huber Matos, otro histórico de la Revolución, el comandante Camilo Cienfuegos Gorriaran, quien era blanco de los celos de Raúl y la desconfianza de Fidel Castro debido a su innegable popularidad con el pueblo cubano, moriría el 28 de octubre de 1959 en un supuesto accidente aéreo durante su regreso a La Habana después de arrestar al comandante Matos.

              Foto: Comandante Camilo Cienfuegos, desaparecido en un misterioso y aun no  esclarecido accidente de aviación.

Ese presunto accidente, atribuible en primera instancia al mal tiempo en la ruta del vuelo, dejó muchas dudas pues no se recibió llamada alguna de auxilio del piloto, la visibilidad en la ruta Camagüey - La Habana estaba despejada y nunca se encontraron restos del Cessna 310C Siglas FAR-53, ni los cuerpos de Camilo Cienfuegos, su piloto Luciano Fariñas - quien tenía más de 2,000 horas de vuelo acumuladas - o del escolta Félix Rodríguez. Una de las versiones sobre la muerte de Camilo Cienfuegos que fue suministrada por el comandante del Segundo Frente Nacional del Escambray Lázaro Asencio precisa que el avión FAR-53 fue derribado por un caza Sea Fury de las Fuerza Aérea Revolucionaria por orden directa de Fidel Castro transmitida por el comandante Félix Torres, quien posteriormente seria uno de los verdugos de los alzados en el Escambray.       

     Comenzando el año 1960, se manifestaría abiertamente la oposición activa contra el gobierno revolucionario por parte de los estudiantes, los sectores políticos, campesinos y de los miembros del ejército rebelde. En el mes de febrero, en rechazo a la visita a Cuba del Vice Primer Ministro soviético Anastas Mikoyan, se produjo una importante manifestación de estudiantes universitarios en el Parque Central de La Habana.

Esa manifestación, en la que participó mi hermano mayor junto a su compañero de escuela Virgilio Campaneria Àngel quien sería fusilado un año más tarde en la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña por el asesino argentino Ernesto Guevara, fue desbandada por la fuerza pública y sus organizadores detenidos. La rebeldía estudiantil se manifestaría a partir de entonces de forma clandestina con la participación de los jóvenes en organizaciones opositoras al régimen que ejecutaban acciones de sabotaje y desestabilización, como fue la quema de la habanera tienda por departamento “El Encanto” ocurrida el 13 de 1961. Entre los grupos disidentes destacaron el Directorio Revolucionario Estudiantilde orientación católica, liderado por el universitario Alberto Muller, quien junto a su hermano Juan Muller, purgaría condena en la prisión de Isla de Pinos. En el sector político, a finales de 1959 y comienzo del año 60, se crearon el Movimiento de Recuperación Revolucionaria MRR, liderado por quien sería el jefe político de la Brigada de Asalto 2506 durante la Invasión de Playa Giron, Manuel Artime; el Movimiento Revolucionario del Pueblo MRP y el Movimiento 30 de Noviembre  fundado por David Salvador Manso. En junio de 1960,entró en escena la organización Frente Revolucionario Democrático constituido en México con la participación de Manuel Artime, Jose Ignacio Rasco, Manuel Antonio de Varona Loredo y Aureliano Sánchez Arango, todos ellos para entonces en el exilio. Esta organización se transformaría el 20 de marzo de 1961 en el Consejo Revolucionario Cubano, órgano político de la Brigada de Asalto 2506 durante la Invasion de Playa Giron.

     Para comienzo de 1960, la Agencia Central de Inteligencia CIA de los Estados Unidos había creado un grupo de acción integrado por exiliados cubanos que emprendió la ejecución de actos de sabotajes dentro de Cuba, sobre todo a nivel urbano y realizó atentados contra dirigentes revolucionarios. Este grupo de acción llamado Operación 40 sería responsabilizado por el gobierno cubano de la voladura del buque La Coubre ocurrida el 4 de marzo de 1960 en el Puerto de La Habana mientras imprudentemente se descargaban, bajo orden directa de Raúl Castro, armas y municiones procedentes de la Fabrique National Herstal en Bélgica. Estos grupos “contrarrevolucionarios” obtenían ayuda y financiamiento desde el exterior, sobre todo de las agencias de inteligencia norteamericanas y del propio exilio, el cual, para finales de 1960, ya contaba con cerca de 700.000 cubanos radicados fundamentalmente en el estado de Florida.       

      También para finales de 1959 comenzaron las deserciones de miembros del Ejército Rebelde quienes se oponían a la traición castrista a los principios democráticos que habían inspirado la lucha contra Batista. Uno de los primeros en alzarse fue el capitán Manuel Beatón quien el 12 de noviembre de 1959 atentó contra el comandante y miembro del Estado Mayor del Ejército Rebelde Cristino Naranjo, dándole muerte a él y a su escolta. Beatón sería capturado y sumariamente ejecutado. Al capitán Beaton lo seguirían otros oficiales rebeldes que se alzarían en armas en 1960 en las 6 provincias cubanas junto a campesinos que se negaban a que sus tierras fueran confiscadas como ordenaba la Ley de Reforma Agraria promulgada en La Plata, Sierra Maestra, el 17 de mayo de 1961.

      
Foto: Milicianos desfilando en las calles de La Habana.

 

El descontento que comenzaba a manifestarse en el Ejército Rebelde obligó a Castro el 16 de octubre de 1959 a crear oficialmente las milicias revolucionarias, formadas a nivel de los centros de trabajo, las que recibieron entrenamiento en orden cerrado y uso de armas por parte de miembros del ejército y de la policía.  Muchos de los que se incorporaron a las milicias no habían participado en la lucha contra Batista y ahora en las milicias veían su gran oportunidad de convertirse “revolucionarios. Pero la creación de este cuerpo paramilitar no sería suficiente para controlar el creciente descontento que se evidenciaba entre la población cubana y a la vez neutralizar los actos de sabotaje y terrorismo urbano que se sucedían a diario.

Por ello, el 28 de septiembre de 1960, se crearon a nivel de los  barrios citadinos y en los pueblos de toda Cuba los llamados Comités de Defensa de la Revolución o CDR, verdaderosaparatos de vigilancia y espionaje vecinal - muy parecidos a los existentes en otros países del campo socialista - integrados por los residentes de cada cuadra y destinados   a ejercer un rígido control de la población, sin importar que se espiaba y denunciaba a los vecinos de toda la vida. Esa nueva manifestación de represión castrista fue contestada de forma resonante por los miembros de la                    resistencia en la Capital cubana quienes hicieron estallar varios petardos ese día en señal de desafío al nuevo            intento de sometimiento de los cubanos. Como nos dice Juan Clark en su libro “Cuba Mito y Realidad. Testimonios de un Pueblo”, pag.98,

“No por coincidencia, durante el discurso pronunciado por Castro esa noche del 28 de septiembre de 1960, estallaron varios petardos, de los cuales hizo referencia en su alocución”     

     A la creación de las milicias y los CDR siguió la promulgación de leyes draconianas que castigaban severamente a los que fuesen capturados combatiendo o conspirando contra el estado haciéndose más violentos y brutales los métodos represivos empleados por la Seguridad de Estado o G-2 en sus centros de reclusión o en las cárceles.

     El 16 de diciembre de 1960 Fidel Castro, quien veía a la Iglesia Católica cubana como un peligro para su intención de insertar a Cuba en el bloque comunista, declaró que “ser anticomunista es ser contrarrevolucionario”. Esta manifestación inequívoca del rumbo totalitario que tomaba el proceso revolucionariomarcó el inicio de la persecución a la Iglesia Católica que implicó la ocupación y confiscación de sus escuelas y centros educativos y la prohibición de la celebración de actos de culto en público. El ensañamiento frontal contra la Iglesiavendría después de la derrota de Playa Giron cuando muchos sacerdotes y obispos fueron encarcelados y vejados, entre ellos el arzobispo de Santiago de Cuba Enrique Pérez Serrante quien le salvara la vida a Fidel y Raúl Castro después del ataque al Cuartel Moncada el 26 de julio de 1953.                      

 

Imagen: Titular del diario Prensa Libre, Guatemala, reseñando la expulsión de los sacerdotes de Cuba.

 

No obstante, el zarpazo final aconteció el 17 de septiembre de 1961 - el mismo día de mi salida de Cuba - cuando 136 religiosos fueron expulsados de Cuba y puestos a bordo del buque español “Covadonga” con destino a España, incluyendo al entonces obispo auxiliar de La Habana, monseñor Eduardo Boza Mas Vidal, quien terminaría sus días en Venezuela como obispo auxiliar de Los Teques, Venezuela.     

 

                                                            CAPITULO II

                                                            LA GUERRA

                                                             1960 - 1966

                                                                                          

       “La Escambraica Sierra”, como la refirió José Martí en su poema “10 de octubre” fue el escenario principal de la moderna gesta heroica ejecutada por los herederos de los mambises que un siglo antes habían tomado el camino de la manigua para luchar por la libertad de Cuba. El Escambray - o Macizo de Guamuhaya como era conocido por los indígenas precolombinos que habitaban la zona - es el tercer sistema montañoso de importancia en la Isla de Cuba después de la Sierra Maestra, ubicada en el extremo oriental de la Isla, y del sistema montañoso de Guaniguanico, en el extremo occidental, en la provincia de Pinar del Rio, que incluye la Sierra del Rosario y la Sierra de los Órganos. El Escambray se ubica en la parte centro-sur de la Isla, en las actuales provincias de Villa Clara, Santi Spíritus y Cienfuegos, con su punto más alto cercano a los 1.140 metros de altura y una extensión de 80 kilómetros de este a oeste y de norte a sur. Ese sistema montañoso se caracteriza por sus hondos valles, tupida vegetación, abruptas quebradas, grandes sistemas de cuevas y su cercanía a importantes centros urbanos como son las ciudades de Trinidad, Cienfuegos y Santa Clara.

    Durante la lucha guerrillera contra Fulgencio Batista (1956 - 1958) este sistema montañoso ubicado en la antigua central provincia cubana de Las Villas fue el teatro de operaciones del llamado Segundo Frente Nacional del Escambray integrado por cuadros del Directorio Revolucionario 13 de Marzo - cuyos integrantes asaltaron el Palacio Presidencial en La Habana el 13 de marzo de 1957 - y por guerrilleros del llamado Frente Nacional liderado por el comandante Eloy Gutiérrez Menoyo. De las montañas del Escambray surgieron las acciones militares que llevaron a la toma en diciembre de 1958 de las estratégicas ciudades villareñas de Santa Clara, Trinidad y Cienfuegos y sus combatientes fueron los primeros rebeldes en arribar a La Habana tras la huida de Batista. Los hombres del Segundo Frente Nacional del Escambray entraron en conflicto con Fidel Castro desde el comienzo mismo del triunfo de la Revolución pues se oponían a la pretensión hegemónica del Movimiento 26 de Julio, lo que en corto tiempo llevó a que muchos de sus líderes fueran encarcelados o ejecutados, como fue el caso del comandante Eloy Gutiérrez Menoyo quien pago 22 años de cárcel y del comandante Jesús Carrera Zayas que fue fusilado por orden del argentino Ernesto Guevara el 11 de marzo de 1961 junto a su compañero de lucha contra la dictadura de Batista, el comandante William Morgan. Otros integrantes del Segundo Frente Nacional del Escambray se plegarían al liderazgo de Fidel Castro, como fue el caso del comandante Faure Chomón, quien sería designado embajador de Cuba en la URSS.      

     Las primeras manifestaciones de insurgencia contra el gobierno fidelista que causaron preocupación y alarma, se produjeron a mediados de 1960. Los alzados provenían fundamentalmente de elementos desafectos del Ejército Rebelde que contaban con el apoyo del campesinado que veían los ideales por los que habían luchado contra Batista traicionados por Fidel Castro, su hermano Raúl y el argentino Ernesto Guevara. Principalmente privaba en estos modernos mambises su rechazo al alineamiento de Cuba en la esfera soviética que se había iniciado formalmente con la visita a Cuba de Anastas Mikoyan en el mes de febrero de 1960. En su inicio, los movimientos guerrilleros anti fidelistas recurrieron a la misma estrategia exitosa usada en la Sierra Maestra contra Batista mediante la cual se enfrentó a un ejército desmoralizado, que no peleaba y que estaba guiado por un gobierno impopular. No obstante, en la Cuba de 1960 otra estrategia hubiese sido más eficaz como pudo haber sido un golpe de estado militar, pues, según nos dice Juan Clark en su libro “Cuba Mito y Realidad. Testimonios de un Pueblo”, “… la nueva realidad (en Cuba)era totalmente distinta a la anterior, tanto desde la dimensión política como la militar.” Estos alzamientos se evidenciaron principalmente en la Sierra del Escambray, aunque en otras zonas de Cuba se manifestaron importantes brotes de rebeldía armada, sobre todo en la Sierra de Los Órganos en la occidental provincia de Pinar del Rio, donde, desde el mismo 1959, hombres como el cabo del ejército constitucional Luis Lara, Pastor Rodríguez Roda alias “Cara Linda”, Noel Domínguez, Pedro Sánchez Figueredo y Esteban Márquez Novo pagarían con sus vidas su lucha por salvar a Cuba de la oscuridad tiránica que se cernía sobre ella. Para octubre de 1960, se estimaba que existían en toda la Isla cerca de 1.000 hombres alzados contra el Gobierno Revolucionario, cifra que era muy superior al número de efectivos con la que contaba Fidel después de su primer año en la Sierra Maestra. Sin embargo, ese número aumentaría durante los 5 años restantes que duró la lucha - la más larga y sangrienta en Cuba desde la Guerra de los Diez Años (1868 -1878) - hasta llegar a 6.000 guerrilleros, según las propias estimaciones de Raúl Castro.

     En la provincia de Matanzas se alzaron Evelio Peña y el “Pichi” Catalá, que fueron enfrentado por 26,000 milicianos enviados por Castro a someter a los cerca de 50 grupos de guerrilleros alzados en la pequeña provincia matancera. Mas al oeste, en los llanos al norte de Las Villas, entre los pueblos de Coralillo y Sagua La Grande, se batieron 200 guerrilleros al mando de Agapito Rivera y del legendario Margarito Lanza “Capitán Tondique”, quien sería fusilado por orden del comandante Víctor Dreke en febrero de 1962 al ser capturado después de un enfrentamiento de tres días con miles de milicianos que lo rodearon a él y a sus hombres en un cañaveral al que le prendieron fuego. En el frente sur de Las Villas, cerca de la ciudad de Cienfuegos, combatieron también cerca de 200 guerrilleros liderados por el sargento del Ejército Rebelde Carlos González Gandica.  

 

                                                                               Foto: Margarito Lanza, el "Capitán Tondique".

 

     La lucha en El Escambray se inició con el alzamiento del comandante Plinio Prieto acompañado de los capitanes Porfirio Ramírez Ruiz, Clodomiro Miranda, Bernardo Corrales, Sinesio Walsh, Jose Palomino Colon y Angel Rodríguez del Sol quienes recibieron armas del entonces gobernador de la Provincia de Las Villas, el médico Orlando Bosch, quien en 1976 seria imputado en Venezuela por la voladura del vuelo 455 de Cubana de Aviación. Estos héroes de la lucha por la libertad de Cuba fueron capturados junto al líder obrero Gerardo Fundora por una delación y sumariamente fusilados el 12 de octubre de 1960 por orden del comandante Félix Torres, el mismo que habría ordenado el derribo de la avioneta que transportaba al comandante Camilo Cienfuegos.Hombres como Osvaldo Ramírez, Tomas Pérez Diaz (Tomas San Gil) y Cheo León seguirían la lucha en el Escambray, también encontrando la muerte en combate o por fusilamiento entre abril de 1962 y febrero de 1963. Especial mención merece Zoila Almeida, conocida como “La Niña del Escambray”. Esta joven villareña se incorporó a la lucha contra batista luchando en el Segundo Frente Nacional del Escambrai y participando en la toma de Santa Clara por tropas rebeldes en diciembre de 1958 al mando del argentino Ernesto Guevara. En 1961, desilusionada por los que consideraba la traición de Fidel a los ideales libertarios de la Revolución, Zoila Almeida se alzó en el Escambray junto a su esposo Manolo Manzo de la Guardia, luchando contra las milicias castristas hasta que ella y su esposo, junto a otros combatientes, fueron apresados debido a una traición el 9 de marzo de 1964.  Su esposo y los otros apresados fueron ejecutados en La Cabaña en junio de 1964 y Zoila fue condenada a 30 años de presidio.            

     Los alzados en el periodo 1960 - 1966 eran en su gran mayoría excombatientes revolucionarios y campesinos de origen humilde, quienes mantenían una coordinación con los elementos de la resistencia urbana. Lamentablemente la falta de armamento apropiado fue una de las razones que limitó su accionar y aunque desde los Estados Unidos hubo intentos de suministrarles armas y pertrechos, la mayoría de esos envíos cayeron en mano de las milicias castristas. Esta carencia de recursos contrastó con la gran disponibilidad de armamento que Fidel recibía de los países de la Cortina de Hierro, lo que permitió, junto con el despliegue de cerca de 80,000 milicianos y soldados, la neutralización de los guerrilleros mediante una política que se denominó “la limpia del Escambray”, laque se cumplió en dos fases; la llamada“primera limpia” cumplida a pocas semanas antes de la Invasion de Playa Giron, y la “Segunda limpia” culminaría exitosamenteel 10 de octubre de 1966 con la captura en la provincia de Oriente del último de los alzados de nombre José Rebozo Febles, quien correría con suerte pues fue condenado a 30 años de prisión y liberado a finales de 1979.Durante las operaciones antiguerrilla, las tropas castristas peinaban un área o cuadrante donde la inteligencia les había informado sobre la presencia de guerrilleros, desplazándose literalmente hombro a hombro y ejecutando sumariamente a cualquiera que fuese encontrado en su camino.

 

 

 

Foto: Tropas castristas durante las operaciones de la "Limpia del Escambray".

 

 

Agapito Rivera, uno de los campesinos alzados en la zona norte de la provincia de Las Villas que logró sobrevivir la lucha para cumplir 25 años de presidio en Cuba, declaró al respecto,

“Romper esos cercos era terrible, suicida”, recuerda un Agapito Rivera uno de los alzados en Escambray. Las milicias se alineaban prácticamente hombro con hombro y los rebeldes tenían que tratar de salirse por lo que esperaban que fuera el punto más débil de la línea.

     Ante el apoyo que recibieron los alzados de los campesinos de la zona de guerra, Fidel Castro reinicio la criminal política de reconcentración que había empleado en 1896 el Capitán General español Valeriano Wayler. Ello implicó que los pobladores de las zonas de operaciones guerrillera, los familiares de los alzados o cualquiera que fuese sospechosos de simpatizar con los rebeldes, fueran desalojados de sus tierras y viviendas y trasladados por la fuerza a la lejana provincia de Pinar del Rio y a la vecina Camagüey, donde se les forzó a construir asentamientos rurales. Tan activa estuvo la guerrilla en El Escambray durante el año de 1960 que cuando la Agencia Central de Inteligencia CIA comenzó a proyectar la operación paramilitar de desembarco de exiliados en Cuba, el plan de acción inicial denominado “Plan Trinidad” contemplaba el desembarco por la ciudad costera de Trinidad de 400 hombres con el propósito de dirigirse a la cercana Sierra del Escambray para coordinar y ampliar la lucha guerrillera contra Castro que allí se desarrollaba. El “Plan Trinidad” evolucionaria hacia la llamada “Operación Plutón” y al “Plan Zapata” que llevó al desembarco el 17 de abril de 1961 de 1.400 hombres que integraban la Brigada de Asalto 2506 en Playa Giron y Playa Larga en la Bahía de Cochinos, ubicada en la Ciénega de Zapata. No obstante, la opción de una retirada táctica hacia el Escambray por los hombres de la Brigada de Asalto 2506 dado el caso que no se logrará consolidar la invasión, siempre estuvo en la mente de los planificadores militares, sobre todo en la del presidente Kennedy quien daba por hecho que esa alternativa formaba parte de la “Operación Plutón”. Hay que agregar que después de la debacle de Playa Girón, en la provincia de Oriente se contabilizaban cerca de 600 alzados que continuaron enfrentado al régimen castrista hasta que fueron literalmente cazados y exterminados como animales, siendo capturado el último de ellos, José Rebozo Febles, en octubre de 1966.

     Fidel Castro no solo dispuso de armamento e ingentes recursos económicos para enfrentar el peligro que para su régimen representaban los guerrilleros anticastristas, pues también le fue suministrado por los soviéticos apoyo sobre el terreno de especialistas antiguerrilla. Según nos narra el ex agente del G-2 cubano Juan Vives en su obra “Los Amos de Cuba” (Buenos Aires, Emencé 1982, págs. 98 - 100) 400 especialistas antiguerrillas soviéticos arribaron a Cuba el 13 de enero de 1961 bajo el mando del teniente coronel del Ejército Soviético Anastas Grigorich y del teniente coronel de la KGB Valentín Trujanov. Estas tropas especiales establecieron su centro de operaciones en la localidad villareña de El Condado, cerca de la ciudad de Trinidad, ubicada al pie de monte de la Sierra del Escambray, entrenando a las tropas castrista y asistiendo en las operaciones antiguerrilleras.  Entre septiembre de 1960 y marzo de 1961, la CIA intentaría 68 misiones de abastecimiento aéreo a la guerrilla en el Escambray realizadas por pilotos cubanos que volaban desde la base “Rayo” en Guatemala, calculándose que solo el 10% de los suministros arrojados desde el aire llegaron a manos de los insurgentes. Todas estas operaciones “negras” con respecto a Cuba, la CIA las llevaba a cabo bajo la mayor reserva para evitar que se pudiese conectar a los Estados Unidos con su autoría. Como se refiere en la obra de Nestor T. Carbonell “And the Russians Stayed - The Sovietization of Cuba” (William Morrow and

Company Inc, New York, 1989, pag. 125),

Durante este riesgoso periodo, la posibilidad de negación era la regla. Resultaba vital poder negar la participación de los Estados Unidos (negación plausible) a cualquier costo sin importar las consecuencias. Por ello, los asesores de la CIA les informaban a los pilotos cubano que volaban las misiones de abastecimiento a Cuba que, si se veían obligados a realizar un aterrizaje de emergencia en la Base Naval de Guantánamo, ¡las autoridades de la Base los entregarían a las autoridades cubanas! Ferrer (capitán Eduardo B. Ferrer líder de los pilotos cubano) y sus colegas quedaron atónitos con esta advertencia, lo que los hizo pensar si no tendrían dos enemigos en vez de uno”                          

    Los grupos que enfrentaban a Castro en el campo y en las ciudades confrontaron dos problemas que afectaron su eficacia: la falta de coordinación en su accionar causada por los enfrentamientos políticos e ideológicos entre los distintos grupos anticastristas, algunos de los cuales supeditaban su accionar al control de los norteamericanos, y la infiltración por los servicios de inteligencia del régimen cubano. En todo caso, para marzo de 1961, el régimen castrista consideró que había logrado la limpieza de El Escambray, pero ese sentimiento triunfalista seria efímero.

     Después de su triunfo indiscutible en Playa Giron que ciertamente le dio un aura de invencibilidad a nivel interno y externo, Fidel arrecio contra la disidencia interna publicando la llamada Ley 988. Mediante este draconiano estatuto se procedió a la confiscación de las propiedades de los alzados y se autorizó su ejecución sumaria al momento de ser capturados. La realidad represiva que se vivió en Cuba después de la derrota de la Brigada 2506, hizo que disminuyera el apoyo material de la población a los grupos irregulares ante el temor de ser detenidos como contrarrevolucionarios y sometidos a toda clase de atropellos y sanciones. Al respecto Juan Clark nos dice en la página 107 de su libro Cuba Mito y Realidad. Testimonios de un Pueblo:

 

“Aproximadamente 4.000 guerrilleros y sus colaboradores, la mayoría de extracción campesina, murieron en esta lucha. Los alzados, especialmente en su segunda etapa (posterior a Playa Giron) apenas contaron con el apoyo del exterior del país. Tampoco pudieron contar de forma sustancial con el crucial apoyo material proveniente de las ciudades como disfrutara Castro en su etapa insurreccional, debido a la masividad y efectividad del aparato represivo, el cual utilizo contra ellas desde la guerra psicológica hasta la tortura física y los abundantes fusilamientos.”     

Sin embargo, la lucha prosiguió por 5 años más en su segunda etapa, ahora apoyada fundamentalmente por el campesinado de la región que rechazaba virulentamente las expropiaciones de sus tierras por parte de los comisarios políticos del Instituto Nacional de Reforma Agraria INRA. Pese a las expectativas de La Habana, la insurgencia contra el régimen castrista continuo sin tregua en las 6 provincias cubanas donde la persecución y el acoso fue despiadado. Los fusilamientos estaban a la orden del día y en muchas ocasiones se ejecutó a líderes guerrilleros después de estar en cautiverio por más de dos o tres años. Durante la ofensiva castrista contra la guerrilla que recibió el propagandístico nombre de Lucha Contra Bandidos o LCB, se efectuaron ejecuciones públicas dejando los cadáveres de los guerrilleros muertos en las poblaciones rurales con el propósito que sirvieran de escarmiento a aquellos que ayudaban a esos guerreros. Los alzados operaban en grupos de 20 o 30 hombres, aunque algunos contaron con 200 guerrilleros quienes formaron alianzas con otros alzados como fue el caso del Frente Revolucionario Unido del Escambray.

     La heroica resistencia contra el castrismo librada en El Escambray y en otras zonas de Cuba comenzó a ceder espacios motivado a la implacable persecución que las fuerzas del gobierno, estimadas entre 60.0000 y 100.000 milicianos y tropas antiguerrilleras que mantenía en jaque a los rebeldes, cuyos desplazamientos eran constantemente delatados por los informantes que se habían infiltrado en sus filas. Por otra parte, el terror desatado contra aquellos que los apoyaban fue minando su accionar pues ya no eran tan frecuente la ayuda y apoyo recibido de las ciudades y pueblo vecinos sobre todo a partir de 1962, cuando la comida fue racionada en Cuba. Después de Bahía de Cochinos, los norteamericanos interrumpieron la ayuda material que había suministrado a los guerrilleros desde 1960 y poca era el apoyo recibido de las organizaciones del exilio cuyos enfrentamientos faccionarios incidieron en el tan necesario apoyo material.     

     El 26 de julio de 1965 Fidel Castro declaró victoria sobre los alzados en El Escambray, aunque la lucha se prolongó hasta finales de 1966. El costo de la Guerra Olvidada seria alto pues las muertes de los alzados en combate o por fusilamientos posteriores a sus capturas se contabilizaron en miles. Según el escritor cubano Norberto Fuentes cita su Libro “Narcotráfico y Tareas Revolucionarias” se estima que de los aproximadamente 4.000 guerrilleros alzados en Cuba entre 1960 y 1966, más de 3.000 murieron “en combate y fundamentalmente, ejecutados después de su captura”. Sin embargo, Raúl Castro en un discurso pronunciado en 1970 ante oficiales del Ministerio del Interior MININT estimó las bajas entre los 179 grupos de alzados en las 6 provincias cubanas en más de 3.500 muertos. El costo para el gobierno fue de 550 muertos y 200 inválidos.

    En los años de 1968 y 1970 se produjeron tres infiltraciones en Cuba por exiliados que presentaron combate contra las fuerzas castrista, produciéndose bajas de ambos lados. Del lado guerrillero, ofrendarían sus vidas Amancio Mosqueda, Vicente Mentes y José Rodríguez Pérez. En 1970 acontecieron incendios en sembradíos en El Escambray y ante la preocupación del resurgimiento de la guerrilla, Fidel reactivó la criminal política de reconcentración mudando a más de 3.500 pobladores de la zona al extremo occidental de la isla,

    La lista de héroes que ofrendaron sus vidas en las montañas, llanos y ciudades de Cuba en lucha contra la tiranía fidelista es larga y gloriosa y hace honor a lo escrito por  Perucho Figueredo durante la gesta independentista de octubre de 1868 liderada por Carlos Manuel de Céspedes,

Al combate corred Bayameses,

Que la Patria os contempla orgullosa.

No temáis a una muerte gloriosa,

                                Que morir por la patria es vivir.   

     Concluyo con el homenaje literario que hace el historiador cubano en el exilio Enrique G. Encinosa a los miles de cubanos que ofrendaron su vida en la lucha contra el fidelismo esclavizador. Encinosa concluye su libro “Escambray: la Guerra Olvidada” con estas palabras:

“Después de ochenta meses de combate, la gesta heroica del Escambray había concluido. Fue una derrota física para los combatientes de la libertad, pero una victoria moral para un pueblo que a través de tres décadas aun combate por sus derechos.”

Caracas, Enero de 2021.