Menu
28/11/2020
A+ A A-

¿Qué trajo la sesión virtual de la Asamblea Nacional del Poder Popular?

Resulta evidente la consolidación del nuevo equipo dirigente del gobernante Díaz-Canel, mayoritariamente integrado por personas nacidas después de 1959.

 Raúl Castro asistió físicamente a la sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular en el Palacio de las Convenciones, el 28 de octubre, después de notables episodios de ausencia pública durante 2020. 

La voluntad del Gobierno es avanzar con determinación en los dos meses que restan del año para alcanzar el mayor nivel de implementación posible (de las medidas económicas). Por eso, también, nuevas leyes se analizarán en la reunión de diciembre, anunció el gobernante cubano Miguel Díaz-Canel. 

El general Castro solo se había visto en fotos de reuniones esporádicas del Buró Político del Partido Comunista (PCC), para demostrar su respaldo al desmontaje de la fallida conducción económica de los últimos 61 años y aprobar la nueva Estrategia Económica expuesta por Díaz-Canel en julio, así como la ejecución de la unificación monetaria y cambiaria. El primer secretario del PCC legará ese cargo en 2021 después de ejecutar las medidas anunciadas por él desde 2008.

La reunión de la Asamblea Nacional, usualmente convocada en julio, fue pospuesta debido a la pandemia de coronavirus, y se realizó por videoconferencia con los diputados desde sus provincias de residencia. La agenda incluyó el informe sobre la ejecución del Presupuesto del Estado en 2019 y la aprobación de las leyes sobre el Servicio Exterior, la organización y funcionamiento del Consejo de Ministros, las atribuciones del Presidente y el Vicepresidente, y la revocación de los elegidos a los órganos del Poder Popular. 

Previamente, los diputados se reunieron en comisiones para abordar los anteproyectos de leyes, y escucharon las intervenciones de la ministra de Finanzas y precios, Meisi Bolaños, del vicepremier Alejando Gil, y de Marino Murillo, jefe de la Comisión de Implementación de los Lineamientos Económicos y Sociales.

En la Asamblea, Gil mencionó fechas tentativas para la ejecución de las largamente pospuestas medidas. Sobre las actividades agropecuarias expresó que en noviembre se realizará una evaluación de las propuestas que ya están en la fase final de elaboración, y que su gobierno espera que sea una transformación de fondo también en el esquema institucional. También se ha avanzado en las medidas flexibilizadoras del Trabajo por Cuenta Propia (TCP) para ampliar las actividades que podrán realizarse y facilitar los trámites para el otorgamiento de los permisos, reiteró.

En cuanto a las micro, pequeñas y medianas empresas, se ha avanzado en el diseño del marco jurídico institucional: “Hay que tomarse el tiempo que lleva”, expresó.  No debe ser una opción solo para las personas con solvencia, con remesas, sino que según los proyectos se pueda otorgar créditos a través del presupuesto estatal, precisó. Esto no es novedoso, pues los microcréditos para negocios unipersonales,  mujeres cabeza de familia y otros han dado muy buenos resultados desde hace varios decenios en países pobres. Cuba Study Group, organización no gubernamental de empresarios cubanoamericanos, creó un proyecto con fondos para conceder los microcréditos a emprendedores dentro de Cuba, pero el régimen lo rechazó. 

El vicepresidente precisó que existe la decisión del Gobierno de avanzar con celeridad y concretar en breve plazo el perfeccionamiento y ampliación del sector no estatal, pero con apego a la legalidad. Gil enfatizó las bondades de la planificación centralizada, lo que no significa asignación centralizada, dijo.

Antes del inicio de la sesión de la Asamblea, se procedió a la elección de 20 diputados para sustituir vacantes por renuncias y otros motivos, según se informó. Parece una novedad esa explicación, en un país donde las renuncias fueron estigmatizadas y eran usuales los popularmente llamados “truenes”.  Los “seleccionados” son cinco ministros, ocho gobernadores, tres primeros secretarios provinciales del Partido Comunista, el primer secretario y la segunda secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas, todos de reciente nombramiento en esos cargos.

Resulta evidente la consolidación del nuevo equipo dirigente del gobernante Díaz-Canel, mayoritariamente integrado por personas nacidas después de 1959, probablemente compañeros desde la etapa estudiantil y la carrera política. 

Las medidas económicas solo fueron anunciadas después de la crisis agudizada que vive el país. Los cubanos han padecido siete meses de encierro por la pandemia, agravados por la escasez de alimentos y las carencias de dinero, que podrían agudizarse con la unificación monetaria y otras decisiones gubernamentales.