Menu
24/10/2020
A+ A A-

EL CHOQUE DE CIVILIZACIONES: TURQUÍA (segunda parte)

                                                   RECEP TAYYIP ERDOGAN

    El actual presidente de Turquía Recep Tayyip ErdoganNota 20 ​nació en Estambul en 1954 en una familia de profunda tradición islámica. A los 19 años Erdogan completó su preparación islámica en una escuela para imanes Nota 21 continuando sus estudios en economía y comercio en la Universidad de Estambul, donde entró en contacto con el futuro primer ministro Necmettin Erbakan, cabeza del Partido de la Prosperidad (RP) que  profesaba el islamismo,el liberalismo económico, el alejamiento de la Unión Europea y  la obligatoriedad para las mujeres del uso del hiyab.Nota 22

     La carrera política de Recep Tayyip Erdogan se iniciaría como titular de la alcaldía de Estambul, cargo del que fue separado como consecuencia del “golpe virtual” de 1997. En el año 2001 Erdogan marcó distancia de las posiciones políticas abiertamente islamistas y el 14 de agosto de ese año fundó el “Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP)”, bajo la forma de una organización conservadora de tendencia islamodemocrata, usando como referencia a los partidos democratacristianos europeos. En año 2002 ganaría las elecciones generales en Turquía controlando el poder ejecutivo como primer ministro hasta el año 2014 cuando se postuló en las elecciones de ese año para presidente, siendo proclamado en ese cargo el 28 de agosto de 2014. Cuando Erdogan ocupó la presidencia de Turquía, este era un cargo casi ceremonial lo que no resultaba aceptable para quien aspiraba a compartir la reverencia nacional con el “Padre de Turquía” Mustafá Kemal Ataturk.

Por esas cosas del destino, el intento de golpe de estado de julio de 2016 - que fracasaría en 48 horas - fortaleció políticamente a Erdogan permitiéndole ganar el referéndum celebrado el 16 de abril de 2017 que aprobó la transformación del sistema político de Turquía de un régimen parlamentario a uno presidencialista, eliminando la figura del primer ministro y empoderando al presidente como jefe de estado y de gobierno. El 24 de junio de 2018 Recep Tayyip Erdogan sería electo presidente de la República de Turquía, cargo que ejercerá por los siguientes 5 años.

                                                    POPULISMO ISLAMICO

    Como referimos anteriormente, el presidente Recep Tayyip Erdogan desde que asumió en junio de 2018 la hoy todo RECEP TAYYIP ERDOGANpoderosa presidencia de la República de Turquía, ha gobernado mediante la aplicación de una política que se conoce como “populismo islámico” o “musulmanía”, que ha sido definida por el historiador e islamólogo español Antonio de Diego González como una "idea nacionalista étnica, que ha transformado al islam y gran parte del mundo islámico en una ideología política, más allá de un área espiritual.”Nota 23

Partiendo de este presupuesto sociopolítico, el autor español Antonio de Diego González define en su libro “Populismo islámico. Cómo se ha secuestrado la espiritualidad Musulmana” lo que acontece hoy en la Turquía de Erdogan como un“…populismo centrado en lo ideológico y lo político, con un liderazgo carismático y masas manipuladas que anhelan con nostalgia algo que fue."

     Como parte de la manipulación populista de las masas turcas, entre el 2011 y 2013 Tayyip Erdogan convirtió las antiguas iglesias bizantinas de Santa Sofia ubicadas en las ciudades turcas de Nicea (Iznic) y Trabzon, en mezquitas sunitas. Pero esta acción pasaría a un segundo plano cuando el viernes 24 de julio de 2020 la antigua catedral de Santa Sofia - Hagia Sophia - designada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y durante los últimos 86 años un museo, fue convertida en la Gran Mezquita Sunita de Estambul.Nota 24

 

Unosdías antes, durante un discurso en el que dejó sentadas las bases del “Nuevo Otomanismo”, Erdogan dijo, estimulado por una nostálgica lontananza de las glorias del Imperio Otomano que debe alertar al confiado liderazgo Occidental, que“… había que islamizar desde al- Andaluz (España) hasta Bujará en Uzbequistán.” Nota 25La conversión de Hagia Sophia en mezquita fue rechazada por Estados Unidos, la Union Europea y el Papa Francisco quien dijo estar profundamente dolido por tal decision.”

     El populismo islámico como política del gobierno de Tayyip Erdogan no solo se manifiesta puertas adentro en Turquía, pues, según ha quedado evidenciado por las propias acciones del presidente turco, tambien incluye como su objetivo a toda umma musulmana. Ello se pudo apreciar con la reacción de Erdogan al anuncio el pasado 15 de septiembre de la firma del “Acuerdo Abraham” mediante el cual Estados Unidos (“El Gran Satán”) arbitró un acuerdo de paz y reconocimiento oficial entre Israel (“El Pequeño Satán”), los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin. Nota 26 El primer país en manifestar su rechazo a ese histórico hecho fue Turquía, cuyo presidente amenazó con romper relaciones diplomáticas con los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin. La firma del acuerdo sería tambien condenada por el Ayatola Alí Khamenei, el líder de Irán, quien calificó el hecho como “…una traición y una vergüenza eterna”. Nota 27

 La intención del presidente turco de revivir el Sultanato Otomano en pleno Siglo XXI - emulando las ínfulas dinásticas de su par Xi Jinping - convirtiendo a Turquía en la potencia rectora del Medio Oriente árabe, se manifestó nuevamente el 22 de septiembre con la informacion proveniente de Estambul que señala que el partido Al Fathá y la organización terrorista islamista Hamas habían iniciado conversaciones tendientes a lograr una reconciliación entre palestinos y celebrar elecciones en 6 meses. Este acercamiento entre las facciones rivales palestina se produce en repuesta a los acuerdos de paz firmado con Israel por dos de las monarquías del Golfo Pérsico y al anuncio de la Casa Blanca que otros 5 países árabes se sumaran al Acuerdo Abraham, posiblemente incluyendo a Arabia Saudita.

Un nuevo golpe a la “musulmanía” de Erdogan, se evidenció por lo reportado por la Agencia de Noticias Reuters el 10 de octubre en relación con que Israel y el Líbano, países que hoy mantienen un estado formal de guerra, se reunirían con la mediación de Washington a partir del 12 de octubre para solucionar sus disputas fronterizas en tierra y mar.     

Cuadro de texto:  La manifiesta aspiración de Turquía de integrar una alianza geopolítica con la “asertiva China”  - como la calificara Samuel Huntington en 1993 - incorporando su llamado “Corredor Intermedio” como parte del “Nuevo Camino de la Seda del Siglo XXI”, ha llevado a Tayyip Erdogan a poner a un lado su pregonada “musulmanía” y callar sobre el genocidio  que está ejecutando el Partido Comunista de China CCP contra la minoría musulmana de los uigures en la Región Autónoma Uigur en Sinkiang,en el norte de China. Aunque los uigures constituyen un grupo étnico hermanado a los turcos por su religión, lengua y etnicidad que en el pasado fue defendido por Turquía Nota 27, hoy los lazos económicos entre Ankara y Beijín, que día a día se intensifican, silencian cualquier manifestación turca en favor de sus hermanos uigures. Y para que no queden dudas sobre ello, citamos las palabras pronunciadas por el presidente Tayyip Erdogan durante su visita oficial a Beijín en julio de 2019: "Turquía no acepta que persona alguna incite a la falta de armonía en las relaciones entre Turquía y China.” Nota 28

                                                                 SIRIA

     La guerra civil en Siria comenzó en el año 2011 y se ha convertido en el escenario de confrontación de intereses de terceros países y grupos terroristas que ha llevado a la destrucción de ese país y a la mayor crisis humanitaria del siglo XXI que ha visto el desplazamiento interno de 6.200.000 ciudadanos sirios y de 5.700.000 refugiados al exterior, la mitad de los cuales se encuentran en Turquía. La población total de Siria al comienzo de la guerra civil era de 22.000.000 de personas. Nota 29

     En marzo de 2011 se produjeron manifestaciones pacificas contra el régimen de Bashar al-Assad en la ciudad siria de Daraa, ubicada al sur del país. Los manifestantes que invocaron como bandera a la “Primavera Árabe” fueron reprimidos violentamente - inclusive con armas químicas - por el gobierno de al-Assad, lo que llevó a la condena internacional y a una escalada de violencia que desencadenó la guerra civil que hoy martiriza la tierra que le dio vida a San Pablo, el mas grande de los apóstoles de la Cristiandad. Para marzo de 2020 se habían contabilizado cerca de 600.000 muertes. Aunque la causa de la guerra se atribuye al enfrentamiento entre los que apoyan y rechazan al dictador al-Assad, la participación directa de terceros países y grupos complican el escenario y han prolongado la guerra.

Una de las causas del conflicto es la lucha entre los grupos religiosos en Siria, representados por la mayoría sunnita de la población y la secta alauita chiita que profesa el presidente sirio. Esta lucha derivada de la intolerancia islámica que se remonta al Siglo VI, ha permitido que grupos terroristas yihadistas como el Estado Islámico ISIS y Al Qaeda aprovechen el caos imperante para sus propios fines. Por último, mencionamos a los kurdos quienes constituyen la razón directa de la participación de Turquía en la guerra. Los kurdos son una minoría étnica del medio oriente, perseguidos y acosados desde la época del Imperio Otomano, que totalizan cerca de 30.000.000 de personas que no tienen un estado o territorio propio y se reparten entre Irán, Irak, Siria y Turquía.

     El gobierno de Siria ha recibido apoyo financiero y militar de Rusia e Irán. Rusia tiene bases militares en Siria y su base naval en Tartús es la única instalación militar rusa en el Mar Mediterráneo. Por su parte, Irán ha enviado a Siria cientos de milicianos shiitas de Irak, Afganistán y terroristas de Hezbollah con el propósito de afianzar el control chiita en Siria. A la participación de Irán en el conflicto se contrapone Arabia Saudita su enemiga histórica, que apoya y financia grupos rebeldes que luchan contra el régimen en Damasco. Estados Unidos y una coalición de países occidentales realizaron ataques aéreos contra las posiciones del Estado islámico ISIS, y formaron alianza con fuerzas kurdas y milicias árabes que se agruparon en la llamada Fuerzas Democráticas de Siria (FDS) que ayudaron a desalojar a los yihadistas de zonas en el este de Siria. A finales del 2018 el presidente Donald Trump ordenaría el retiro de las fuerza norteamericanas de Sirias. Por último mencionamos a Israel cuyas fuerzas aéreas han efectuado cientos de incursiones con el propósito de neutralizar los suministros de armas iraníes a Hezbollah, grupo terrorista enemigo declarado de Israel.

Turquía, país que hasta el comienzo de la guerra civil mantuvo buenas relaciones con Damasco y la dinastía al-Assad, a partir del 2011 ha apoyado a los rebeldes anti-Assad y los utiliza para contener a los rebeldes kurdos quienes pretenden establecer un estado propio en el norte de Siria. Ankara acusa a los kurdos sirios de ser aliados de los rebeldes kurdos turcos del PKK que desde los años 80 se levantaron en armas contra el gobierno turco, causando hasta la fecha más de 40.000 muertes en Turquía. La posibilidad del establecimiento de un estado kurdo en su frontera sur prendió las alarmas en Ankara pues tal realidad independentista podría extenderse a la población kurda en Turquía. Como consecuencia de los ataques del ejército turco, los kurdos sirios formalizaron un acuerdo con el gobierno de al-Assad con la mediación de Rusia mediante el cual tropas sirias ayudarían a los kurdos a repeler los ataques de Turquía. Según reportó la Voz de America VOA el pasado 29 de septiembre, Turquía habría enviado cerca de 4.000 rebeldes sirios entrenados por el ejercito turco a luchar junto a las fuerza azeríes contra la República de Armenia en la actual guerra del Cáucaso.

                                     EL ENFRENTAMIENTO DE CIVILIZACIONES

     El presidente Erdogan quien es llamado beyefendi - “señor” en turco - por su círculo íntimo y reis o jefe por sus seguidores, ha enrumbado a Turquía en la vía del “populismo islámico” y promueve el concepto del “Nuevo Otomanismo” que busca revivir las glorias del imperio Turco - Otomano, algo muy similar a lo que ha venido haciendo desde el año 2013 el presidente Xi Jinping con su proyecto geopolítico conocido como “La Iniciativa de la Franja y la Nueva Ruta de la Seda del Siglo XXI (Iniciativa OBOR)”que busca unir económicamente a China con Asia y Europa.

  La República Popular China pretende convertirse en la única superpotencia mundial, y debido a ello ha formado alianzas con Irán y Turquía, países que profesan el Islam pero no son étnicamente árabes. Tanto Irán como Turquía han recibido ingentes inversiones en infraestructura de China al amparo de la de la Iniciativa OBOR. En el caso de Irán, es mas que evidente su dependencia económica de la República Popular China. Teherán y Beijín negocian actualmente un acuerdo de asistencia comercial y militar que permitiría a China invertir en Irán $400.000 millones en 25 años.

Según reportó el New York Times el 11 de julio pasado, en los 18 folios del proyecto del acuerdo China - Irán a los que tuvo acceso el diario neoyorquino, se prevé que formarán parte del acuerdo el sector financiero, las telecomunicaciones, los puertos, el sistema ferroviario y otras áreas estratégicas como la investigación y el desarrollo de armamento.Nota 30Hoy, como consecuencia del bloqueo declarado de Estados Unidos a Irán y la firma del “Acuerdo Abraham”, la dependencia económica y de seguridad de Teherán con Beijín se acentúa aún más. La posible entrega a China por Irán de la Isla de Qeshm ubicada en el estratégico Estrecho de Ormuz para ser “administrada” por Beijín, demuestra lo acertado de la tesis geopolítica de Huntington quien pronosticó en 1993 que “… la aserción de China y la intolerancia Islámica serían la causa del inevitable enfrentamiento con Occidente.” Nota 31           

     El “Nuevo Otomanismo” promovido por Recep Tayyip Erdogan no está falto de fantasías imperiales. Por ello promueve su propia versión de la “Ruta de la Seda” con su “Corredor Intermedio” que es una ruta multimodal (tierra/mar) que conecta a China con Europa Occidental. Este Corredor está conformado por 4,256 kms. de líneas férreas y 508 kms. de transito marítimo y se extiende desde la frontera China con Kazakstán en ruta hacia al Mar Caspio vía Azerbaiyán y Georgia. Desde allí, un ramal del Corredor transcurre por Turquía y cruza el Estrecho del Bósforo por el Túnel Marmaray.Nota 32 y un segundo ramal cruza el Mar Negro hacia Ucrania y Rumania.

Turquía, que busca aumentar la inversión china para el desarrollo de su infraestructura, intenta de convencer a Beijín que su “Corredor Intermedio” debe formar parte de la Nueva Ruta de la Seda pues resulta más seguro que el actual Corredor Norte que presenta problemas climáticos en su trayecto transiberiano, así como disputas políticas entre Rusia y la antigua república soviética de Georgia. Por su parte, en el Corredor Sur, se manifiesta el inconveniente que un sector del mismo transita por Irán, lo que crea un obstáculos para los planes de penetración económica de Beijín hacia Europa en vista de las sanciones norteamericanas contra el régimen de Teherán.Nota 33Ankara tambien busca convertirse en parte fundamental de la Ruta marítima de la Seda desplazando al puerto de Pireo en Grecia como punto de concentración de las exportaciones chinas hacia Europa. Para ello, Turquía le vendió a la empresa china Merchants Holdings el 65% de los derechos de propiedad en la terminal de contenedores en el puerto de Kumport en Estambul por $920 millones.Nota 34y pide a China mayor inversión para las áreas de transporte, energía y minería. Sin embargo, Beijín muestra cautela con respecto a incrementar sus inversión en Turquía y a incorporar el “Corredor Intermedio” a la Iniciativa OBOR debido a la vinculación de Ankara con la Union Europea y su membresía en la OTAN.  

     Para calmar las inquietudes de China y demostrarle a Beijín que la actual Turquía ya no se identifica con Europa y cada día se aleja más de su Alianza militar con Occidente, Ankara ha tomado un camino de confrontación abierta con los países europeos y con Estados Unidos. En el mes de marzo del 2020 el presidente Erdogan ordenó abrir la frontera turca con Grecia permitiendo el paso de miles de refugiados sirios hacia Grecia y Europa. Esta acción desestabilizadora de Turquía, coincidente con el cierre de fronteras y la cuarentena global por cusa de la Pandemia de COVID-19, pudo haber desencadenado una guerra con Grecia y ciertamente puso en evidencia que Turquía ya no era “el guardián” de la frontera sureste de Europa, como se le conoció durante los 40 años de la Guerra Fría, recayendo ahora esa responsabilidad en Grecia. Así lo confirmaría la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, quien describió a Grecia como un "escudo europeo",acusandoa Turquía “… de usar a los migrantes con fines políticos.”Nota 35

La política de confrontación de Ankara hacia Europa que pone en evidencia los intereses geopolíticos contrapuestos entre los otrora socios en la OTAN, se puso de manifiesto recientemente con la disputa con Grecia y Chipre por las áreas marinas en el Mediterráneo Oriental, ricas en petróleo y gas natural. En respuesta a la pretensión expansionista turca, el 26 de agosto pasado, Francia, Italia y Grecia, países miembros de la Union Europea y de OTAN, iniciaron junto a Chipre ejercicios navales en el Mediterráneo Oriental bajo el nombre clave de “EUNOMIA” o “respeto a la ley” en griego clásico, cuyo objetivo fue, según el ministro de la defensa griego Nikos Penagiotopolus, demostrar el compromiso de los cuatro países europeos “… con el estado de derecho como parte de la política de reducción de tensiones”. Turquía respondió de inmediato por boca de su presidente Tayyip Erdogan quien manifestó que su país haría todo lo que fuese necesario para “…  garantizar sus derechos en el Mediterráneo Oriental, así como en el Mar Egeo y el Mar Negro”, agregando que su país…no hará ninguna concesión”. La respuesta de la Comunidad Europea a esta desafiante posición de Turquía fue la de anunciar posible sanciones económicas contra Ankara.

     La actitud confrontacional de Turquía hacia sus socios de la OTAN se remonta al año 2019 cuando Ankara se negó a apoyar un plan de defensa para Polonia y los Países Bálticos, a menos que la OTAN apoyara a Turquía en su lucha contra las milicia kurdas en el norte de Siria, las que a su vez recibieron apoyo de Estados Unidos. Tambien la adquisición por Turquía del Sistema de Defensa Antiaérea S-400 de fabricación rusa constituyó un calculado desaire a sus aliados europeos, pero especialmente hacia a Estados Unidos. El incidente mas serio que pone en manifiesto la política hostil de Turquía hacia los países de Europa ocurrió en el 10 junio de 2020 en el Mar Mediterráneo Oriental cuando la corbeta francesa Coubert que participaba en la “Operación Guardian del Mar” cumplida por la OTAN, intentó interceptar el buque de carga Cirkin que había zarpado del puerto turco, pues se sospechaba que traficaba armas a Libia en violación del embargo de las Naciones Unidas. Según las denuncias de Paris, dos fragatas de la Armada turca que escoltaban al buque sospechoso “iluminaron” con su radar de tiro a la unidad francesa. Este incidente llevó al presidente francés Emmanuel Macron a retirar  los buques franceses que participaban en la Operación naval y a reclamarle telefónicamente el 22 de septiembre al presidente turco Tayyip Erdogan “…el comportamiento inaceptable del gobierno turco”,lo que fue respondido por Erdogan con un lacónico “No te metas con Turquía. Nota 36

La política de expansión turca se puso nuevamente en evidencia con su intervención directa contra los kurdos en Siria y en la llamada Segunda Guerra Civil en Libia en apoyo al islamista Fayez Al Sarraj, líder del llamado Gobierno de Entendimiento Nacional basado en Trípoli que enfrenta al Ejercito Nacional de Libia, acantonado en la ciudad de Bengasi y dirigido Khalifa Belqasim Haftar, quien es apoyado por Francia y Estados Unidos. Este estado de tensión entre Francia y Turquía, motivado a la expansionista política de Erdogan llevó al presidente francés a declarar recientemente que Turquía ya no es un socio para Francia.” Nota 37

 

Fin Segunda parte

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------