Menu
12/08/2020
A+ A A-

La oposición y su programa de gobierno

En la comunidad internacional, la cual drásticamente abandonó la complacencia con la cual veía al régimen de Ortega a partir de la masacre de 2018, siempre se hacen dos preguntas sobre el futuro de Nicaragua. Primero, la capacidad de la oposición para gobernar. Segundo, qué hará la oposición cuando sea gobierno.

A la primera de esas interrogantes, se ha respondido con la firma, la semana pasada, del documento fundacional de la Coalición Nacional. Por encima de las precariedades organizativas que pueda tener ese esfuerzo, que no guarda mucha diferencia con la Unión Nacional Opositora (UNO) de mediados de 1989 y que dio origen a la transición democrática, es un buen principio para empezar a configurar la capacidad de un futuro gobierno.

A la segunda de esas interrogantes, en cuanto al programa del futuro gobierno, hemos tratado de responder con el último capítulo del libro Nicaragua, el cambio azul y blanco, que presentamos virtualmente al iniciar esta semana. Ese capítulo, después de analizar la naturaleza de la crisis desde diversas perspectivas temáticas, tiene el sugerente título Democracia y justicia: la nueva Nicaragua.

El capítulo está construido en base a tres documentos que elaboran un perfil de la nueva Nicaragua. El primero, es de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) titulado “Diez puntos: el momento de la unión es ahora”, de 2019. El segundo, de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), del mismo año, nombrado “Veinte puntos que nos unen para una nueva Nicaragua”. Finalmente, el documento, también de 2019, designado “Quince puntos, construyendo una visión de nación”, del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP).

En el de la Alianza Cívica, y así lo tomamos en el epígrafe del capítulo, señala que “La lucha que actualmente enfrenta Nicaragua no es una lucha ideológica. No es una lucha entre izquierdas y derechas. Es una lucha entre una democracia y una dictadura”. En verdad, con el fin de la Guerra Fría, se universalizó la economía de mercado, y solamente quedan regímenes autoritarios-dictatoriales, y democracias. Del documento de la UNAB, hemos citado que el objetivo es “Promover un crecimiento económico, social y ambientalmente sostenible, que incentive el retorno del capital, la inversión privada, la generación de empleos y que transforme, innove y diversifique la matriz productiva”. Finalmente, hemos referido el de COSEP que caracteriza “El compromiso del sector privado es contribuir a la consolidación de la democracia, retomar el camino de la prosperidad del país y alcanzar justicia y seguridad para todos los nicaragüenses”.

El subtítulo del libro que presentamos es Dejando atrás el régimen de Ortega, porque de eso se trata, que con Ortega ningún problema tiene solución.