Menu
27/05/2020
A+ A A-

ESTRATEGIA GUBERNAMENTAL POST COVID-19

Raúl Castro expresó que la Estrategia Integral para la etapa post COVID-19 y el fortalecimiento de la economía es tema principal de cara al Congreso del Partido, cuando presidió la reunión del Buró Político que dio pleno apoyo al programa del gobierno, según afirmó Miguel Díaz-Canel en la Sesión Extraordinaria del Consejo Ministros, reportada por los medios el 9 de mayo.

El Primer Secretario del PCC no apareció físicamente, y  solo una imagen lejana de la televisión y la prensa plana se había mostrado, al informarse que el 17 de abril presidió una reunión para analizar el Plan para la Prevención y Control del coronavirus, las afectaciones a la economía nacional y las medidas para mitigar sus efectos en la población. El General no se ve ni se escucha activo desde antes del 11 de marzo, cuando se anunció los primeros casos de  la pandemia de codiv-19. 

Un Grupo Temporal de Trabajo integrado por varios ministros para confeccionar la Estrategia priorizará el concepto raulista del  ahorro. La Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo debe evaluar cómo, de una manera más rápida, más decidida, más organizada, se ejecuta todo lo pendiente de la Conceptualización de Modelo Económico y Social,  los Lineamientos y de las Bases para el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta 2030 con vista a llegar al VIII Congreso con una estrategia económico-social actualizada y robusta, ha orientado Díaz-Canel, quien se prepara para sustituir a Raúl Castro como Primer Secretario del Partido en abril de 2021. Esto descarta la directiva raulista de  “sin prisa, pero sin pausa”,  que dilapidó las mejores oportunidades de progreso durante 2009-2017.

El Consejo de Ministros había realizado una reunión para el ajuste del Plan de la Economía del presente año y las indicaciones para la elaboración del Plan y el Presupuesto para 2021,  según Granma y Juventud Rebelde, el 5 de mayo. El vicepresidente y ministro de Economía, Alejandro Gil, enunció unas 30 medidas para ese ajuste del plan, aunque no se detallaron.

En la Sesión Extraordinaria, Díaz-Canel manifestó que es un reto inédito,  se debe propiciar un amplio debate para cambiar todo que deba ser cambiado, y exigir de los cuadros que no sólo cumplan las tareas, sino que piensen, propongan, impulsen, implementen. Él llamó a ser más innovadores,  tener valentía y hacer las cosas diferentes, y orientó  a los ministros a presentar las propuestas que no tengan trabas, para liberar definitivamente las fuerzas productivas, con impacto en el desarrollo económico y social de la nación. Hasta el presente, el Partido Comunista y el gobierno han obstruccionado los cambios y castigado a quienes alertaron y realizaron propuestas constructivas para el avance económico y social de Cuba.

Esos objetivos podrían continuar atados, según se compaginen con los principios reiterados por Alejandro Gil: la planificación centralizada, la regulación del mercado, la complementariedad de los sectores económicos, el papel dinamizador de la demanda interna, la implementación de aspectos claves que están aprobados y pendientes, fundamentalmente relacionados con formas de gestión y propiedad, el redimensionamiento del sector empresarial y el privado, y la adecuada relación entre ambos.

Sobre la Estrategia, el viceprimer expuso que tendrá dos etapas; la primera referida a la actividad económica luego de la pandemia, con tres fases: una primera en que se abrirán servicios y actividades, garantizando el distanciamiento físico entre las personas y otras medidas para mantener controlada la enfermedad; una segunda, con celeridad en otras decisiones para fortalecer la economía, imponerse al escenario de crisis y avanzar cualitativamente en el sistema de dirección y gestión. La estrategia debe ser innovadora, dijo, en correspondencia con los documentos aprobados en los VI y VII congresos del Partido y la Constitución de la República.

El primer ministro Marrero aseveró que “ahora nos ponemos todos a prueba en la búsqueda de soluciones, en algunos casos, a problemas bastante añejos”.    Esta estrategia constituye la principal prioridad del Gobierno, y se diseñará un cronograma para el chequeo constante en los planes de trabajo de la dirección del país, hacerlo con calidad, profundidad y una mente innovadora, aseguró. 

Entre las medidas pendientes se encuentra la unificación monetaria y la modificación de la tasa cambiaria, asi como la restructuración de las empresas estatales y ciertos servicios, lo que implicará declarar “interruptos” a miles de trabajadores, pocos de los cuales integrarían la agricultura. La libre creación de  PYMES podría absorberlos y aportar los productos y servicios imposibles de proveer por el Estado. A ellas se tendría que permitir la exportación e importación directa. 

Asimismo, el aislamiento social por la pandemia,  la organización de las colas para adquirir los productos de primera necesidad y la eliminación de acaparadores y revendedores  contribuyen a familiarizar a la población con el más estricto y abierto control por los cuerpos armados y las organizaciones políticas. Esto prepara para la represión, si existieran protestas, durante el retorno a la normalidad, que no será igual que antes como recalca el gobierno, sobre todo debido a la continua caída de la calidad de vida sin recuperación a corto plazo.  La apertura a la participación de todos los cubanos será la posibilidad de comenzar a resolver los grandes problemas actuales.

La Habana, 11 de mayo de 2020

Miriam Leiva

Periodista Independiente 

Publicado 14-5-20