Menu
27/05/2020
A+ A A-

“LA INICIATIVA OBOR” (tercera parte, final)

LA INICIATIVA OBOR Y LA PANDEMIA

Como siempre sucede con todo lo humano - quizás por causa de lo divino como dirían algunos - los planes del Xi Jinping se han visto truncados por causa de la pandemia del “Virus Chino” cuyos efectos catastróficos a nivel de la economía mundial amenazan con desmoronar todo el andamiaje montado por China con vista a su ansiada dominación mundial. Ello se hace más que evidente cuando vemos que China reporto que en el primer trimestre de 2020 su economía sufrió una contracción del 6.8%, la peor desde los años 70.

Pero lo que más preocupa es que las muertes causadas por el COVID-19 y la paralización económica que se evidencia en el mundo están creando una matriz de opinión - alimentada por la falta de transparencia informativa procedente de China - que apunta hacia la imputación de China como la responsable de los incalculables daños que están sufriendo los países, los cuales parecen agravarse con cada día que pasa. Así lo reafirmó el secretario de estado estadounidense Mike Pompeo en una entrevista en la mañana del 16 de abril con la periodista Martha MacCallum de la Cadena Fox News, al señalar:

“El gobierno chino necesita ser franco. Necesita asumir su responsabilidad. Necesita explicar de forma creíble que pasó y la razón por la cual la vital información sobre lo que sucedía (en Wuhan) no se hizo pública. Pudimos haber hecho las cosas de forma diferente. El mundo hubiese respondido con rapidez.

Un buen ejemplo de la falta de transparencia por parte de China - que en el mejor de los casos evidencia una omisión criminal - lo encontramos en el artículo fechado el 17 de abril de 2020 del columnista y especialista en temas de política internacional y de seguridad Josh Rogin publicado en el Washington Post - medio informativo en nada identificado con la administración Trump - donde se citan informes provenientes de china que señalan que:

“el paciente cero del coronavirus COVID-19 trabajaba en el Laboratorio de Virología de Wuhan (1) en el que se efectuaba un programa de investigación de virus procedente de animales”

El artículo del Washington Post continúa indicando:

El mercado húmedo de Wuhan, inicialmente identificado como punto de origen del virus, nunca vendió murciélagos; culpar a ese mercado húmedo fue un esfuerzo del régimen chino para desviar la culpa del laboratorio, junto con los esfuerzo de propaganda dirigidos a los Estados Unidos e Italia.”

En las últimas horas del 17 de abril surgió una información que no deja de asombrar. El propio presidente Donald Trump en su conferencia de prensa en la Casa Blanca confirmó que en el año 2015 la administración del presidente Barak Obama otorgó una asignación de $3.7 millones al Laboratorio de Virología de Wuhan donde se presume “salió” el coronavirus COVID-19 que ha matado a más de 30.000 norteamericanos.

La actual e inédita situación que confronta el mundo está llevando a las naciones a replantearse sus relaciones políticas y comerciales con China, inclusive a exigir compensaciones por los cuantiosos daños que se están causando a nivel humano y económico. Un buen ejemplo de ello lo vemos en la demanda presentada por el abogado Larry Klyman ante un tribunal federal en el estado de Florida por $20 millones de millones, en cuyo texto se alega que la pandemia es el resultado de:

“… un arma biológica fabricada por China que fue liberada desde el Instituto de Virología de Wuhan. El virus del COVID-19 fue diseñado por china para eliminar poblaciones enteras y como quiera que el uso de armas biológicas fue declarado ilegal en 1925, el actual uso de una arma biológica de destrucción masiva es una acto de terrorismo.”

Aunque hoy no existe evidencia que el origen de la pandemia sea un accionar intencional de carácter bélico por parte de China, es de esperar la ocurrencia de infinidad de acciones judiciales reivindicativas, accionadas por particulares, entes colectivos o naciones con base en la evidencia incuestionable que el daño causado se debe a la negligencia, omisión y las decisiones erradas adoptadas por las autoridades chinas. Ello necesariamente implicará que los activos y derechos patrimoniales de China en el exterior (propiedades, acreencia, bonos de deuda pública soberana, etc.) serán objeto de medidas judiciales o administrativas de aseguramiento con el objeto de garantizar el resarcimiento de los daños causados por lo que el mundo ya califica como “La Peste China”.

Estas acciones judiciales se fundamentarán en los siguientes principios jurídicos sobre daños supraterritoriales surgidos de un laudo arbitral internacional que enfrentó a finales de 1930 a Estados Unidos y Canadá:

1.- Ningún país tiene derecho a usar o permitir el uso de su territorio para causar daños en el territorio de otro país y

2.- El país que contamina debe pagar por los daños causados a los territorios o a las personas en esos territorios derivados de hechos de contaminación originados en su jurisdicción.(2)

Inclusive, no es descartable que organizaciones internacionales de derechos humanos ejerzan acciones contra la dirigencia China, encabezada por el Xi Jinping, ante la Corte Penal Internacional por el delito de genocidio incurrido por su responsabilidad en el ocultamiento intencional de información vital sobre en la pandemia. Hoy resulta claro que la apuesta de grandeza y dominación mundial lanzada al mundo a través de la Iniciativa OBOR ha fracasado y los efectos para China derivados de ese fracaso serán terribles. Ciertamente, Xi Jinping y sus aliados del Partido Comunista antes de apostarlo todo en la aventura OBOR, debieron haber tomado en cuenta la prudente advertencia de su sabio maestro Confucio: “Nunca hagas apuestas. Si sabes que has de ganar, eres un pícaro, y si no lo sabes, eres un tonto.”

Fin tercera parte “LA INICIATIVA OBOR”

Notas:

(1) El Laboratorio de Virología de Wuhan pertenece al Instituto de Virología que forma parte de la Academia Nacional de Ciencia de China.

(2) Arbitraje Internacional. Caso: Fundición de Zinc en Trail, Columbia Británica (Estados Unidos vs. Canadá) abril 1938 – marzo 1941.

Ernesto Estévez León // 17 de abril de 2020.

 

Artículos relacionados: LA INICIATIVA OBOR” (primera parte)

                                      LA INICIATIVA OBOR” (segunda  parte)