Menu
20/01/2020
A+ A A-

Mis criterios actuales sobre el embargo

El embargo de EEUU al castrismo, ¿conveniente o no?

Trato de resumir. Para empezar respeto todas las opiniones aunque no las comparta  y espero y trataré de que ninguna de mis palabras hiera a ningún opositor, pues todos estamos en el mismo lado.

Este tema siempre ha dividido mucho a la oposición. En general las políticas de los distintos gobiernos norteamericanos siempre han creado fricciones entre nosotros. Desgraciadamente el debate o las simpatías con políticos y políticas republicanos vs demócratas han trascendido al exilio y tiene lógica que así suceda. Por tanto no creo que haya una respuesta fácil a este tema.

 Ciertamente el embargo ha sido hábilmente utilizado por el castrismo para aparecer en el papel de víctima. No hemos sabido desmantelar con efectividad ese planteamiento. En realidad el embargo no es a Cuba sino al régimen, al sistema, a los negocios del castrismo. Ese embargo, creo yo, que sí es necesario política y económicamente hablando. Hubo una época en que era políticamente muy importante, pero por la ayuda externa al castrismo tenía poca influencia económica. Eso ha cambiado. Ya sus medidas parecen más efectivas y además  hay que tener en cuenta que nunca se aplicó íntegramente. Hoy parece más efectivo. Por demás cualquier enfoque del tema debe tener en cuenta que:

1- el castrismo es el único responsable del desastre cubano por su política económica monopolista de la  propiedad y el mercado;

2- es potestad de EEUU comerciar cómo y con quién lo considere y

3-ya el castrismo demostró que rechaza cualquier acercamiento con EEUU, como fue el caso de Obama.

El castrismo es un régimen de oprobios que viola todos los derechos de todos los cubanos y por tanto merece repudio y sanciones internacionales que lo obliguen a cambiar y lo debiliten ante la oposición. Igualmente es justo tomar medidas que no dañen directamente a la población,  que favorezcan su comprensión sobre el tema y que invaliden los argumentos del castrismo.

Deberían incluirse más medidas concretas que favorezcan directamente al pueblo, como restablecer la reunificación familiar y favorecer, en vez de entorpecer la emigración cubana que no tenga que depender del presupuesto de EEUU, restablecer la actividad consular para facilitar todo tipo de trámites y propiciar ayudas directas en medicinas y alimentos a los necesitados, por citar aspectos concretos. No debe darse oportunidad a medidas que puedan dañar a la población cubana directamente. Debe incrementarse la divulgación que demuestre que la culpa de los problemas del pueblo es responsabilidad única del régimen castrofascista.

Debemos evitar que el tema nos divida y buscar un consenso al respecto. Por último creo debe hacerse énfasis en que la política de embargo se sustenta en la ley Helms Burton, según la cual cambios democráticos en Cuba llevarían a una amplia colaboración económica entre ambos países, algo que desaprovecha el régimen dispuesto a mantener su dictadura por encima de los intereses de todo el pueblo cubano.

 

Boletín SPD  No. 335 (44/año 11)