Menu
22/11/2019
A+ A A-

La ONU se ha desnaturalizado

No sorprende pero indigna el ingreso de la narco dictadura de Venezuelaen el Consejo de los Derechos Humanos de la ONU, puesto que según declaraciones de Marco Rubio, senador estadounidense, en el pasado, en este Consejo de los DDHH, han participado representantes de países como China, Corea del Norte y Cuba, donde la violación de los derechos humanos por parte de estas naciones son permanentes. He venido indicando reiteradamente que la ONU, está política, diplomática, técnica y prácticamente tomada por el comunismo. También, he intentado explicarme la razón de este fenómeno, puesto que entiendo que la mayoría de las naciones del mundo son democráticas y libres, mientras que las correspondientes al comunismo van en decadencia y disminuyendo en cantidad.

La explicación quizás, esta en la población inmensa de China de unos 1400 millones o más de habitantes, que sumados a otras naciones con tendencia marxista leninista, o socialista, son sumadas a la población  de China, y lógicamente, rebasan a la población mundial del mundo democrático y libre. Si estoy en lo cierto, para la ONU, el consejo de los DDHH, es una pantomima que solo desea complacer al mundo libre con su sola existencia. Pero aclarándole al mundo libre que, se debe  permitir incluir a naciones socialistas o marxista leninista en este grupo de países, puesto que la violación a los DDHH, esta intrínsecamente conectada a sus sistemas normales de gobiernos.  

Con esta filosofía, explicación y visión diplomática, sería la razón por la que se puede explicar claramente, el juicio por la que los castigos a las naciones democráticas por violación a los DDHH, son más frecuentes, engrandecidas y duras contra tales naciones del mundo libre.

Lo planteado sobre las actuaciones de la ONU en muchas reiterativas oportunidades, debería ser un punto de atención, tanto para los EEUU y las naciones del mundo libre, que siguen el juego de la ONU, sin reaccionar ante estos atropellos de su Junta Directiva, la cual evidente y permanentemente llevan la marca del marxismo leninismo pintada en la frente de los miembros de éstas JDS.

La ONU se ha desnaturalizado y continúa haciéndolo, puesto que no actúa con justicia ni con equidad ante todas las naciones del mundo. Las libertades, la verdad, la moral, la  justicia y la paz  deberían ser los emblemas y principios por los que se deberían guiar a la ONU, por ser éstos los emblemas y guías lógicos y naturales de ésta organización.

El principio equivocado que existe de que los partidos políticos de las izquierda marxistas leninistas son los mejores y más capacitados defensores de los DDHH de los pueblos del mundo es una gran falacia. Cuando estos gobiernos marxistas leninistas toman el poder, es muy común que se declaren unipartidistas para permanecer en el poder por siempre. Por lo general, la calidad administrativa de tales gobiernos así como los resultados de sus gestiones a nivel mundial, solo producen y aumentan la pobreza y la desigualdad social. Esa es una de las grandes contradicciones del marxismo leninismo, que lamentablemente se resisten a aceptar.

No se deberían sacrificar las libertades de un pueblo, para imponer al marxismo leninismo como solución para estos pueblos.  Pretender equiparar por debajo sueldos y salarios, es la peor barbaridad y argumento que el marxismo leninismo utiliza para enamorar a sus miembros de base. Estas dos premisas equivocadas del marxismo leninismo que han sido puestas al descubierto por los países comunistas donde se aplican. Y donde las libertades, la libre expresión y la uniformidad “por debajo” de sueldos y salarios se aplican para el pueblo. Por supuesto, sus líderes no entran en esa ecuación, puesto son los que tienen el poder y el derecho a la “verdad”, la cual al final demuestra que jamás lograran dar felicidad ni bienestar absoluto a sus pueblos, puestos que estos serán oprimidos, controlados y  humillados de por vida, por sus propios líderes.

Lo que sucede y ha venido sucediendo en el tiempo en la ONU, ya debería haber llamado la atención del liderazgo de naciones del mundo occidental libre miembros de esta organización mundial ya desnaturalizada y prostituida. 

Si evitar guerras y conflictos mundiales entre sus miembros, fue la justificación fundamental para la creación de la ONU; con la mediocre actuación de ésta en el tiempo, dada su calidad de “líder mundial para la paz”, se estarían abriendo las posibilidades de guerras mundiales, tal como se percibe por la cantidad de conflictos diplomáticos, económicos y sociales regionales  y mundiales existentes; que han ido apareciendo últimamente. Tal cantidad de conflictos, son indicativos de que algo no está siendo prevenido ni enfrentado correctamente por la ONU, la cual sin duda alguna, estaría siendo  desnaturalizada desde su interior, por el marxismo leninismo o comunismo.

Rusia por ejemplo, luego del desmoronamiento de la URSS, y del rechazo al comunismo de parte las naciones que conformaban este “parapeto” de tendencia y práctica marxista leninista,  ha vuelto a retomar, durante la presidencia de Vladimir Putin,  esa catastrófica experiencia de pretender revivir a la URSS y volver al comunismo anexando a su pretendido imperio político regional  naciones que Rusia considera son afectas a esta tendencia política obsoleta y desahuciada en Europa oriental.

Contrario al pensamiento de Vladimir Putin, el presidente los EEUU, Donald Trump, en un cambio de política diplomática inesperado, ha ordenado el retiro de Siria del ejército norteamericano que estaba ubicado en esa región  del medio oriente. Tal decisión, con el argumento de reducir sus intervenciones militares y diplomáticas en áreas fuera de su propio país, para dedicarle más recursos y tiempo  a las prioridades básicas de esa nación norteamericana. Se espera de un momento a otro que los EEUU retire sus tropas y ejército de Afganistán, puesto que pareciera ser que esa guerra no tiene mucho sentido práctico, al continuar desgastando a su ejército en una misión que al parecer no tiene solución, ni lógica, ni sentido común, ni fin, dada la complejidad y naturaleza de una lucha la cual al parecer, es más compleja e irracional de lo que se pensaba.