Menu
20/11/2019
A+ A A-

Actualidad cubana: Presente y Futuro de una anhelada Transición

Cada vez que comenzamos a analizar las características propias que pudiera tener la futura transición cubana, tenemos que tener en cuenta un hecho que no puede descartarse. En Cuba se implantó un régimen comunista que en los primeros años de su consolidación eliminó los partidos políticos, la empresa privada, la libertad religiosa y todo vestigio de democracia. En nuestra América hemos sufrido dictaduras militares, unas más sangrientas que otras, pero solamente Cuba ha tenido que soportar sesenta años de gobierno totalitario.

Ahora vamos a analizar diferentes procesos ocurridos en Cuba en los últimos diez años y su influencia o importancia en una transición. 

Gutenberg Martínez cita en el Manual de la Perfecta Transición Latinoamericana, dos puntos que creo interesantes para nuestro análisis de hoy:

“Primero. Las transiciones se preparan, permítanme insistir, las transiciones se preparan. Lo peor es concebir el paso de una dictadura a la democracia, como etapas absolutamente diferenciadas entre sí. Gran error. Para que exista una transición, esta debe prepararse, solo así se logra y se configura un tipo de transición que responda de mejor forma al ideal pacífico y democrático.”

“Segundo. Las transiciones deben responder a los intereses y expectativas de los ciudadanos. Que fundamentalmente buscan libertad,progreso social y tranquilidad. Los pueblos temen al caos. Habitualmente no siguen a quienes sólo ofrecen un camino político, que no responde a las incertidumbres y a las demandas económicas y sociales de la población.”

Me atrevería a decir que la transición cubana comenzó a visualizarse hace una década y cada dia que pasa nuevos eventos económicos, sociales y culturales de dentro y fuera de Cuba contribuyen a su desarrollo.Tenemos que aclarar que cuando hablamos de la transición en Cuba estamos refiriéndonos específicamente a los cambios notables en la sociedad cubana, con la excepción de los cambios políticos que, al igual que en otras transiciones, son los que más lentamente y más tarde se producen.

Comencemos por el cambio generacional. Aquellos sobre cuyos hombros recae la represión que llevó a nuestra sociedad a su estado actual han muerto o han envejecido. Su presencia en los centros de poder del Estado es menos apreciada. Cada año que pasa una nueva generación asume las nuevas posiciones de gobierno. Generación que no pertenece ni participó en la toma de decisiones de las primeras décadas revolucionarias. Generación con nuevas experiencias,metas y realidades. Esta generación tendrá sobre sus espaldas la responsabilidad de que esta transición sea exitosa.

Teniendo en cuenta todo esto analizaré, para empezar, dos ejemplos que a mi entender ejemplifican el proceso de cambio que se desarrolla en Cuba, sus características e importancia.

Estos son la situación de la Iglesia Católica y el ímpetu de la iniciativa privada de emprendedores y cuentapropistas.

El Estado cubano en los primeros años de revolución no fue solamente ateo,fue un estado antirreligioso, que se caracterizó, entre otras medidas, por la expulsión de sacerdotes y religiosos, la incautación de escuelas y locales y una atemorizante actuación en contra de las iglesias cristianas en conjunto.

A finales de la década de los sesenta la situación comenzó a cambiar. El gobierno ha devuelto edificios incautados y diferentes órdenes de religiosos y religiosas han retornado. Las parroquias y los obispados utilizan los medios sociales al máximo y la participación nuevamente en la educación se plantea como una meta posible a seguir. Proyectos a favor de los ancianos, los niños, las mujeres abusadas, la capacitación de nuevos emprendedores y muchos más, funcionan en todas las diócesis del país.

A continuación sólo dos párrafos del documento Proyecto Educativo de la Iglesia en Cuba, encaminado a dirigir los planes educativos en los próximos años:

  1. La garantía del derecho a manifestar públicamente la propia fe y a proponer a los demás, inherentes a una comprensión actualizada del derecho a la libertad religiosa, se encuentra amparada en la Constitución vigente1 , acorde con el reconocimiento de la laicidad del Estado. La Iglesia en Cuba aspira a que el ejercicio de esta libertad religiosa, que rectamente entendida implica la libertad de enseñanza, adquiera plena vigencia para construir una sociedad verdaderamente plural.
  2. Con esta premisa y esta esperanza, la Iglesia se siente comprometida a participar, con sus aportes, en una reforma amplia, profunda y gradual, del sistema educacional cubano.

Veamos algunos datos actuales de la labor de la Iglesia Católica en la Habana: 

Arquidiócesis de la Habana.

►  Centro Cultural Félix Varela.

  • Cursos del IITD de Madrid. Ofrece Especialidades de: Teología, Medios de Comunicación Social, Familia, Doctrina Social de la Iglesia, Dinámicas de los grupos, Catequesis.
  • Talleres de capacitación Cuba emprende. Para pequeños negocios y emprendedores. Funciona también en Camagüey y Cienfuegos.
  • Proyecto Loyola para emprendedores. Universidad Loyola de Chicago.
  • Existen otros diplomados.

►  La Inmaculada, Hijas de la Caridad.

  • Proyecto de ayuda a niños y adolescentes con repasos y promoción humana. La mayoría de la población es de Centro Habana, bajos recursos.
  • Proyecto para Niños con síndrome de Down.

►  Proyecto de los Padres Jesuitas. [Lo lleva adelante el padre Jorge Cela quien ha sido por años Director del Programa Fe y Alegría, donde termina el asfalto en América latina.]

  • Cursos de repasos escolares.
  • Cursos de promoción para la mujer.
  • Proyecto de reflexión con obras de Teatro.
  • Proyecto para jóvenes emprendedores.
  • ETC. Esto también funciona en otras casas de los Padres jesuitas.

►  Centro La Salle Habana.

  • Cursos de Inglés y computación.
  • Curso de Crecimiento humano.
  • La selección de los alumnos es dando prioridad a los que tengan menos recursos económicos.
  • Parroquias salesianas en la Habana: San Juan Bosco en Víbora y María Auxiliadora en Habana Vieja.
  • Talleres de computación y enseñanza del idioma Inglés.
  • Talleres de repaso escolar.

Estos son solo unos pocos ejemplos. Puedo presentar muchisimos más pero temo alargar demasiado este informe. Sin embargo quiero enfatizar que el papel activo de cooperación de la diócesis de Miami y los católicos de esa ciudad con toda esa labor es incalculable.

Analicemos ahora el desarrollo del sector privado en Cuba. Recordemos que en el año 1968 fue prohibida toda la actividad económica privada de cualquier naturaleza. Una situación como esta no la vivieron ni los países de la Europa Oriental sometidos a la Unión Soviética.

En los últimos años, a medida que se dictaban nuevas normas autorizando la actividad privada, iniciativas de toda índole se han ido originando, creando así un sector ampliamente audaz e innovativo que, a pesar de las múltiples limitaciones burocráticas, ha estado creciendo y diversificándose en los últimos diez años. Y junto a una economía estatal que no logra superarse.

En el dia de hoy más de 1.4 millones de personas reciben sus ingresos dentro del sector privado. En en el año 2010 solo había en ese sector 157,000 personas. En los primeros 5 meses de 2019 se aprobaron 185,903 nuevas licencias.

La producción industrial y agricola no esta avanzando, pudiéramos decir sin temor a equivocarnos que está estancada. Por eso mismo los números que compartiremos a continuación son más indicativos de la efectividad de la nueva economía privada en el campo cubano. En el sector agrícola 50,000 campesinos terratenientes, 200,000 usufructuarios (terrenos rentados) y los miembros de cooperativas privadas hacen aproximadamente el 40% de la fuerza laboral. Es decir, que casi la mitad tiene, por lo menos, un pie puesto en el sector privado.

El gobierno cubano sabe que ni puede detener todo este proceso ni, mucho menos, hacerlo retroceder. Al mismo tiempo la interrelacion entre Miami y la Habana continúa creciendo… Para salir de la parálisis económica y social en que se encuentra tendrá, tarde o temprano, que comenzar las reformas democráticas necesarias para asegurar, entonces, la inversión extranjera absolutamente necesaria.

La transición ya ha comenzado...y continuará…  Dagoberto ValdésDagoberto Valdés

Termino con estos ultimos parrafos del articulo escrito el lunes de la semana pasada por Dagoberto Valdés en el Boletín Semanal que distribuye el Centro de Estudios Convivencia, radicado en Pinar del Río:

“Sin embargo, este puede ser el momento privilegiado para convocar a todos al cambio, no a la resistencia estoica e inútil. Es un momento en que la coyuntura puede ser una conexión con la apertura de Cuba a los cubanos de la Isla y de la Diáspora, apertura estructural, profunda, no cosmética. Y puede ser la articulación de una política exterior que elimine las causas que dependen de la actuación de Cuba en la arena internacional, para así integrarse en un clima de confianza entre los hijos de este país y entre todos los miembros de la comunidad internacional.”

“Esa sería una excelente solución coyuntural de fondo. En una palabra, lo que otros países han llamado transición pacífica y ordenada, que evite las explosiones interiores y la inseguridad regional. Estoy convencido que en ese camino, si es verdadero y transparente, contribuiríamos cada cubano con sus talentos, sus ideas, su trabajo y su visión de futuro. Solo así es posible “pensar Cuba”.