Menu
13/12/2018
A+ A A-

DÍAZ-CANEL REGRESÓ, ¿Y AHORA QUÉ?

El presidente de Cuba concluyó  su primer recorrido por los países políticamente afines: Rusia, China, Corea del Norte, Viet Nam y Laos, y fue recibido por el primer ministro de Francia y el ministro de Hacienda del Reino Unido durante escalas técnicas, del 1 al 14 de noviembre. Se desconoce si las experiencias de las exitosas reformas económicas china y vietnamita, copiadas y luego retraídas en Cuba,  serán retomadas bajo los consejos de los añorados benefactores.  

Pocas novedades, más allá de la presencia televisada del General de Brigada Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, presidente del grupo militar GAESA con rango de ministerio, y la amplia sonrisa de la Primera Dama, asi como la ausencia de Rodrigo Malmierca, ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, se desveló en los medios cubanos.

Díaz-Canel honró a Lenin e hizo reverencias ante los dos patriarcas Kim acompañado del heredero Kim Song-un, continuador de Dinastías como él. Ho Chi Ming podría haberlo iluminado hacia el progreso, pero su deleite en los túneles de la guerra, hacen dudar si prefiere continuar hundido en el pasado.  En los reportajes televisivos apenas se mostraron las grandes urbes, sus gigantescos edificios, las calles y carreteras cuajadas de autos, las modernas fábricas y la feraz agricultura.  Aunque la grandiosidad de los actos en la estática Pyongyang se destacaron.

La comparación con la involución de Cuba habría sido aún peor.  Solo han transcurrido unos 30 años, desde que los cubanos llamaban “Bolos”  a los soviéticos y apreciaban las latas de carne rusa;  y 40 años cuando que los chinos llevaban los uniformes azul marino con el librito rojo de Mao en el bolsillo, y se han convertido en la segunda potencia económica mundial. No se mezclaban con la población, pues tenían prohibido confraternizar con los cubanos por estar imbuidos de los vicios capitalistas, especialmente norteamericanos. Los vietnamitas eran valorados como una especie distinta, admirados por su lucha y audacia en la guerra, muchos eran agradables y surgía empatía. También en casi 30 años han restañado las destrucciones de las bombas, recompuesto sus relaciones con Estados Unidos, y desarrollado una impresionante reforma económica.

Poco nuevo se ha logrado, a tenor de las  vagas referencias a las firmas de acuerdos e intenciones publicadas por los medios nacionales. Raúl Castro dejó acuerdos, que Diaz Canel recibió en curso o no se han concretado.  Con Rusia, la concesión de crédito para adquirir petróleo sería la mejor noticia, más que la restauración de la cúpula del Capitolio Nacional. Ni siquiera la anunciada Declaración suscrita por Díaz-Canel y Putin, se ha publicado. Con China, se ha destacado el memorando de entendimiento para la cooperación en el marco de la Iniciativa  de la Franja Económica de la Ruta de la Seda, que ya venía avanzando desde La Habana hacia América Latina.

Viet Nam principalmente continuará el apoyo en el fomento de la producción de arroz que realiza desde hace varios años, y se ha anunciado que en la Zona de Desarrollo Especial de Mariel, donde logró establecer la empresa ViMariel SA de derecho cubano y de capital 100% extranjero para desarrollar un parque industrial (156 hectáreas). La concesión tiene un término de 50 años, y desde  2019 durante 5 años con su capital establecerá viales, comunicaciones y redes eléctricas e hidráulicas, para un parque industrial donde construirá plantas para arrendar, según informó  la directora general de la ZEDM, Ana Teresa Igarza, directora general de la ZEDM. Allí, en marzo del próximo año comenzará a producir panales y almohadillas sanitarias.

El presidente más que ir a promover apoyo político de líderes mundiales como Xi Jinping y Vladimir Putin, y nutrirse de las exitosas reformas económicas china y vietnamita, fue a buscar inversiones y procurar sustento económico para afrontar las serias dificultades en 2019. A las empresas y los bancos estatales no se puede seguir posponiendo el pago, los mecenas del pasado, en el pasado están. Por más que se recorten las importaciones, la situación financiera será muy tensa, y las exportaciones no aumentan.

Con Francia, se ha avanzado en años recientes y resulta el segundo país en importancia, después de Alemania,  en la Unión Europea. El incremento de las relaciones con Reino Unido no es menos  relevante, y tendrá característica bilateral propia cuando salga de la UE. En todos, se procura el fomento de las inversiones y el turismo.

La Habana, 14 de noviembre de 2018

Miriam Leiva

Periodista Independiente

Publicado en cubanet.org