Menu
19/12/2018
A+ A A-

Pretenden exportar a Europa el “trumpismo”

Republicanos norteamericanos están tratando de exportar a Europa lo que ha tenido éxito en Estados Unidos con Donald Trump en la Casa Blanca: un movimiento del “trumpismo” populista de ultra derecha.

Hasta ahora, ese intento ha sido recibido con indiferencia, salvo en Italia y Hungría, donde hay terreno abonando. El “misionero” enviado a Europa para “evangelizar” ha sido nada menos que Steve Bannon, el que fue el principal asesor y estratega de Trump en su primer año como presidente.

Bannon, al inicio de la campaña electoral de Trump, fue el arquitecto de su victoria en el 2016.  Insistió que la enfocara en las zonas rurales evangélicas de clase trabajadora blanca y no en las poblaciones de clase media de las grandes ciudades, como Nueva York. Bannon, que no tiene ningún reparo en que lo llamen “racista”, ya se ha instalado en Bruselas, donde montará lo que ya llaman “El Movimiento”, que contará con financiación de donantes anónimos.

No se sabe qué participación tiene Trump en este movimiento, pero sin duda con su apoyo moral, a pesar de que terminó muy mal con Bannon. Una de las razones que tuvo Trump para despedir a Bannon fue su sospecha, bien fundada, además, de que su principal asesor había sido la fuente para que Michael Wolff escribiera su devastador libro “Fury and Fire: Inside of Trump White House”, sobre el supuesto caos en la Casa Blanca.

En Europa, lo primero que llamará la atención será su aspecto físico: barba blanca de varios, el pelo suelto, desaliñado y su ropa informal como si fuera un día en el campo. Pero cuando comienza a hablar es muy efectivo en sus tesis populistas, especialmente en audiencias hastiadas de los políticos corruptos.

Y de la “avalancha” de inmigrantes africanos que saturan los servicios sociales sin haber pagado nada de la seguridad social y no como ellos, que lo han hecho toda si vida laboral. Es misma indignación, la ha encontrado Bannon en Italia y Hungría, donde crece el populismo nacionalista de ultraderecha.

Y tal vez, en Gran Bretaña con el movimiento nacionalista anti-europeo (“Brexit”) que impulsó en un referéndum la salida del país de la Unión Europea. En Francia, el plan de Bannon será bien recibido por Marine Le Penn líder del ultra derechista “Frente Nacional”, ahora llamado “La Agrupación Nacional (“Rassemblement National”).

En el resto de Europa, los “sermones” de Bannon serán recibidos con indiferencia, más que todo porque huelen a Trump, que no goza de popularidad en la Unión Europea. Y estos países no olvidan los desaires que ha hecho el presidente norteamericano a sus líderes.

La prueba de fuego de Bannon serán las elecciones del Parlamento Europeo de mayo del próximo año. Están en juego 751 escaños en representación de 500 millones de 28 países. El plan de Bannon consiste en crear un grupo parlamentario de partidos populistas nacionalistas de derecha para ejercer una influencia decisiva en el Parlamento Europeo y hasta obstruccionista.

¿Y que puede ofrecer “El Movimiento” de Bannon a esos partidos? Desde su sede en Bruselas, donde trabajarán unas 20 personas (todos jóvenes expertos en tecnologías aplicadas a elecciones) se harán sondeos previos, estrategias, difusión publicitaria y asesoramiento.

Y, sobre todo, lo que se llama “voter targeting”, el método para identificar al votante que interesa, el gran éxito de la campaña electoral presidencial de Trump en el 2016. Y fue Bannon, uno de los estrategas de esa campaña. Y su discurso ahora, igual que antes, será ir contra el “establishment”, las grandes corporaciones, la banca internacional y las “fuerzas globalistas”.

Publicado en: El País//Honduras

Alberto García Marrder
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.