Menu
18/02/2020
A+ A A-

Columnistas invitados/Guest columnists

Beyond the Hype About a Vatican Upheaval

The Synod on the Family isn’t close to being the revolutionary gathering that some imagine  Synod on the Family 214Synod on the Family 214

The story goes that at the Council of Nicaea in 325, St. Nicholas—yes, the original Santa Claus—upon hearing the bishop Arius deny the deity of Jesus, crossed the hall where the debate was being held, hauled off and punched his brother bishop in the face.

Those reading the headlines and blog posts about the two-week Vatican gathering called the Extraordinary Synod on the Family might think that similar contretemps are occurring right now in Rome. But they aren’t, despite some sensational reports. The incomplete information is due in large part to an unprecedented ban on the publication of the papers presented, which to some makes the synod seem even more mysterious. Yet on Wednesday the ban was lifted.

Synods are simply meetings where bishops and experts discuss pressing issues of concern to the church. This synod is “extraordinary” in that it falls outside the regularly scheduled synods, which normally take place every three or four years. The current synod, which ends on Sunday, has provided time for a wide-ranging discussion on the pastoral application of the church’s teachings amid dramatic cultural shifts in marriage, contraception and cohabitation before marriage.

Add a comment Leer más...

Coacción legitimada

El carácter coactivo y antilibertario de la Constitución cubana es paradigma de un sistema social donde se flagela criminalmente la libertad de las personas, en contraposición a toda ley y principio natural de la máxima aspiración de la existencia humana.

La coacción o violencia privada no es más que la imposición de condiciones para obligar a un individuo a realizar u omitir una determinada conducta, incluyendo la libre expresión, como modus operandi de los Estados para establecer y perpetuar su enfermizo poder.

Y no podría ser de otra manera, pues el Estado es una creación diabólica que contradice la esencia de la naturaleza humana, por lo que la coacción y la amenaza son su condición sine qua non por excelencia. Aunque pueda parecer exagerado, en Cuba, ya antes del nacimiento, los individuos tienen preconcebida la ideología que deberán adoptar obligatoriamente en el transcurso de su vida.

Esta cruel falta de libertad, que lacera salvajemente el libre albedrío del ser humano, se encuentra muy bien definida en varios preceptos constitucionales.

Por ejemplo, el inciso a) de su artículo 39 estipula de una manera clara y concisa que el Estado orienta, fomenta y promueve la educación, la cultura y las ciencias en todas sus manifestaciones, pero "sobre la base del ideario marxista y martiano". ¡Qué fatalidad para la diversidad y los librepensadores de la actualidad!

Por su parte, el inciso c) del precitado artículo establece que el Estado promueve la formación comunista de las nuevas generaciones.

Como vemos, el ciudadano cubano está condenado, desde el mismo instante de su nacimiento, a renunciar a esa libertad que le viene concedida por la naturaleza, que no es otra que la de ser dueño y señor de sí mismo, de dirigir y gobernar su vida según su propio discernimiento.

Pero hay más. Y es que el arte no podía escapar de las extraordinarias garras asesinas del Estado, y en este sentido, el inciso ch) del propio artículo constitucional expresa que es libre la creación artística, siempre que su contenido no sea contrario a la revolución, o lo que es lo mismo, a los intereses de esa élite minoritaria del gobierno a la que llaman Estado.

¿Y qué sucede con la libertad de expresión? ¿Qué sucede con asumir otra postura? Pues nada, el artículo 53 de la Ley de Leyes deja también en claro algo muy oscuro, y es que hay libertad de palabra y de prensa, siempre y cuando estén en armonía con los fines del socialismo.

Finalmente, y para que no quepa ninguna duda de la arrogancia del burocrático Estado cubano, en su única disposición especial se estipula que el carácter socialista del sistema político y social impuesto es irrevocable, o lo que es lo mismo, ETERNO.

Según la Constitución, el cubano no tiene más opción que doblegar sus pensamientos, que es lo mismo que autodestruirse, o vivir eternamente bajo una disonancia cognitiva que indudablemente provoca daños fisiológicos irreparables. La coacción del Estado cubano contra sus gobernados constituye la máxima expresión de todas las coacciones, toda vez que obliga a renunciar al individuo a su patrimonio más legítimo: su propio yo.

Add a comment

¿Nacionalismo revolucionario?

En los últimos meses se ha estado produciendo un interesante intercambio entre intelectuales cubanos, residentes en la Isla y en la emigración. Del lado insular han participado Roberto Veiga y Lenier González, mientras que del otro lado he compartido espacio con otros dos amigos: Armando Chaguaceda y Rafael Rojas. Finalmente Veiga y Lenier (VyL) han publicado una interesante contrarréplica titulada Nacionalismo y lealtad: un desafío civilizatorio sobre la cual quiero concentrar mi atención en este artículo.

La principal motivación del artículo de VyL es explicar que el denominado Nacionalismo Revolucionario (NR) constituye la columna vertebral de la construcción histórica nacional y de la posible articulación de un bloque de actores sociopolíticos que, apoyados en la “metodología del pacto… pueden conducir al país hacia un presente y un futuro de estabilidad y progreso”. Y en consecuencia, definen NR como “un conjunto de valores, construcciones intelectuales y hasta cierta mística” compartido por las mayorías nacionales y que remiten a nueve propuestas o principios que van desde el acceso universal a la salud hasta la vocación a la universalidad.

Sin lugar a dudas este esfuerzo digamos que programático de Espacio Laical es parte de un trabajo sistemático para aglutinar y consolidar un campo político con ribetes transnacionales que he denominado de Acompañamiento Crítico (AC) sistémico. Su rasgo principal reside en su creencia de que es posible reformar gradualmente al sistema a partir de una “transición ordenada”. El abordaje e intento de definición del significante Nacionalismo Revolucionario es parte de esa intención. Y creo que imprescindible si quieren constituirse en partes de un bloque con pretensiones de “dirección ético-política”. El pasado evento celebrado en La Habana —así como su alter ego en Miami— y otros esfuerzos de sistematización que se desarrollan al interior de este espacio de AC, son también partes de este proceso.

Temo, sin embargo, que, sea por convicción o por conveniencia en un sistema que deja pocas opciones de autonomía, lo están haciendo con algunas “armas melladas” del autoritarismo, y de hecho se convierten en parte de un problema, cuando debieran ser parte de la solución.

Add a comment Leer más...

Antes del 'Período Especial', ¿utopía o distopía?

La crisis comenzó mucho antes del 'Período Especial'.
Cinco estudiosos extranjeros de izquierda
pudieron determinarlo desde temprano al visitar el país.

El gobierno de Fidel y Raúl Castro cumplió 55 años recientemente. El dúo suplantó la dictadura autoritaria de Batista (1952-59) por un longevo totalitarismo de corte marxista-estalinista. Así lo han clasificado, desde el respetado latinoamericanista Irving L. Horowitz, hasta el literato considerado más leído del mundo, el brasilero Paulo Coelho.

Típicamente, las dictaduras —tan supuestamente disímiles como las de Lenin, Hitler y Trujillo— han pretendido reescribir la historia a su favor, usualmente en complicidad con intelectuales extranjeros que ansían "lavar" sus imágenes en el exterior. Los Castro, ya ancianos, cuentan aún con ciertos apologistas, quienes (cómodamente desde afuera) continúan justificando la dictadura, a pesar de sus calamitosas fallas y el costo humano.

Esos apologistas arguyen, por ejemplo, que los problemas socioeconómicos que afligieron a la Cuba republicana (1902-58) fueron eliminados después de 1959. Arguyen que, entre 1959 y 1990, Cuba era una "utopía" que solo se ha ido resquebrajando debido a la desaparición de los subsidios del otrora Bloque Soviético, dando comienzo al llamado "Período Especial" (incluso, algunos denominan la época presente "la post-utopía").

Una carnicería en La Habana durante el "Período Especial"Una carnicería en La Habana durante el "Período Especial"

Sin embargo, las impresiones recogidas en Cuba antes del colapso del campo soviético por varios observadores, también extranjeros, aunque cándidos, desdicen los argumentos de los revisionistas pro-dictadura. 

Add a comment Leer más...

Russia in Latin America: the Problem we have chosen to Ignore

As Russian control of Crimea consolidates and the fear of a potential invasion of continental Ukraine increases, Russian activities closer to home in the Western Hemisphere have been largely overlooked or perhaps just disregarded. There have been reports of increasing Russian military cooperation with countries in Latin America that are hostile to the United States, mainly Cuba, Venezuela, and Nicaragua. This includes agreements between Russia and the above named countries that would enable Russia to place their naval logistic facilities in Venezuelan, Cuban and Nicaraguan territory. According to Russia’s Secretary of Defense, those facilities could serve long-range aircraft. The motive, according to Russia expert, Stephen Blank is that Russia seeks access to ports and air bases for refueling purposes as well as great power influence.

Maduro & PutinMaduro & Putin

 The Russian invasion of Crimea raises the question of whether or not the old cold war logic remains relevant.

 Russia may have given up communism but it did not give up the pride of being an empire with a broad sphere of influence they, namely Vladimir Putin considers belonging to them and to them alone. It seems this was the reasoning behind Russia’s 2008 aggressive attempt to prevent Georgia from joining NATO. This was followed up by Russia’s military invasion which successfully detached South Ossetia and Abkhazia from Georgia, making them politically independent but subjected to Russian authority. The same logic applies to the current crisis in the Ukraine.
 

Add a comment Leer más...