Menu
24/05/2019
A+ A A-

Columnistas invitados/Guest columnists

La próxima e insuficiente reforma financiera de EEUU

El pasado 20 de mayo, el Senado estadounidense aprobó un proyecto de ley para adoptar una reforma financiera para evitar la repetición de una crisis similar a la de 2008-2009, la gran recesión.   Ahora debe negociarse un ajuste y conciliación  con la Cámara de Representantes y pasarse a la aprobación del presidente Obama.

En el ámbito académico que considera que le corresponde al estado un rol esencial en el área de la regulación prudencial del sistema financiero, se estima que no se atendieron algunos aspectos imprescindibles (por ejemplo, destacan las posiciones de distinguidos economistas, como Simon Johnson, Paul Krugman, Nouriel Roubini y Joseph Stiglitz).  Entre los aspectos desatendidos están que no se elimina ‟el cada vez más grande para fallar”,  no se modifica el sistema de pagos para que no incentive incorrectamente la toma de riesgos excesivos y se ha colocado erróneamente una agencia protectora de los consumidores para instrumentos financieros  dentro de la Reserva Federal.  Esta institución tendría entonces los objetivos contradictorios, o conflicto de intereses,  de proteger simultáneamente los intereses de los complejos bancarios y de los consumidores.

Un aspecto de la propuesta de reforma en la dirección correcta y parcialmente positivo es que se constituiría un mecanismo para liquidar o reorganizar a las grandes entidades financieras en dificultades por sus activos tóxicos que no existe ahora y que según las autoridades de los gobiernos de Bush y Obama las limitó a actuar como lo hicieron en 2008-2009 en el sentido de no podían liquidar instituciones financieras grandes en dificultades.

En mi opinión, si bien también hay varios otros aspectos positivos en las medidas propuestas, como la divulgación de información y la obligación de realizar ciertas transacciones en los mercados formales, dichos aspectos son insuficientes para atender los problemas sistémicos existentes, así como las secuelas de la crisis financiera del 2008-2009.

Al respecto, ver enlace en estas páginas de la reseña del pertinente libro 13 Bankers de Simon Johnson y James Kwak. JW_DISQUS_ADD_A_COMMENT

Keynes, Friedman y la Gran Recesión Global de 2008-2009

Antecedentes

Paul Kurgman¿Cómo se pudieron equivocar tanto los economistas?, el ensayo de Paul Krugman (comentado en estas páginas de Democracia Participativa, poco después de su publicación en setiembre del 2009), así como la crisis financiera del 2008, que desatara la gran recesión global de 2008-2009, entre otros, han traído nuevamente la discusión sobre la relevancia del pensamiento, teorías económicas e implicaciones de política pública de los afamados economistas John Maynard Keynes y Milton Friedman.  No obstante, realmente este debate más bien se origina y termina centrándose sobre los roles del Estado y del mercado en la sociedad y más específicamente sobre si se justifica o no la regulación de las actividades de servicios  financieros.

Maynard KeynesLos planteamientos teóricos de Keynes influyeron decisivamente las consideraciones y las propuestas de política macroeconómica a partir de los años 1930s y en la posguerra, así como en el desarrollo del llamado estado del bienestar en EE.UU. y Europa.  Keynes fue un severo fustigador de los mercados financieros tipo casino que precedieron a la reciente crisis financiera, así como la Gran Depresión, los cuales no se basan en sus fundamentos de largo plazo sino en las presiones especulativas de corto plazo.  En diciembre de 1965 la revista Times destacó el éxito del pensamiento keynesiano y poco después el presidente Richard Nixon señaló que todos somos keynesianos.

Milton FriedmanSin embargo, Milton Friedman con su famoso discurso en el American Economic Association de 1968 sobre cómo el manejo macroeconómico estaba conduciendo a una estanflación determinó que sus teorías, interpretaciones y recomendaciones de política económica comenzaran a popularizarse y prevalecieran en las políticas públicas de EE.UU. y el Reino Unido.  Particularmente a partir de los años 1980s, cuando estuvieron muy asociadas a los gobiernos de Ronald Reagan y Margaret Thatcher, uno de cuyos lemas principales fue "el gobierno es el problema, no la solución" y el crecimiento económico es la mejor forma de ayudar a las personas de bajos ingresos y no las medidas redistributivas del Estado.

En concreto, las teorías de Friedman se reflejaron en, entre otros, la reducción de los niveles impositivos, del gasto público, de la regulación económica; un menor papel del Estado en la sociedad, la promoción del comercio internacional y de regímenes de cambio flexible para facilitar los ajustes al mayor comercio, y la preponderancia de la política monetaria para influir el nivel del PIB a corto plazo.  También en propuestas para involucrar (o empoderar) más a las personas en los problemas que le conciernen, i.e. los vales educativos.

 

JW_DISQUS_ADD_A_COMMENT Leer más...