Menu
11/07/2020
A+ A A-

Columnistas invitados/Guest columnists

El devenir de la democracia en América

[Guillermo Lousteau Heguy ha sido nombrado
Académico Correspondiente de
la Real Academia Hispano Americana
y en su discurso de aceptación ofrece a todos
por este medio su interesante análisis sobre 
la marcha de la democracia en nuestro continente y sus metas.]

Palabras iniciales

     Deseo en primer lugar manifestar mi reconocimiento a los miembros de la Junta de Gobierno de la Real Academia Hispano Americana, por mi nombramiento como Académico Correspondiente, en Estados Unidos. Para un hispanoamericano, consciente de la calidad académica de la Institución, es un enorme orgullo incorporarse a ella.

   El claro campo de trabajo de la Academia abarca el Arte, las Ciencias, las Letras e Hispanoamérica. Dentro de ese campo, el objetivo que se propone es ejercer influencia sobre el destino común de las naciones que conforman ese área cultural que, conceptualmente, incluye todas aquellas que en algún momento tuvieron relación con los países que hoy radican en la península ibérica.

   Me incorporo como miembro correspondiente por un área ajena a la descripta. Luego de vivir por casi 20 años en los Estados Unidos, quisiera resaltar que también ese país cae inevitablemente en la zona de interés de esta Academia, porque tal como ha dicho el historiador Charles Lummis, “si no hubiera existido España hace 400 años, no existirían hoy los Estados Unidos” .

  Efectivamente, el peso y la influencia de España en el desarrollo histórico de ese país ha sido enorme y todavía se siente esa presencia, tanto en su pasado como en su presente.
El presidente Ford, al inaugurar la Semana Nacional de Herencia Hispánica, en 1974, expresó en ese mismo sentido “que la herencia hispánica de los EEUU se remonta a hace más de cuatro siglos. Cuando los peregrinos llegaron a la roca de Plymouth, la civilización española ya estaba floreciendo en lo que hoy es la Florida y Nueva México. Desde entonces, la contribución hispánica ha tenido una constante y vital influencia en el crecimiento cultural de nuestro país”.

  En una forma totalmente acorde, se pronunció también el presidente Reagan: “En nuestras relaciones internacionales, los hispanos de Norteamérica contribuyeron a nuestra identidad nacional, a nuestra percepción de quienes somos”, expresó.

Add a comment Leer más...

“El Poder de los Sin Poder” de Vaclav Havel y mi análisis de la realidad cubana

Desde Cuba leía todo lo que caía en mis manos de manera clandestina, grupos de amigos de probada confianza nos pasábamos libros, revistas, documentos, etc, prohibidos en la Isla por el régimen comunista. Los trabajos de Vaclav Havel fueron parte de ellos, y todos me impactaron. Su libro “El Poder de los Sin Poder” (octubre-1978), me ha marcado desde que tuve oportunidad de leerlo a mediados de los 90, por su análisis único, del significado del movimiento disidente en las dictaduras totalitarias, específicamente en las comunistas, a las que llamó “postotalitarias”, por su carácter completamente diferente a las dictaduras tradicionales, e inclusive a otras de tipo totalitarias. Estos engendros, profundamente burocráticos y “armoniosamente” legalizados por reglas, preceptos y leyes, que en un momento formaron un “campo” enorme de países, con la Unión Soviética en primer lugar, se extendieron a todos los continentes, lo que parecía dar lugar a “que el destino del mundo perteneciese completamente al socialismo”, (tal y como lo presentaba la propaganda oficial). Ese sistema esclerótico, centralista, burocrático, enfermizo en cuanto al control del individuo, de la economía y de la sociedad se cayó prácticamente sin “tirar ni un tiro” como si fuera un juego de naipes. Quedaron en pie, sin embargo dos países en total anquilosamiento, Corea del Norte y Cuba, mi país, al que dedico este análisis, ya que en la obra de Havel se analizan los acontecimientos que han sido comunes al sistema, y que considero se han cumplido casi al pie de la letra. Es importante insistir en que este libro terminó de escribirse en octubre de 1978, 11 años antes de la caída de la dictadura comunista… Qué talento el de este hombre que supo recoger toda la interioridad de un régimen, más que un régimen, un sistema, establecido específicamente en toda la Europa Oriental y en la Unión Soviética, y que había, como un cáncer, hecho metástasis en diversas regiones del mundo, incluyendo la nuestra, con nuestro país, en primer lugar. El profundo análisis de la sociedad comunista y del espíritu humano, que en el momento de su escritura era todavía muy poderoso en apariencia, implosionó once años después. Sus etapas, descritas para el caso checoeslovaco y para el resto del “campo socialista”, podemos tomarlas hoy para nuestro análisis del caso cubano.

Disidencia

Vaclav Havel nació en Pragael 5 de octubrede 1936fue un político, escritory dramaturgocheco, pero sobre todo un excepcional humanista y combatiente por la libertad. Fue el último presidentede Checoslovaquiay el primer Presidente de la República Checa. Murió el 18 de diciembre de 2011. Fue obrero, hasta que logró establecerse como dramaturgo en los 50s. Ya era famoso como tal a la llegada de la “Primavera de Praga” en 1968. Apoyó las reformas de Alexander Dubcek y se opuso a la invasión soviética de Checoeslovaquia, en agosto del mismo año, lo que trajo como consecuencia la prohibición de sus obras.  Firmó el “Manifiesto de las 2000 palabras” en 1977, junto a otros destacados intelectuales. Fue hostigado y encarcelado en sucesivas ocasiones por su defensa de los derechos humanos a lo largo de la década del 70.

El incumplimiento por parte del régimen comunista de una serie de compromisos que había adquirido al ratificar la Declaración de la ONU sobre Derechos Humanos, dio lugar al movimiento Carta 77 en 1979, del que Havel fue uno de los fundadores y principal exponente. Fue acusado de sedición y condenado a prisión ese año. Liberado en 1984, continuó sus actividades políticas opositoras, y en 1989, debido al gran prestigio que había adquirido, fue elegido líder del grupo opositor Foro Cívico. 

Add a comment Leer más...

Cuba's influence in American academia

To accurately fathom the success of the Castro-Communist regime[1]in Cuba, as measured by its ability to fructuously withstand the pressures for democratic[2]liberalization and persevere in power, the mobilization of a supportive, widespread intellectual elite class[3]has been important and effectively achieved throughout the democratic world. This has been significantly the case in the United States, its most important challenge within the community of free countries. Academia has served Cuba as an indispensable tool in a dual capacity to: (1) assist in fostering radical political activism abroad (revolutionary and gradualist); (2) and facilitate internal power retention and even survival. Some of the salient displays of this relationship include: (a) the concealment and downplaying of Cuba´s abysmal human rights record and other gross state misconducts; (b) application of the Marxian principle of the primacy of “revolutionary practice”; (c) emblematic governance for the New Left; (d) espionage (strategic, political and probably commercial); (e) multilateral movement facilitation; and (f) commercial lobbying.  

While a debate may range as to the specifics of whether the current Cuban sociopolitical model should be categorized as totalitarian, post-totalitarian or even authoritarian, the general criteria which has traditionally labeled and identified totalitarian models, e. g., a prevailing ideology; a single-ruling party rhetorically committed to that ideology; and monopolistic control by the regime of the following: (1) the mass media; (2) all armed operational public forces; and (3) the general economy and its salient institutions/organizations;[4]still accurately depicts the Cuban sociopolitical paradigm. Given the non-static nature of all ideal political regimes-types (democratic and nondemocratic) and the successful systemic adaptation of general market economic principles while safeguarding the Leninist state, cases such as China and Vietnam have demonstrated that this modern and pragmatic approach to totalitarian rule still persists.

Elite mobility on communist Cuba´s behalf, in the globe´s democracies, has been pivotal in complementing key aspects of its nonbelligerent foreign policy strategy for political durability. Multilateralism, what Robert O. Keohane identified as the coordination of international relations based on structuring principles and strategies between three or more states[5], has been one potent and persistent feature of Cuba´s targeted foreign relations scheme. Jorge I. Domínguez refers to multilateralism as the “weapon of the week”.[6]Soft power, the notion coined by Joseph Nye that explains the political art of persuasion by means of cooptation and convincing, without the utilization of force or the expenditure of huge sums of money,[7]has been the other premier, nonviolent mode of promoting its interests abroad.      

Add a comment Leer más...

¿Es posible una transición pacífica hacia la democracia en Cuba?

Introducción

Ser testigo de la destrucción de la sociedad civil a fuerza de represión, hegemonía comunicacional y educativa, y prohibición absoluta de todo aquello que pudiera de alguna forma representar una idea independiente, ha sido la realidad de millones de cubanos por más de cinco décadas. Si un movimiento representó lo que pudiésemos llamar el renacimiento de una incipiente sociedad civil que quería levantarse por encima de la pesadilla que totalizaba todos los ámbitos nacionales, fue el Proyecto Varela. La valentía tanto de sus gestores, con Oswaldo Payá a la cabeza, como de aquellos que lo firmaron, es una página que la historia de Cuba, tendrá que enaltecer en el futuro del país, cuando termine la oscuridad y el desencuentro. Igualmente, desde Pinar del Río, un grupo de laicos católicos, creaba el Centro de Formación Cívico-Religioso, con el apoyo de su obispo, con el fin de forjar sociedad civil, este esfuerzo, en que gracias a su principal gestor Dagoberto Valdés Hernández, y su irrenunciable voluntad de creer en que desde lo pequeño se conquista hasta la inmensidad, aparecía Vitral, y con ella una formidable muestra de ¨libertad de la luz¨. Los golpes y las dificultades, la mano del poder totalitario, la debilidad de hombres que como pastores debían ofrecer solidaridad y no ser como ¨el cruel que me arranca el corazón con que vivo¨, hizo desaparecer el Centro y Vitral, pero a su vez  dio lugar a que apareciera de manera independiente, Convivencia y con ello un proyecto de mucho más alcance, para la Cuba de hoy y la de mañana. Es doloroso pensar que perviven las lágrimas y la angustia, que las dificultades son crecientes, pero también es fabuloso, que hoy los cubanos están perdiendo el miedo, y que ya el estado totalitario no tiene como ocultar sus arbitrariedades, cada día más a la luz de todos. Es la fuerza de la sociedad civil.

Hace unos meses en un artículo que publiqué titulado ¨Por qué soy optimista: Cuba y su porvenir democrático¨ manifesté, ¨En 1959 tenía 11 años, y llegué a los EE UU en 2002 por lo que viví 43 años en el comunismo tropical, en la Cuba, que a pesar del daño antropológico creado por la dictadura, quiere ser libre. Ese inmenso deseo de cambio, que palpé en tantos y tantos compatriotas, y que en los últimos años ha ido conformando de manera lenta pero segura una nueva sociedad civil independiente del régimen, me da la seguridad de que la democracia, será al final, la sociedad que sellará el destino de nuestro país¨.

Y lo sigo afirmando, no sólo por el profundo deseo de cambio dentro de nuestra patria, sino también por ese afán de un exilio, que diseminado por todo el mundo, sigue soñando y luchando por esa nueva Cuba en libertad. 

Add a comment Leer más...

‘Young people are reading Marx and Lenin again in Russia and new museums are dedicated to Stalin.’

Excerpts from the Nobel Prize lecture by Svetlana Alexievichrecipient of the 2015 award in literature, in Stockholm Dec. 7:

[Soviet-era Russian author] Varlam Shalamov once wrote: “I was a participant in the colossal battle, a battle that was lost, for the genuine renewal of humanity.” I reconstruct the history of that battle, its victories and its defeats. The history of how people wanted to build the Heavenly Kingdom on earth. Paradise! The City of the Sun! In the end, all that remained was a sea of blood, millions of ruined human lives. There was a time, however, when no political idea of the 20th century was comparable to communism (or the October Revolution as its symbol), a time when nothing attracted Western intellectuals and people all around the world more powerfully or emotionally. Raymond Aron called the Russian Revolution the “opium of intellectuals.” But the idea of communism is at least two thousand years old. We can find it in Plato’s teachings about an ideal, correct state; in Aristophanes’ dreams about a time when “everything will belong to everyone.” . . . In Thomas More and Tommaso Campanella . . . Later in Saint-Simon, Fourier and Robert Owen. There is something in the Russian spirit that compels it to try to turn these dreams into reality.

Add a comment Leer más...