Menu
21/05/2019
A+ A A-

Columnistas invitados/Guest columnists

¿Sesenta años de castrismo han dignificado a la mujer cubana?

¿Hay algo de cierto en esto? La victoria de Fidel Castro y sus amigos, ¿representó una mejora en el estatus de la mujer cubana?

LA HABANA, Cuba. – El pasado sábado 30, el Noticiero de la Televisión Cubana consagró un reportaje al supuesto papel de la Revolución en la dignificación de la mujer. El trabajo periodístico hacía alusión a un encuentro consagrado al tema y financiado por la Fundación Guayasamín. Los oradores contrapusieron el progreso alcanzado en nuestro país al estancamiento que —afirmaron— se observa en otros de América Latina en este campo.

Se trata de uno de los lugares comunes de la retórica castrista. Es algo en lo que se ha venido insistiendo desde la trepa al poder de los guerrilleros extremistas en 1959. Pero resulta evidente que la sola repetición de una afirmación no la convierte en una verdad. Por ello conviene que nos preguntemos: ¿Hay algo de cierto en esto? La victoria de Fidel Castro y sus amigos, ¿representó una mejora en el estatus de la mujer cubana?

En ese contexto, parece justo destacar, ante todo, que la situación de nuestras compatriotas no era tan desfavorable como la presenta la propaganda comunista. A las féminas cubanas se les reconoció el derecho al voto en 1928; varias de ellas fueron delegadas a la Convención Constituyente de 1940, que representó un gran paso de avance en esta materia. En 1950, bajo el gobierno del doctor Carlos Prío, la Ley 9 equiparó los derechos civiles de las casadas a los de sus maridos.

Con respecto a lo acaecido tras el triunfo revolucionario, es probable que, en los meses que lo siguieron, haya habido en este campo algún progreso adicional. También es posible que, en aquel momento, ese cambio haya marcado una diferencia con el resto del subcontinente. Pero no con posterioridad. Veamos algunos hechos objetivos.

El régimen castrista ha sido el más longevo de Latinoamérica. Pero en sus sesenta años de duración, sólo podemos mencionar a dos mujeres que han desempeñado un papel de cierto destaque en la vida pública cubana. Son ellas Celia Sánchez Manduley y Vilma Espín Guillois.

JW_DISQUS_ADD_A_COMMENT Leer más...

LA SIP Y LA PRENSA CONTINENTAL

Ha sido en extremo laboriosa la reunión de medio año de la Sociedad Interamericana de Prensa que acaba de concluir en la ciudad de Cartagena en Colombia, abordando una compleja agenda de situaciones y retos que ponen en riesgo la libertad de prensa en distintos países del Continente.

Al caso ya tradicional y persistente de Cuba, con una prensa amordazada y sometida por entero a los patrones de censura del gobierno, se han sumado ahora las agresiones y amenazas en Nicaragua y Venezuela, así como medidas de imposición de contenido electoral y de propaganda en Bolivia, República Dominicana y Uruguay.

Adicionalmente, la SIP enfocó la falta de leyes de acceso a la información en Puerto Rico y Barbados, así como de regulaciones penales y demandas por millones de dólares para doblegar y silenciar a periodistas en Panamá y Argentina.   Tanto en este último como en Canadá y los propios Estados Unidos destaca la persecución a periodistas a fin de obligarlos a revelar sus fuentes informativas confidenciales.

Otro ángulo novedoso que debió enfocar la SIP en su exhaustivo repaso de la libertad de prensa y expresión en la región, es el planteado por los intentos de regular y sancionar la comunicación digital y el flujo de información en las redes sociales así como normar el uso de los datos aspectos, lo que a juicio del organismo periodístico pudiera estar marcando una tendencia a la censura en Argentina, Perú, Chile, Costa Rica y Ecuador.

En esta oportunidad, la República Dominicana tuvo un papel protagónico destacado.  Tanto Miguel Franjul, director del Listín Diario, como Adriano Miguel Tejada, del Diario Libre, ambos miembros de la Junta de Directores de la SIP rindieron detallados informes poniendo a conocimiento del pleno potenciales amenazas contra el ejercicio de la prensa libre en el país.

JW_DISQUS_ADD_A_COMMENT Leer más...

La victimización ciudadana

Con frecuencia se a aprecia que hay personas que no aprenden de sus errores, peor aún, que hay pueblos que al parecer tienen una fuerte tendencia a rendirse ante sujetos con personalidad abusiva y excluyentes, depredadores despiadados, personajes que como Atila, " por donde pasan, no crece ni la hierba".

Los cubanos todavía padecen la  experiencia de haber cedido su soberanía personal a un depredador que a la cabeza de una jauría devoró el país. Un individuo que instrumento un régimen que le ha sobrevivido porque contó con aliados incondicionales y la complicidad de muchos para constituir una estructura criminal de la que se han beneficiado numerosos victimarios a costa de victimizar a la población.  

El déspota, disfrazado de Pastor, cada vez que hablaba generaba entre sus partidarios una histeria colectiva, todo lo que decía era una verdad absoluta para sus fieles, quienes no perdían tiempo en tratar de sepultar a quienes rechazaban sus inventivas o simplemente no mostraban el entusiasmo requerido hacia un sujeto que se presentaba como el Salvador.

Los frenético entusiastas del mesías de la nueva religión que se apoderaba de la isla caribeña no cesaban de gritar "Paredón", "Elecciones para que", y "Si Fidel es comunista que me pongan en la lista", consignas que se reproducían en periódicos,  programas de radio y televisión que paradójicamente dirigían algunos de los mas conspicuos representantes de la elite insular.

Tales consignas fueron muy útiles para dividir el país y también para sembrar el desconcierto en amplios sectores de la sociedad, aquel  tsunami de miedo aderezado con promesas de una vuelta a un paraíso que nadie conocía,  absorbió a la mayoría ciudadana, un sector quedó al pairo y la minoría,  que fue capaz de sustraerse de aquella poderosa atracción,  pagó muy caro su herejía.

JW_DISQUS_ADD_A_COMMENT Leer más...

REPÚBLICA DOMINICANA: IMPORTANCIA DEL AGUA

De lectura y reflexión obligadas, como ejercicio de vital interés, debiera ser la columna que bajo el título de Consultorio Ecológico publica el matutino Hoy a la firma del experto ambientalista Eleuterio Martínez, más en estos tiempos en que la sequía se deja sentir con fuerza afectando tanto el suministro del preciado líquido para consumo humano, como provocando serios daños a la agricultura y la ganadería.

La de hoy se refiere a la Seguridad Hídrica que el autor resume para el caso de nuestro país en estos elementos: disponibilidad de agua en volúmenes  y calidad suficientes para la satisfacción de las necesidades básicas de la población, a saber consumo directo para la higiene personal y del hogar, salud y actividades relacionadas, a la que suma la requerida para la producción de alimentos, el desarrollo pecuario, industrial y turístico así como la minería; la sanidad e higiene urbana; la generación de electricidad y el caudal ecológico indispensable para garantizar los eco sistemas y los bosques de galería de los principales ríos con que cuenta el país.

¿Dispone nuestro país de agua suficiente para lograr la seguridad hídrica?  La respuesta del autor es categóricamente positiva, afirmando que podemos producir la cantidad de agua necesaria y con la calidad requerida para ello.  Su opinión está avalada por la experiencia práctica y el trabajo de campo de muchos años que conforman su currículo profesional.

Pero... ¿estamos haciendo lo suficiente para alcanzar la seguridad hídrica que contribuya a que podamos disfrutar niveles de progreso y bienestar y sobre todo garantizar que siempre dispondremos de ese vital recurso que es el agua sin el cual es imposible la vida en el planeta?  El ingeniero Martínez advierte que para ello será necesario que sepamos donde están las fuentes productoras de agua, la celosa protección de las mismas  y la conservación de los bosques.

JW_DISQUS_ADD_A_COMMENT Leer más...

‘Privatized religion’ is not what US Founders envisioned

As St. Augustine pointed out in a book he wrote as he watched the Roman Empire collapse around Archbishop Thomas G. Wenskyhim, we, Christians, are citizens of both the City of God and the City of Man. We do well to thank God that the City of Man where we dwell is the United States of America and not the Rome that sent Christians to the lions. God has indeed shed his grace on this land of ours. We enjoy many blessings here, not the least being our freedom of religion, guaranteed by the Constitution’s First Amendment.

Having a dual citizenship — one in the City of Man by birthright or naturalization, the other in the City of God through baptism — can bring about tensions. No surprise here — but thank God that our forefathers, in establishing our republican form of democracy, did not pretend that they were building heaven on earth. In the 20th century, dreamers of that ilk — men like Stalin and Hitler and Castro — ended up making their nations hells on earth.

Nevertheless, there are inevitable tensions for any City built by men, even a city that shines, as it were on a hill, as a beacon of liberty like our United States of America. For any City built by fallen men will inevitably reflect man’s fallen nature. 200 years ago, slavery was written into the constitution and of course women could not vote. More recently, the right to abortion has been read into our Constitution by our Supreme Court judges. 

JW_DISQUS_ADD_A_COMMENT Leer más...