Menu
21/03/2019
A+ A A-

De la Dictadura a la Democracia

Dictadura_a_DemocraciaDictadura_a_Democraciapor Gene Sharp
ISBN: 1-880813-13-0
La Institución Albert Einstein, 93 pp, Diciembre 2003
$10.00

[Spanish is one of seventeen different languages that this work appears in (the others are Arabic, Azeri, Belarusian, Burmese, Chin (Burma), Jing-paw (Burma), Karen (Burma), Mon (Burma), Chinese (Simplified Mandarin), Chinese (Traditional Mandarin), English, Farsi, Indonesian, Kyrgyz, Russian, Serbian, Ukrainian). For more information on De la Dictadura a la Democracia, click HERE]

[Reseña por Antonio María Delgado]

Gene Sharp, un profesor octogenario cuyas investigaciones inspiraron a los líderes de la revuelta popular de Egipto, sostiene que la mejor manera de derrocar a una dictadura --sin importar lo violenta que esta sea-- es a través de métodos pacíficos.

Y es que es contraproducente para las fuerzas democráticas de un país luchar dentro de un campo en el que las tiranías les llevan tanta ventaja, explicó Sharp, considerado alrededor del mundo como el ''Clausewitz'' de la guerra no violenta.

''Las dictaduras siempre tienen a su favor a la policía y a los ejércitos, mientras que la oposición normalmente es muy poco lo que tiene en estas áreas'', explicó Sharp en una entrevista telefónica.

''De manera que si se selecciona la lucha violenta, se está escogiendo un campo en el que el enemigo tiene más y mejores armas de las que uno tiene y eso carece de sentido'', sentenció.

Un levantamiento armado, como puede verse hoy en Libia, también suele acarrear el indeseable efecto secundario de generar un elevado número de muertos, y aún cuando el peligro es un componente intrínseco en todo intento por derrocar a una dictadura, históricamente, las insurrecciones no violentas han tendido a dejar menos bajas.

Sharp podría saber de lo que está hablando. El profesor emérito de Ciencias Políticas de la Universidad de Massachusetts y nominado al Premio Nobel lleva más de cuatro décadas estudiando la efectividad y el desarrollo de la lucha no violenta.

Su obra, compuesta por más de una decena de libros y ensayos, ha inspirado a varios movimientos de resistencia contra regímenes dictatoriales, entre ellos los de Serbia y Birmania, y más recientemente, los de Túnez y Egipto, cuyos líderes comentaron que una de las primeras tareas que asumieron fue difundir las enseñanzas del profesor.

Su libro más conocido, Desde la dictadura hasta la democracia, se lee como un manual para derrocar tiranías. Una versión abreviada del mismo, y otras de sus publicaciones, pueden ser bajadas gratuitamente de la página de internet de la organización que fundó, el Instituto Albert Einstein, para promover la lucha democrática a través de métodos no violentos.

La lucha no violenta descansa sobre un simple concepto: toda dictadura se apoya en la sumisión de los gobernados, ya sea voluntaria o involuntariamente. Y si ésta es retirada, el régimen no puede mantenerse de pie.

''Negarles a los dictadores la cooperación popular puede cortar el acceso a las fuentes de poder de las que dependen'', señaló Sharp. ''Y si no tienen accesos a esos recursos, el poder de los gobernantes se debilita y finalmente se disuelve. El proceso a veces es rápido y otras lento. Pero sin estos recursos, el poder de los dictadores entra primero en un estado de parálisis y eventualmente muere por efecto de la inanición política''.

Ahora, esto es más fácil de decir que de ejecutar, admite Sharp. Las dictaduras normalmente tienen en su arsenal una gran variedad de armas para luchar contra las insurrecciones.

La más efectiva es la capacidad de generar miedo. De hecho, los regímenes dictatoriales concentran gran parte de sus esfuerzos generándolo, infundiendo temor entre sus gobernados sobre lo que les podría pasar si se rebelan.

Según Sharp, la pérdida del miedo fue una de las principales razones por las que el levantamiento popular de Egipto logró acabar con el régimen de Hosni Mubarak con tanta rapidez. El miedo sirve como el pegamento que mantiene cohesionadas todas las piezas de la estructura de poder, y ''si la gente pierde el miedo, la dictadura entonces corre grandes peligros''.

Pero perder el miedo, en sí mismo, no es suficiente, advirtió Sharp.

Los líderes de la insurgencia popular deben entender bien que entran en un campo de batalla en desigualdad y que deben elaborar un plan maestro cortado a la medida del régimen que enfrentan.

Para ello es fundamental conocer bien los puntos fuertes y, sobre todo, las debilidades de los gobiernos a derrocar, de manera que puedan adoptar estrategias y ejecutar acciones no violentas para golpear al dictador en sus puntos más vulnerables.

''La gente tiene que realmente hacer su tarea [. . .]. Hay que pensar y planificar bien lo que se va a hacer'', enfatizó Sharp, y añadió que no hay una sola fórmula de pasos a seguir para derrocar una dictadura y que los opositores tienen que seleccionar cuidadosamente las estrategias que van a adoptar.

Sharp dijo que su instituto ha identificado unos 198 métodos diferentes de protesta no violentos, cuya lista está disponible en su página de internet, que han sido empleados con éxito en diversos movimientos alrededor del mundo. Pero ninguno de ellos funcionaría bien bajo toda ocasión.

Lo importante es seleccionar aquellas acciones que pudieran golpear mejor al dictador en sus áreas más débiles, siempre y cuando sus potenciales beneficios superen los costos de ejecutarla ...

Lea la Reseña completa
Download PDF file