Menu
22/08/2019
A+ A A-

No es Noche ni Día

310 páginas
El Barco Ebrio. Servicios Editoriales (June 10, 2013)
ISBN: 978-8415622307
A la venta:
En Europa - El Barco Ebrio
En América - Amazon

Esta obra que recomendamos cuenta con dos excelentes reseñas de Héctor García Quintana y de Gloria Leal:

«El camino está lleno de incertidumbres; asistiremos a una historia compleja, por su variedad de registros argumentales y los múltiples escenarios que van desde Cuba hasta Francia, pasando por varios países europeos y africanos. Narración sostenida con maestría, con reflexiones sobre el racismo, la igualdad entre los seres humanos, la historia europea de entreguerras y la Francia sometida al nazismo.

Una historia a la que el lector no estará ajeno, en un barrio de la Habana o Burdeos, porque los personajes nos arrastrarán a reflexiones e introspecciones tan singulares como compartidas. Y nos obligarán a revisar algunas de nuestras convicciones.»

Héctor García Quintana

«Si Javier Marías toma los títulos para sus novelas de textos de Shakespeare, Abelardo Pérez García (La Habana, 1942) se remite al poeta cubano del siglo XIX José María Heredia para titular su novela del siglo XX en Francia, No es noche ni día.

Es la luz sombría que entra por la ventana del apartamento del estudiante de medicina tropical en Burdeos la que da título a este encantador relato.

Al médico debió llamarle la atención el contraste de la luminosa Habana que dejó atrás con la lúgubre ciudad francesa que sería su destino durante los años de especialización en enfermedades del trópico. La portada del libro recoge esa imagen gris para ilustrar el escenario de la vida estudiantil.

El autor conoce bien la región, vivió en ella 15 años. Y aunque en el tiempo real han transcurrido 50 años, la narración de la ficción se desliza con tono tan real como humano, de manera que la cotidianeidad de los estudiantes así como sus amores y sus desgracias las comparte el lector con igual naturalidad. La lectura de este libro vuela.

Son varias las parejas que componen la historia. De un lado Pierre y Silvie, del otro Mario y Régine. Luego vendrán el dueto judío Suzanne Tillman y David Weiss, los hermanos Viaud, la familia Laborie, Irene y Arturito hasta llegar a la pequeña Yolanda, instrumento que los une a todos al principio y al final de esta narración redonda que se completa al cerrar el círculo final.

Entre estudios y paseos, intimidades y secuelas transcurren las vidas de estos optimistas estudiantes de microbiología, medicina y farmacia. Sin embargo, como en la vida real, la ficción también guarda eventos inesperados que cambiarán el destino de muchos de los protagonistas. Dramas que culminarán algunas veces en tragedias, huidas con consecuencias alentadoras, desapariciones sin finales felices, crímenes impunes, suicidio por celos y los años venideros que es donde se acomodan las esperanzas y se recomponen los corazones fragmentados.

Presagian tiempos turbulentos que revuelcan la historia de Europa. A esa generación le toca vivir la persecución de los judíos por los indeseables nazis que poco a poco van penetrando la Francia de los años cuarenta. No falta en el juego de espejos el reflejo de los años revueltos por motivos externos que acompañan los fallos internos de las personalidades de cada uno.

No faltan en los apacibles días en No es noche ni día (Editorial El barco ebrio, 2013) los ecos de guerra que llegan desde España entre falangistas y republicanos y los presagios de la guerra europea.

La buena música clásica y el buen vino de Bordeaux alivian las tensiones de este grupo de gente reunido en torno a futuros más prometedores. Hasta que llegan los clarines de guerra la vida transcurre en familia, entre buenos amigos, con Beethoven, Saint-Saens y Schubert de fondo, con vinos de Batalley o un Condesa de Lalande que degustan en comidas y días en el campo. Unos tocan el piano, otros el cello.

El regreso a Cuba del médico, ahora casado con francesa e hija adoptada en Dahomey, sufrirán los prejuicios de la época: rechazo al color de la piel de la niña por la sociedad cubana.

No es noche ni día podría encajar en la clasificación de literatura de evasión; agradablemente entretenida, sin morbo ni violencia, sin excesos sexuales, sin retóricas políticas ni ginmasias estilísticas. Tan bien hilada como una reciente novela de Vargas Llosa, El héroe discreto que leí antes que ésta, solo que No es noche ni día la disfruté más por trasladarme a una realidad más urbana y cercana en cultura que la de Piura, pueblo del noroeste peruano.» 

Gloria Leal

El autor ha cursado estudios de Matemáticas y Física, en la Universidad de Burdeos. Además ha cursado estudios de Hispanismo, y de Licenciatura y Maestría en Letras Españolas, en el Instituto de Estudios Ibéricos e Iberoamericanos, de la Universidad de Burdeos. Ha sido profesor de Matemáticas en diferentes institutos de la « Academia de Burdeos » (Suroeste de Francia) entre 1966 y 1977, así como de Lengua, letras y civilización hispánicas en institutos y universidades de la «Academia de Lille» (Norte de Francia) entre 1978 y 1992, año en que fue nombrado «Professeur agrégé de la Universidad de Artois» en Arras, Francia. Ejerce como Representante en Europa de la Participatory Democracy Cultural Initiative (PDCI). Reside en Francia desde noviembre de 1961.