Menu
16/10/2018

Curtailing Corruption: People Power for Accountability and Justice

Lynne Rienner Publishers, 2014
261 pages
ISBN: 978-1-62637-056-2

"This well researched, perceptive book constructs an important international discourse on governance. Democracy has come of age with right-to-information and anticorruption movements in the global south. Shaazka Beyerle demonstrates that, in unpacking centers of power, transparency ensures accountability in governance." —Aruna Roy, cofounder of India's Right to Information movement and Ramon Magsaysay Award laureate

"A rare work with insights for generations to come. When, as Beyerle writes, 'citizens join in raising their voices and use their collective power to fight corruption,' the countries of Africa and indeed most countries will be free." —Hauwa Ibrahim, human rights lawyer and Sakharov Prize laureate

"Curtailing Corruption is a hopeful book—showing how citizen engagement can produce real reform. It is also a practical book—explaining how mobilization happens and groups strategize. Its lessons ought to be learned by reformers worldwide. Positive change will not occur without patience, persistence, organization, and a willingness to take risks. There are no quick fixes." —Susan Rose-Ackerman, Yale University

BOOK REVIEW (in Spanish)

Shaazka es asesora de alto rango en el International Center on Nonviolent Conflict, un organismo de financiación privada que apoya la investigación y la formación para proporcionar conocimientos y habilidades para las luchas no violentas. (ICNC no se involucra directamente en las campañas, ni en decirle a los activistas lo que deben hacer.) La mayor parte de los esfuerzos de ICNC están orientados a las luchas contra los gobiernos represivos -pero Shaazka toma la iniciativa de observar un dominio diferente, la corrupción.

Ella investigó campañas populares de lucha contra la corrupción en 16 países y en libro habla sobre 12 de ellos, que incluyen Corea, Brasil, Indonesia, India, Afganistán y Uganda. Cada estudio de caso se presenta de manera sistemática, incluyendo contextos , estrategias y tácticas de campaña, además de los resultados, análisis de la lucha y las lecciones aprendidas. En la recopilación de información acerca de estas campañas, Shaazka se basó en documentos, pero sobre todo en entrevistas con activistas claves. El resultado es un rico compendio de información sobre las luchas populares contra la corrupción, con ideas que valen la pena explorar y desarrollar aún más:

- En Brasil, la Ficha Limpia o el movimiento de limpieza de registro empujaba una legislación para evitar que políticos se postularan para un cargo cuando hubieran sido condenados por ciertos delitos; la campaña también sirvió para promover la participación cívica.
- En Afganistán, donde los esfuerzos de reconstrucción fueron saboteados por la corrupción generalizada, el organismo de control local de Integrity Watch Afganistán fomentó y apoyó las iniciativas dirigidas por la comunidad para supervisar los proyectos de desarrollo en los pueblos y construir alianzas para hacer frente a los problemas en los proyectos.
- En Turquía, la campaña de Luz Constante enfrentó a una organización mafiosa utilizando métodos creativos, como apagando al mismo tiempo las luces por un minuto como una protesta simbólica, superando así el miedo de la gente para enfrentar el a la mafia, que tenía vínculos con el gobierno.
- En la India, el movimiento Quinto Pilar utiliza una variedad de tácticas para contrarrestar las demandas de sobornos, incluyendo la producción de una nota de cero rupias, una seudo moneda que se puede ofrecer cada vez que se solicita un soborno. La nota de cero rupias señala la existencia de una red anti soborno, así como proporciona información sobre el Quinto Pilar.

Estos son sólo unas pocas muestras de las largas y a menudo complejas luchas las cuales muestran el coraje y la creatividad de los activistas ciudadanos, teniendo en cuenta las circunstancias y las oportunidades adecuadas.

El mensaje más importante en Curtailing Corruption es que el poder popular -la acción colectiva organizada por los ciudadanos- puede ser una fuerza poderosa contra la corrupción a menudo mucho más eficaz que los procesos formales a cargo de las agencias gubernamentales y organismos internacionales. Esto es especialmente cierto cuando los propios gobiernos son profundamente corruptos.

Una de las claves del éxito es estar bien organizados. Los activistas tienen que superar el miedo que frecuentemente es omnipresente en las comunidades. Sin embargo, estar organizados no es suficiente por sí mismo. Los activistas tienen que entender a lo que se están enfrentando y desarrollar estrategias creativas y flexibles para oponerse a las operaciones corruptas. La corrupción está a menudo profundamente arraigada, es algo que parece natural y sólo es cuestión de hábito. Por otra parte, los operadores corruptos son expertos en tácticas de dividir y vencerás, y con frecuencia tienen aliados en puestos altos. Así que no hay garantía de que la acción ciudadana sea un éxito. Las habilidades necesitan ser desarrolladas.

Shaazka ha buscado casos en todo el mundo. La mayoría de los que ella descubrió estaban en los países en desarrollo, y a menudo participan personas pobres que, por ejemplo, desafían las prácticas de explotación, la intimidación y la extorsión de la policía. Sus estudios de casos muestran que la aproximación normal al desarrollo se cae cuando hay tanta corrupción que los fondos, que por ejemplo provienen de ayuda externa, simplemente terminan en los bolsillos de los funcionarios y se almacenan en cuentas bancarias extranjeras. La ayuda al desarrollo podría ser mejor dirigida a la difusión de conocimientos y habilidades en cómo las comunidades pueden organizarse contra la corrupción. ¿Y quién mejor para difundir el conocimiento y las habilidades de los activistas con experiencia en campañas de lucha contra la corrupción?

También hay un mensaje para los ciudadanos de los países más ricos, donde la corrupción puede no parecer tan obvia. En realidad, las diversas formas de operaciones con información privilegiada, sobornos, favores y la práctica de mala calidad están presentes en casi todos los países del mundo. Los procesos oficiales pueden dar sólo la apariencia de hacer frente a estos problemas. La lección de reducir la corrupción es que la acción ciudadana puede ser una fuerza poderosa en cualquier lugar. Hay mucho que aprender de este libro pionero.

Brian Martin