Menu
09/12/2022
A+ A A-

Carta de Granada sobre la situación en Cuba, Venezuela y Nicaragua

Iniciativa de la abogacía española suscrita en Granada, España, por opositores de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

 

La propuesta de unión y sinergía entre los activistas prodemocráticos de los tres países nació en la Presidencia de la Subcomisión de Extranjería y Protección Internacional del Consejo General de la Abogacía Española.


Prisoners DefendersEn la Sala Magna de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad de Granada, la premiada escritora Gioconda Belli (Nicaragua), el alcalde de Caracas en el exilio Antonio Ledezma (Venezuela) y el dramaturgo Yunior García Aguilera (Cuba) hicieron una magistral exposición, ante cientos de letrados congregados en la XXX Jornadas de Extranjería de Consejo General de la Abogacía Española, sobre la situación de los tres países y el mal común que subyuga a sus conciudadanos ante dictaduras que tienen la misma raíz y operan de manera semejante.

La Carta de Granada, apoyada desde la Subcomisión de Extranjería y Protección Internacional del Consejo General de la Abogacía Española insta a «crear una instancia de coordinación unificada” por una «unidad en la acción que permita multiplicar y fortalecer su impacto en el exterior y por ende en el interior de cada país».

En el acto intervinieron, además de las tres personalidades que suscribieron la Carta de Granada, Blas Jesús Imbroda Ortiz, Presidente de la Subcomisión de Extranjería y Protección Internacional del Consejo General de la Abogacía Española, y Javier Larrondo, presidente de Prisoners Defenders. La Carta de Granada fue suscrita también por ambas entidades, en apoyo a la iniciativa desde el entorno internacional.

Blas Jesús Imbroda Ortiz, manifestó a los abogados presentes que «desde la Subcomisión que él preside del Consejo General de la Abogacía Española, se va a prestar todo el apoyo jurídico y el marco para impulsar que la Carta de Granada suponga un impulso diferencial en el accionar de los activistas, artistas, periodistas independientes, opositores pacíficos y toda la sociedad civil de los tres países».

Carta de Granada

«La unión de los activistas de los tres países» -manifestó Imbroda- «es el paso que más pueden temer aquellos que, con sus acciones, cercenan los más elementales derechos humanos de los ciudadanos de Cuba, Venezuela y Nicaragua». Imbroda añadió que «desde la práctica de la protección internacional hace tiempo que venimos preparando en mi entidad esta propuesta que con toda la intención hemos lanzado en un contexto temporal en que, con el nuevo orden geopolítico, sin duda va a marcar un impulso muy positivo».

Respecto a cómo pretenden impulsar esta unidad de acción, aseveró que, desde su Subcomisión en el Consejo, «iremos informando e invitando a sumarse a todas las organizaciones de la sociedad civil de cada país para que la Carta de Granada marque un punto de inflexión en el accionar prodemocrático en estos países».

Gioconda Belli, por su parte manifestó que «las dictaduras de nuestros tres países promueven una metodología común para reprimirnos y negarnos la libertad. Es hora de que nosotros sumemos fuerzas unidos y fraternos».

Antonio Ledezma, declaró que «los problemas qué confrontamos los venezolanos son similares a los padecimientos de los cubanos y nicaragüenses, así también son comunes nuestros ideales de libertad y hacemos comunión a la hora de articular esfuerzos para vencer esas tiranías que representan el eje del mal. Es momento de atender de manera organizada a los millones de desterrados que requieren de nuestra orientación, no sólo para remediar asuntos personales sino para encausar su poder hacia la conquista de la democracia en nuestros países».

Yunior García Aguilera, indicó: “La sociedad civil de nuestros países, que sufre bajo la represión de regímenes autoritarios, debe articularse para fortalecer nuestra resistencia y para trazar caminos hacia la democracia. No solo es vital el intercambio de experiencias, la denuncia de los crímenes de las dictaduras, el apoyo mutuo y la creación de redes, sino también la búsqueda de estrategias comunes para transformar nuestras realidades, con el apoyo de la comunidad internacional".

Texto del documento:

 

CARTA DE GRANADA
En Granada, España a los 21 días del mes de abril, 2022

 El mundo atraviesa una época en que los pueblos de tradición democrática se ven amenazados por la presencia e influencia de gobiernos autócratas. En América Latina la deriva autoritaria de Cuba y más tarde de Venezuela y Nicaragua, atentan contra los Derechos Humanos, la libertad y las aspiraciones democráticas de sus habitantes y han obligado a miles de ciudadanos de estos países a abandonar sus tierras y emigrar. 

El modelo cubano y su larga experiencia en consolidar un sistema de partido único, lo vemos reproducido hoy en día en las técnicas represivas que se aplican en Venezuela y Nicaragua. Observamos la disolución absoluta del Estado de Derecho, la aplicación de la vigilancia vecinal, la difusión de mensajes doctrinarios que criminalizan la crítica y el desacuerdo, el control partidario del sistema de justicia que aplica penas desproporcionadas con el objetivo de sembrar el miedo, la desaparición forzada de los medios de comunicación independientes, la persecución a periodistas, intelectuales y artistas, la prohibición del derecho a la libre movilización y la violación constante de otros muchos derechos humanos. ,

De la misma manera es notable la indiferencia de estos países a las amonestaciones de organismos humanitarios, organismos regionales e internacionales, e instituciones defensoras de derechos humanos. Estos gobiernos se escudan tras una doctrina de no intervención para negar acuerdos y reglas de coexistencia entre los Estados. El discurso antimperialista de los años sesenta sigue siendo utilizado para justificar los atropellos dentro de sus países. En supuesta defensa de su soberanía, no dudan en aplastar el soberano derecho de sus ciudadanos a que se respete su libertad y a elegir a sus gobernantes democráticamente.

Juntos en las XXX Jornadas de Extranjería y Protección Internacional en Granada, España, ante el agravamiento de las condiciones en estos tres países, nosotros los abajo firmantes hemos coincidido en hacer este llamamiento de Granada. 

Considerando que:

  1. Cuba, Venezuela y Nicaragua son países hermanos que coinciden en sus aspiraciones de libertad y que la liberación de cualquiera de ellos tendría repercusiones significativas en los otros dos.
  2. Las necesidades de solidaridad y apoyo para sus respectivas luchas requieren el consenso organizado de los gobiernos democráticos de Europa y América Latina.
  3. Los exilios cubano, venezolano y nicaragüense han reunido un caudal de fuerza importante en la denuncia y en la búsqueda de soluciones para la democratización de sus respectivos países. Estos esfuerzos coincidentes, sin embargo carecen de la adecuada coordinación y de la unidad en la acción que permita multiplicar y fortalecer su impacto en el exterior y por ende en el interior de cada país.

En vista de los cual, los abajo firmantes, en nuestro carácter personal, hacemos este llamado a todas las personas y colectivos que laboran en pro de la libertad de Cuba, Venezuela y Nicaragua a:

  1. Reunirnos para conversar sobre la manera de unir esfuerzos y, de ser posible crear una instancia de coordinación unificada.
  2. Debatir en las diferentes instancias de solidaridad de los tres países los modos de organización, las ventajas y obstáculos de un proceso como el aquí sugerido.
  3. Poner en marcha y dar a conocer esta iniciativa en América Latina y Europa.

“Únanse tantos vigores dispersos” reza un verso del poeta nicaragüense Rubén Darío. Creemos en el efecto positivo de unir los esfuerzos de las diásporas cubanas, venezolanas y nicaragüenses y de otras personas de buena voluntad en España y otros países. Humildemente les pedimos considerar esta propuesta. Lograr esta unidad en la acción nos acercará al objetivo común de que la libertad y la democracia se abran camino y devuelvan la esperanza y el bienestar a pueblos que tanto los merecen.

Firman:

Gioconda Belli
Presidente PEN Internacional Nicaragua- Escritora

Antonio Ledezma
Alcalde Metropolitano de Caracas, Venezuela, en el exilio

Yunior García
Dramaturgo y dirigente del Movimiento Archipiélago de Cuba

Blas Jesús Imbroda Ortiz
Presidente de la Subcomisión de Extranjería y Protección Internacional del Consejo General de la Abogacía Española

Javier Larrondo Calafat 
Presidente de Prisoners Defenders