Menu
20/11/2017

Continúa la política de arbitrariedades del régimen cubano para entorpecer el derecho de sus ciudadanos a viajar fuera del país

  • Democracia Participativa
  • Visto: 136

Una nota del Centro de Estudios Convivencia, situado en la provincia occidental de Pinar 

Yoandi Izquierdo ToledoYoandi Izquierdo Toledo

del Río informa lo siguiente:

Hoy, 21 de octubre de 2017, le ha sido prohibido viajar a Yoandy Izquierdo Toledo, miembro del equipo directivo del Centro de Estudios Convivencia que se disponía a viajar para dictar una conferencia en la Universidad Europea de Valencia y participar en un taller de jóvenes.

Al llegar al control de inmigración del Aeropuerto Internacional José Martí, de La Habana, a las 6:30 pm, una oficial lo retiró del mismo y lo llevó a una oficina donde le informó que “tenía una prohibición de salida del país” y que ella no sabía la causa. Le rompió su Pase a Bordo y le dijo que debía recoger su maleta pues no haría este viaje.

Pasadas dos horas, al filo de las 9:00 pm, le fue entregado su equipaje por funcionarios de la Aduana.

Yoandy Izquierdo no tiene ninguna causa legal pendiente, nunca le han impuesto una multa y no tiene asuntos legales que le impidan viajar.

De esta forma continúa el hostigamiento sistemático y arbitrario contra la revista y Centro de Estudios Convivencia, un laboratorio de pensamiento y propuestas para Cuba.

Consejo Directivo de Convivencia

Nota de la Redacción: El Centro de Estudios Convivencia, una organización cubana independiente dedicada a la cultura y a la ética, se ve constantemente hostigado con interrogatorios y arrestos sistemáticos y continuados de sus miembros. Además, el gobierno cubano confiscó la vivienda de uno de sus miembros, la economista Karina Gálvez, por prestar su hogar para las reuniones del Centro. Las autoridades adujeron una presunta evasión fiscal y fallaron en contra de la afectada sin que hubiera bases jurídicas para hacerlo. Ver los pormenores sobre este hecho abusivo y arbitrario AQUÍ.

La misión públicamente proclamada por el Centro consiste en: «Concertar un taller sistemático y coordinado de ciudadanos, profesionales y expertos radicados en Cuba y en la Diáspora, que a partir de los principales retos sociales y económicos del país, piense, proponga y debata sobre posibles soluciones a corto, mediano y largo plazo.»