Menu
22/06/2017

¿Suprimen en España selectivamente la libertad de expresión?

  • Democracia Participativa
  • Visto: 408

Madrid, Mar. 1 (DP.net).El País y otros medios de la prensa española y de otras partes del mundo reportan en su edición de hoy sobre la prohibición de la circulación de un ómnibus fletado por HazteOir.org con el propósito de propagar su postura y su opinión sobre el tema de la orientación sexual en los niños.  

El mensaje pintado en el autobús, como puede verse en la foto, tiene una orientación biológica y moral que no contiene ofensa alguna y se limita a exhortar a los interesados en el tema a visitar las páginas de la WEB de esa organización para pedir que en las escuelas no se imparta orientación sexual que se aparte de la realidad biológica, con el argumento de que el niño en formación no tiene todavía el desarrollo suficiente físico ni mental para discernir sobre una cuestión que a esa edad es todavía muy confusa.

HazteOir.org lo ha bautizado como "el bus que no miente" y aspira a que sus puntos de vista gocen de igual respeto y difusión que los de aquellos que opinan distinto. 

No obstante, El País y otros medios de prensa no se abstienen de calificar esta iniciativa como "homófoba" y a la organización como "ultra", sin aclarar lo que este calificativo implica. Tampoco aclaran por qué las opiniones de HazteOir.org deben ser censuradas, pero no las de quienes opinan lo contrario.

HazteOir.org proporciona un servicio en español al estilo de Change.org y otras semejantes en inglés, en donde cualquier ciudadano puede iniciar una petición para buscar el apoyo de otros ciudadanos e intentar así influenciar en cuestiones públicas mediante un verdadero ejercicio de democracia directa.

Esta campaña que ahora está siendo censurada terminantemente en España, es una de tantas otras que no guardan relación entre sí puesto que se trata de iniciativas ciudadanas. No obstante, en los reportajes de hoy califican a HazteOir.org de "homófobos", "ultracatólicos", "manipuladores de menores", etc. No aclaran qué significa ser "ultracatólico" ni cuáles actividades los señalan como "manipuladores de menores". Además, estos reportajes sólo informan sobre las reacciones adversas sin mención alguna sobre quienes apoyan estas opiniones o sobre quienes utilizan este servicio para impulsar sus peticiones e iniciativas ciudadanas de todo tipo.

HazteOir.org tiene una especie de Carta de derechos que merece la pena ser consultada para poder puntualizar hasta qué punto los servicios que ofrecen pueden calificarse de "ultra" o hasta qué punto son "ofensivos" a la sociedad en que se desenvuelven.

No obstante, la reacción que esta iniciativa ha provocado en España es irracional y excesiva. En El País la califican de "Impresentable", de "un atentado contra los menores transexuales" y aducen que "fomenta el odio y la transfobia". La Policía Municipal de Madrid ya ha tomado medidas de represalia "por incitar a un delito de odio" y hasta la Abogacía del Estado y el Fiscal Superior de la Comunidad de Madrid están considerando esta acusación. En otras regiones, como Cataluña, han anunciado que detendrán el vehículo si intenta penetrar en su territorio y en Valencia los activistas de los derechos de los homosexuales han convocado a una manifestación de repudio.  Carteles de la campaña que provocó la respuesta de HazteOir.orgCarteles de la campaña que provocó la respuesta de HazteOir.org

HazteOir.org puso en marcha esta campaña como respuesta a otra impulsada en Euskadi y Navarra por la Asociación de Familias de Menores Transexuales Chrysallis, que lanzó en enero una iniciativa para impulsar la transexualidad infantil y colocó 150 carteles repartidos por marquesinas y estaciones de metro (foto), sin que se les censurara su libertad de expresión y opinión.

Para HazteOir.org, "el sexo es el sexo que tenemos cuando nacemos" y su presidente se ha preguntado por qué sí se permitió a la asociación de familias de menores transexuales Chrysallis colocar carteles en marquesinas de paradas de autobuses y de metro con el lema "Hay niñas con pene y niños con vulva", por el contrario, la expresión de una verdad biológica es censurada y hasta perseguida por las autoridades.

Las últimas noticias sobre estos acontecimientos tienen un tinte ominoso que atenta contra algunos derechos y libertades fundamentales.

La policía de Madrid ha incautado el autobús sin que la medida se base en algún delito reconocido.

HazteOir.org y también su filial Citizengo.org están sufriendo reiterados ataques informáticos de grupos hackers y sus páginas han estado caídas (sin acceso) por varias horas ayer y hoy como consecuencia de las agresiones cibernéticas.

Un amplio sector de los medios de comunicación y de la política española están realizando una verdadera campaña condenatoria contra ambos servicios y organizando movilizaciones en Madrid, Valencia, Cataluña y Vascongadas.

  • El personal de ambos servicios de la WEB está siendo hostigado desde el día de ayer con insultos y amenazas de todo tipo, algunas muy graves, canalizadas por la Internet y las redes sociales.

Esta situación les obliga a gastar en abogados y protección, mientras que las autoridades no toman las medidas necesarias para que imperen la ley y el orden. 

[ Petición