Menu
15/11/2019
A+ A A-

Ultranacionalismo, carisma y ruptura el retrato de los líderes populistas actuales

Boris Johnson en Gran Bretaña; Trump en Estados Unidos; Viktor Orban en Hungría; Jaroslaw Kaczynski en Polonia; Salvini en Italia; Rodrigo Duterte en Filipinas; Bolsonaro en Brasil; Cristina Kirchner; Milos Zeman en República Checa, Nicolás Maduro en Venezuela; Narendra Modi en la India; Marine Le Pen o Jean-Luc Mélenchon en Francia; Recep Tayyip Erdogan en Turquía, y Vladimir Putin en Rusia tienen algo en común: todos pueden ser calificados de populistas. Estos últimos dos son, además, autócratas.

Ultranacionalismo, carisma y ruptura: el retrato de los líderes populistas actuales

París, Sep. 1º (La Nación).-Hace 300 días que Jair Bolsonaro asumió la presidencia de Brasil, 500 que Matteo Salvini se consagró como hombre fuerte de Italia, cerca de 1000 que Donald Trump ocupa la Casa Blanca y 1100 que los británicos votaron a favor del Brexit. ¿Cuáles fueron los resultados en todos los casos? Ninguno demasiado brillante. En la última década los populistas fueron capaces de conquistar cada vez más poder, pero también mostraron rápidamente sus límites para ejercerlo.

Sin embargo, esos populistas modernos consiguen hacer olvidar a la gente sus malas experiencias anteriores y, como el flautista de Hamelin, pueden convencerlos de seguirlos ciegamente hasta donde los quieran llevar. ¿Quiénes son? ¿Cuál es el identikit de esos individuos que parecen tener el viento en popa?

[texto completo]

¿Para quién gobiernan los líderes populistas?

París, Sep. 1º (La Nación).-Pueden ser jóvenes o viejos, de derecha o de izquierda, moderados o radicales, hijos de la escuela pública o de los internados privados, militares o civiles. Los hubo en la Roma de Julio César y la América Latina y el África del siglo XX y los hay en los Estados Unidos y la Europa de esta década. Pero la épica fue y es siempre la misma: los populistas son los representantes del pueblo frente a las elites rapaces, que quieren quitarle a la gente común sus derechos o postrarla en la pobreza para todos los tiempos.

 

[artículo relacionado]